Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

La resistencia y lucha comunitaria defiende a capa y espada al Humedal El Salitre de Bogotá

Es el humedal más pequeño de la capital colombiana, reune aproximadamente 130 especies de aves registradas en su reducido territorio. Estos terrenos abarcan desde la calle 22 a la calle 68, y desde la Avenida Boyacá hasta la carrera 30, donde la Alcaldía piensa construir la gran vía Salitre.

Por: Valentina Perafán Javela

Alejandro*, habitante de la zona que vive en el barrio J. Vargas, sale a pasear su mascota todos los días a los alrededores del humedal, entra en él para caminar y despejarse. Desde hace 20 años vive en el sector y siempre que puede va y disfruta del Humedal “Soy una persona que cree que el territorio debe conservar sus zonas verdes, todas las semanas vengo al Humedal. Este es el pulmón de nuestra sector”. 

- Patrocinado -


*Alejandro, habitante de la zona, pidió que no se publicara su apellido.

Alexis Pacheco, entrenador de fútbol que trabaja en las canchas del Parque El Salitre, que quedan a unos 100 metros de la entrada del Humedal, opina que el espacio reducido que queda del Parque Ecológico, debe respetarse. “Estarían quitándole espacio a un ecosistema del que todos necesitamos”.

Gustavo Ramirez, vendedor ambulante de la zona, cuenta que en las casi 3 décadas que lleva trabajando en la salida del parqueadero del Parque El Salitre, ha visto incontables manifestaciones de la comunidad de los barrios cercanos, en las que todas se buscaba proteger al espacio de obras que podía atentar con su bienestar. “Llevo 25 años de estar trabajando acá, vienen muchas personas a visitarlo. Siempre han habido huelgas o manifestaciones porque lo han querido acabar, la comunidad se ha opuesto constantemente para defenderlo”.

Fotografía: Valentina Perafán Javela.

“La comunidad viene ejerciendo su papel en defensa del Humedal, durante muchos años, siempre en contra de obras que lo amenacen. Esto no es sólo ahora, ha pasado antes”. Dice Jonathan, miembro fundador de Homo Salitrensis, un colectivo de organización comunitaria que fue fundado en 2017. ”Nosotros surgimos al enterarnos que se iba a construir una pista de BMX que iba a poner en riesgo al ecosistema. Con unos amigos del colegio, les propuse que formáramos un grupo para defender el espacio ecológico. Y desde ese entonces hemos empezado a fijar varios objetivos; buscamos la educación ambiental, la divulgación académica para defender los ecosistemas. En el humedal nos dedicamos a hacer siembras, hacer pedagogía con las personas que se acercan al espacio y diversas actividades en pro de cuidarlo.”

Por redes sociales, Jonathan comparte las experiencias del colectivo para que quede registro del trabajo con la comunidad. Y con cada acción se busca unir a la gente a que proteja sus zonas ecológicas y también es una exigencia al Distrito de que no gasten tanta plata en vías e inviertan más en el ambiente. La pedagogía de Homo Salitrensis, es enseñar a través del juego e incentivar a las personas a que desarrollen la curiosidad trabajando la tierra. Así mismo, se hace control de calabaza, de plantas invasoras que si no se controlan, asfixian a los árboles y los pueden matar. Y se comparte todas estas acciones, porque el colectivo busca que la gente se empodere del espacio, que piensen que el trabajo aquí en el Humedal, también los va a beneficiar con su salud. “Porque aquí el aire es mucho más limpio y liviano. Y al estar en contacto con la naturaleza, las defensas suben y se logra calmar la mente”, comparte Jonathan 

Otra de las cosas que más le gusta a la comunidad es la belleza de la naturaleza que tienen tan cerca de sus hogares, la gente tiene un paisaje hermoso y no quieren que nada lo dañe. 

La comunidad insiste que una vía por aquí, provocará afectaciones, ya no será solo la contaminación auditiva del Salitre Mágico o del Simón Bolívar o de la pista de BMX, la avenida va a disminuir la calidad del aire y los edificios de Salitre Living limitarán muchas rutas de aves migratorias, por lo que se perderá mucha fauna del Humedal. Y no importa que estas obras estén fuera del territorio del parque, van a afectarlo directamente de igual manera. 

Las políticas Internacionales de Desarrollo Sostenible no se están cumpliendo y Colombia forma parte de ese compromiso a nivel mundial que busca enfrentar a la crisis climática. Pasa lo mismo con el planteamiento del POT (Plan de Ordenamiento Territorial), el cual se supone que la Alcaldía debe gestionar teniendo en cuenta las necesidades de la ciudadanía, pero solo llevándolas a cabo a través del uso racional del suelo para mantener y preservar las zonas protegidas.

Jonathan comenta: “La actual alcaldesa, Claudia López se comprometió a administrar todo esto protegiendo los sectores ecológicos, pero parece que solo lo dijo de dientes para afuera, porque no lo está haciendo”. 

Y aún así, la comunidad ha participado y hecho presión en las reuniones del POT y por eso empezaron a decir que el proyecto de la avenida sería solo de dos carriles cuando inicialmente decían que sería de tres. Lo cual no es suficiente, pero no estarían cediendo si no es por la organización comunitaria. 

Fotografía: Valentina Perafán Javela.

Contra Salitre Living, se han hecho derechos de petición, veeduría ciudadana y tutelas por los huecos legales. Pero es un proceso difícil por lo muy riguroso que es, se necesitan muchas alianzas, con abogados y expertos ambientales, lo cual comenta la comunidad que es complicado, porque la gente no tiene la disposición para mantenerse activo constantemente en un labor donde no se consigue retribución económica. 

“Y la Secretaría de Medio Ambiente se queja diciendo por qué peleamos si esa zona tiene mucho verde, lo cuál es un descaro teniendo en cuenta toda la Estructura Ecológica Principal (EEP: se entiende como una red conformada por ecosistemas interrelacionados, Según el geólogo y profesor Thomas van der Hammen) se ha ido perdiendo en la ciudad. Por culpa de proyectos inconscientes e irresponsables es que la conexión de los ecosistemas se ha ido fracturando por la urbanización”. Afirma Jonathan.

El Humedal ha estado amenazado constantemente por varios proyectos de urbanización y la comunidad ha estado pendiente para exponer su desacuerdo. Por ejemplo; pasó en contra de la pista de BMX que construyeron a pocos metros del territorio del Humedal, la cuál ha tenido un gran impacto perjudicial en el espacio ecológico, como la contaminación sonora, la excesiva iluminación, los cientos de árboles que se talaron y múltiples factores que afectan directamente a las especies que habitan en la zona, así lo afirma los vecinos del sector.

Y los habitantes de los barrios cercanos siguen manifestando su descontento en contra de los nuevos proyectos que atentarán contra el espacio, como lo son la construcción que harán de la reserva vial y Salitre Living.

Estos terrenos abarcan desde la calle 22 a la calle 68, y desde la Avenida Boyacá hasta la carrera 30, donde la Alcaldía piensa construir la gran vía Salitre. Todos los terrenos donde se encuentra la reserva vial, fueron espacios donados al Distrito por José Joaquín Vargas, un terrateniente quien fue dueño de la gran finca El Salitre, la cual contaba con 1500 hectáreas aproximadamente. Por lo que los actuales barrios como San Miguel, J Vargas, Modelo Norte, Barrios Unidos, Parque Central Salitre y entre otros, formarían parte de lo que fue en el pasado propiedad de este latifundista y que se ha visto que la Beneficencia de Cundinamarca ha ido negociando varios de estos suelos. 

Este proyecto ha causado indignación por parte de varios vecinos de los barrios aledaños y esta construcción la realizará la Constructora Bolívar, la cual pertenece al Grupo Bolívar, un poderoso conglomerado empresarial.

Dicha obra se proyecta para estar ubicada en la Av La Esmeralda, Carrera 60 con Calle 66C, por lo que quedaría a casi un kilómetro de distancia del territorio del humedal, se ubicará en el barrio José Joaquín Vargas, aún en la localidad de Barrios Unidos y serán 4 torres que tendrán de 14 a 19 pisos, las cuales en total albergarán 1688 apartaestudios de estrato 4. Y aunque el proyecto luce como un paraíso residencial porque tendrá áreas de recreación como; terrazas, bares y salones sociales, la comunidad se opone a su construcción porque perturbaría la zona y sobre todo al humedal. 

Fotografía: Valentina Perafán Javela.

“Esta obra será muy grande por lo que provocaría excavaciones de por lo menos 40 metros de profundidad y afectaría demasiado la capacidad hídrica del humedal, las aguas se pueden ver contaminadas. Y a este humedal llegan aves migratorias, esos edificios que tendrán tantos pisos afectará el vuelo de las aves que se dirijan al parque ecológico. Imagínate cómo afectará eso a su ruta de vuelo, se pueden estrellar con esas torres.” Cuenta Juan Miguel Maldonado, habitante de la zona y defensor del Humedal. “Conocí el humedal en 2011 y me pareció increíble que hubiera un espacio así en medio de la ciudad. El humedal ha cambiado muchísimo, el espacio ha sido transformado por la comunidad de manera muy positiva. Aquí se viene a tejer comunidad, mientras hablamos sobre hábitos sostenibles para mantener limpio el espacio”.

Siendo músico y amante de la biología, Juan ha compenetrado ambas pasiones cuando va a buscar inspiración y paz en el Humedal. También asiste a las reuniones de la Red Humedal Salitre, espacio donde se encuentran varias personas y colectivos para dialogar sobre los planes y actividades que se harán para proteger y cuidar la zona. “La gente no debería estar defendiendo el medio ambiente, la madre tierra debería estar defendiendola el Estado y los gobernantes. En cambio es la comunidad la que está muy comprometida y lo demuestra con todas las acciones que se han venido haciendo para cuidarlo y defenderlo. Por ejemplo, la siembra es una de las actividades que más le gusta a la gente, porque al final los árboles son como hijos de las personas, y muchos regresan a visitarlos después de plantarlos”. 

Juan comenta que su relación con el Humedal también lo ha ido formando como persona, es un artista más completo por mantenerse en contacto con la naturaleza, un músico que al contemplar estos bellos paisajes, recibe mucha inspiración al ver las conexiones de la vida. Asegura que todo, absolutamente todo está conectado, el aire que mueve las hojas de los árboles, la hoja que cae y la hormiga del suelo que la usa para alimentarse. Y toda esta cadena de conexiones se puede truncar si el bienestar del Humedal se ve afectado. 

“El Humedal me demuestra todos los días que el impacto de un ser humano puede ser gigante, también me ha ayudado a cambiar mis hábitos cotidianos, reciclar más y ser consciente con lo que compro y desecho. Me ha encantado conocer la comunidad y el sentimiento de ser parte de un grupo que defiende algo importante para todos, es sencillamente maravilloso. Pero también es triste e impotete ver cómo con esas obras se mueve mucha plata y cómo todo lo determina los intereses económicos”, cuenta Juan.

También insiste que la sola instalación permanente de luminarias artificiales en el sector donde quieren construir la vía, acabaría con la llegada de aves nocturnas. Igualmente está la problemática de que los animales no entienden de fronteras.

“¿Tú cómo le dices a la ardilla o una ave que no cruce al otro lado porque habrá una vía que le limitará su hábitat? Es una vergüenza que los gobernantes y funcionarios no tengan sentido común y no piensen en estas cosas. Va a ser tremenda la contaminación vial que van a generar los cientos de carros que pasarán por ahí, eso definitivamente es lamentable”, comenta Juan

Fotografía: Valentina Perafán Javela.

Juan apoya el inconformismo de la zona, ya que esto es lo que la comunidad estima que pasará por insistir en conectar la carrera 60 con la carrera 30, con este proyecto vial que pasaría por la calle 66. Y no ha sido suficiente en querer contentar a la ciudadanía diciendo que de 30 metros de ancho de la vía, se reducirían a 22 metros, porque las personas siguen insistiendo que el impacto ambiental ocurrirá de todas formas. 

“La voz del pueblo es la voz del humedal”. Termina diciendo Juan y asegura que la ciudadanía del sector seguirá haciendo presión para defender su parque ecológico.

“Me enamoré del espacio hace muchos años y a partir de eso, la vida me fue encaminando para trabajar en protegerlo”. Comenta Dilia Cortés, Concejal de Planeación Local del sector del Humedal, (CPL)

Dilia cuenta que desde el 2010, este lugar ha sido fundamental como espacio familiar para sus hijos, era un plan maravilloso para ir y relajarse en familia, contemplando los árboles. 

“Frecuentemente veníamos a visitarlo. El espacio ha cambiado mucho, antes era más rústico, más original, era una naturaleza más virgen y era mucho mejor, porque entre menos mano del hombre tenga un zona ecológica, es más pura su naturaleza. Por eso antes se encontraba más vegetación y especies de insectos. Y mi familia y yo empezamos a ver los cambios que iba teniendo el Humedal al haber cada vez más proyectos de urbanización a sus alrededores”, afirma Dilia.

En 2019, por cuestiones del destino, un día un amigo del sector la postuló como CPL. Entonces Dilia fue al Círculo de la Palabra, así llaman al espacio que se hace con frecuencia en el Humedal para dialogar temas de interés de la comunidad con respecto al cuidado del parque ecológico.

Fotografía: Valentina Perafán Javela.

Para este puesto no se pide ningún requisito para poder ejercerlo, sólo reconocimiento, dedicación a la comunidad y al espacio. Dilia se mantiene debatiendo las problemáticas y trabajando las posibles soluciones para el bienestar del Humedal. 

Algunas de las dificultades del parque ecológico son los eventos masivos del Salitre Mágico y del Simón Bolívar, porque estos producen mucho ruido, el cual perturba la vida de varias especies. Otra son las fumigaciones que se producen alrededor, aunque no se hagan directamente en el espacio, la abeja que vive en el Humedal no puede saber que no debería pasar al otro lado porque a unos pocos metros lanzaron un veneno mortal para ella y por lo cual se va a morir fumigada. Un animal no conoce de límites porque la naturaleza no los tiene.

Dilia comenta lo siguiente: “Un día en el que estábamos hablando con los de Salitre Mágico, el muchacho que enviaron en representación de ellos, me intentó explicar la razón por la que ponían veneno y trampas en los límites que tienen con la zona verde del Humedal. Y yo le digo; No, a mí no me expliques, porque tú me vas a explicar una normativa que yo podría entender, mejor explicale al búho del Humedal que no se coma el ratón que sale de allá porque está envenenado, o a los roedores del parque ecológico que no se salgan mucho porque sino mueren atrapados en sus trampas, explicale a ellos, no a mí”. 

También está la dificultad de las Tinguas, muchas veces la comunidad ha tenido que rescatar varias en los límites del Humedal, porque vienen muchas de ellas y de otras especies también, viajando desde kilómetros de distancia y por el cansancio no alcanzan a llegar al parque a descansar y mueren cayendo. Gran parte del espacio a donde llegan es la zona de la reserva vial, y si la vía se construye, se estima que morirán muchas y hasta se podrían extinguir varias rutas migratorias en la ciudad. 

“Esta zona debería dejarse intacta, sería un espacio verde más para el planeta, para nosotros y en una emergencia climática mundial. La Alcaldía prefiere y prioriza una vía que no se necesita por encima de un corredor verde. Y no se necesita porque esa reserva vial viene desde hace décadas sin usar y ya hay avenidas en sectores urbanizados que se pueden ampliar sin necesidad de generar un impacto ecológico tan abrumador”, afirma Dilia.

“Opciones hay, solo es organización y disposición”, Dilia insiste que eso es lo que le falta al Distrito, que lleve a cabo iniciativas distintas y más ecológicas. Pero la comunidad afirma que la Alcaldía prefiere irse por la fácil de talar árboles que tienen más de 40 años. 

“Yo personalmente hablé con Carolina Urrutia, la Secretaria de Medio Ambiente, quien fue muy amable conmigo al comienzo de la administración de López. Justo en ese encuentro le planteé todas las problemáticas del Humedal y las posibles soluciones. Me dijo “Listo yo veo qué hacer” y luego de eso, fue horrible porque empezaron a ignorarnos y empezaron los disgustos con ella. Yo le dije que ella era una irresponsable por decir en los medios de comunicación, que las obras no iban a afectar al Humedal, exponiendo mentiras sin mencionar estudios que lo comprueben. Y así ha intentando callar a los ambientalistas que nos han hablado de los impactos que puede tener estas obras”.  

Dilia en representación de la comunidad, sigue defendiendo al Humedal y luchando por promover alternativas que no lo dañen. 

En el momento de contactar a la Secretaría de Ambiente se recibió la siguiente respuesta:

Revisada la cartografía oficial, legalmente el proyecto Salitre Living se encuentra ubicado en el predio con código CATASTRAL 005101060008 y NO cuenta con afectación de la Estructura Ecológica Principal – EEP, bien sea del humedal Salitre o del Canal Salitre, contemplada dentro del Decreto 190 de 2004 (Plan de Ordenamiento Territorial). Tampoco se encuentra en el área delimitada como Parque El Salitre, por lo tanto, no presenta afectación al área protegida (PEDH El Salitre).

Por lo tanto, con la construcción de proyectos, específicamente los que se encuentran por fuera del límite exterior del área protegida, no se afectará la capacidad de recarga hídrica del humedal. 

No mencionan nada de la obra vial y las otras posibles afectaciones que podría tener el Humedal por estas obras. 

¿Prevalecerá los intereses económicos como dice la ciudadanía? ¿O la ciudadana podrá terminar de defender su parque ecológico de estas obras que se estiman que perjudicarán profundamente su continuidad ambiental? 

La comunidad asegura que seguirá resistiendo y protegiendo su Humedal. Esperan que el Distrito dé las garantías de que el parque ecológico no sea afectado por ninguna futura obra que se planee construir.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes