El Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujerse originó el 28 de mayo de 1987, durante la reunión de integrantes de la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Sexuales y Reproductivos, realizada al final del V Encuentro Internacional sobre Salud de la Mujer, llevado a cabo en Costa Rica.

Se designó esta fecha para abordar las diversas causas de enfermedad y muerte que enfrentan las mujeres y que siguen vigentes hoy en día. Una de ellas es la mortalidad materna en el que un retraso de apenas unas horas puede determinar la diferencia entre la vida y la muerte.

El derecho de las mujeres a gozar de salud integral a lo largo de todo su ciclo vital es un derecho humano universal consagrado por el sistema internacional de derechos humanos.
La salud integral responde a factores biopsicosociales de la capacidad de las mujeres de acceder a los recursos para vivir una vida digna, con igualdad de oportunidades y exenta de violencias.

Sin embargo, entre el 15% y el 71% de las mujeres han sufrido violencia física o sexual infligida por su pareja en algún momento de sus vidas, teniendo graves consecuencias para la salud de la mujer, ya sea en forma de embarazos no deseados o de infecciones de transmisión sexual, depresión o enfermedades crónicas.

La violencia de género se convierte en un factor de riesgo para la salud de las mujeres en la medida que no se atienden con un enfoque diferencial, que permita atender a las mujeres de forma adecuada.

“Hemos identificado dos barreras. Las cargas desproporcionadas en el cuidado de la familia y la exposición que tienen a diferentes formas de violencia, van en contra del derecho a la salud plena de las mujeres” afirmó Sara Pérez, subsecretaria de políticas de igualdad de la Secretaria Distrital de la Mujer.

Según Leidy Hurtado, jefe regional de prevención y promoción de Coomeva “Las instituciones deben estar preparadas para atender de forma integral a las mujeres”

La interrupción voluntaria del embarazo es un tema de salud pública. En Colombia al año se llegan a practicar 400.000 abortos, de los cuales solo 3.400 son realizados de manera legal bajo los parámetros que estipula la sentencia C-355 de 2006.

“En la medida que las mujeres encuentren barreras para poder interrumpir un embarazo, se van a un sitio ilegal sin las condiciones adecuadas, donde se corren riesgos” afirma Juliana Martínez coordinadora de la Mesa por la vida y la salud.

Finalmente, el 28 de mayo es un día que invita a reflexionar acerca de cómo aún hoy en día a las mujeres difícilmente se les reconoce sus derechos, sin embargo, cada vez más siguen ganando espacio.

Escuche el programa completo: