Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Pacas digestoras, una alternativa para mitigar el impacto ambiental

Todos los días se generan residuos orgánicos en la casa de los bogotanos. Sin embargo, existen alternativas amigables con el medio ambiente para reutilizarlos.

Por: Valentina Cardona – Mariela Soler

El 12 de septiembre se celebró el día de la paca digestora, este proceso se convirtió en una herramienta para aprovechar los residuos orgánicos de manera sustentable con el medio ambiente. Consiste en crear un compostaje para generar abono a través de la fermentación, el de esta iniciativa fue Guillermo Silva, quien después de años con experimentos y prácticas en diferentes técnicas encontró la mejor forma para aprovechar los residuos sin generar malos olores ni contaminación.

- Patrocinado -


Esta alternativa consiste en reunir los residuos orgánicos, con material seco, (hojas,palos, ramas), y crear una paca, luego pisarlos y así crear más espacio, la basura, se convierte en parte de la tierra. A través de prensar la paca en un cajón de madera como molde, no permite que el oxígeno pase, lo que genera que microorganismos e insectos obtengan energía a partir de estos residuos y pase a un proceso de descomposición y luego de seis meses se producen aproximadamente 150 kg de abono.

Actualmente, en Bogotá existe el vertedero de basura, Relleno Sanitario Doña Juana, queda en la localidad Ciudad Bolívar, ahí llega gran cantidad de basura de la ciudad y sus alrededores, según cifras de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos UAESP, el relleno tiene una vida útil hasta 2023, y recibe por día 6.500 toneladas de basura, y aunque la Administración Distrital tiene como objetivo reducir ese número a 500 toneladas, no deja de ser un gran punto de contaminación ambiental, ya que no existe un proceso adecuado de descomposición ni separación de residuos.

Es por eso, que opciones como reciclar y en este caso las pacas digestoras son una herramienta significativa para mitigar el impacto ambiental en la ciudad. En Bogotá, las pacas empezaron en el año 2019, con la primera paca en la Universidad Nacional junto con Guillermo Silva, donde él se encargó de dictar talleres en diferentes zonas de la ciudad, promoviendo esta iniciativa y educando a la ciudadanía. Debido a ese crecimiento se creó la Red de Apoyo Paqueros Bogotá, para cuidar y apoyar el proceso de tejido social.

Toto Serrat, quien hace parte de este colectivo desde sus inicios expresa que: “Uno de los impactos es dejar de enviar los residuos orgánicos al Relleno sanitario Doña Juana, cuando empezamos hacer paca, nos damos cuenta de nuestra basura, somos responsables de ellos y tenemos un manejo adecuado. Además, del cuidado de nuestro territorio y de lo que consumimos todos los días”.

En Bogotá existen aproximadamente 200 puntos paqueros, donde muchos de ellos están acompañados de huertas urbanas, y es una oportunidad para crear un encuentro con la comunidad de cada barrio, desde los más pequeños hacen parte del proceso de compostaje.

Una de las comunidades que está retomando estas actividades, es la Escuela Ambiental Bakatá, una de las ciudadanas que están liderando el proceso es Libia Yanira Gonzáles quien comparte su experiencia:

“Para mí es un proceso que no solo es traer residuos, es tener conciencia de barrer las casas, los frentes y saber que la basura no existe, la basura somos nosotros. Me gusta creer que en algún momento habrá conciencia, pero muy poca gente apoya estos proyectos”.

El primer proyecto con las pacas digestoras fue junto con el colegio Conquistadores, en la ciudad de Medellín, en el año 2008, a partir de esta propuesta educativa, fue la oportunidad para que se propagara alrededor del país y posteriormente a nivel internacional. Uno de los barrios de Bogotá con mayor participación ambiental y social es Ciudadela Colsubsidio, donde han trabajado con la comunidad desde el año 2019 creando grandes iniciativas para fortalecer la apropiación del territorio.

La primera huerta del barrio que participó para hacer Pacas Digestoras fue huerta La Resiliencia donde, a partir de procesos culturales y creativos, se dieron a conocer frente a las demás huertas. Karen Gallego, junto con su hermano Michael Gallego, cada domingo desde el año 2021, a las 11:00 am, llevan sus residuos orgánicos y junto con la comunidad participan en la creación de estas pacas.

“Primero la paca me ha ayudado a entender que todo cambia, y saber que podemos hacer más, esta integración que hacemos en el colectivo y en las pacas nos ayuda a conectar con la tierra. Además, transmitirle a la comunidad que debemos cuidar nuestro espacio, hacerlo funcional y de transformación social”.

Esta huerta inicio como parte un proceso en contra de la intervención de la alcaldía al humedal Tibabuyes, desde el año 2017 se han creado iniciativas a favor de la conservación del medio ambiente y las especies que lo habitan. Tzitzi Barrantes, una artista que lidera el proceso de pacas en esta huerta, ha creado diferentes performances artísticos relacionados con el proceso de compostaje y los beneficios de las pacas digestoras en las comunidades urbanas. Estas iniciativas culturales han sido de gran importancia para el reconocimiento del barrio y las pacas digestoras.

Cada vez más se vinculan proyectos comunitarios en cada barrio de la ciudad. Sin embargo, no deja de tener dificultades para mantener un proceso constante en comunidad. No obstante, son más los vecinos, grupos, colectivos que le apuestan a estas alternativas ecológicas favoreciendo, no solo el ambiente, sino también su territorio y creando consciencia de los alimentos que consumen a diario.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes