Según la legislación colombiana, un empleado o empleada doméstica Es aquella persona que residiendo o no el lugar de trabajo, ejecuta tareas de aseo, cocina, lavado, planchado, cuidado de niños, jardinería, cuidado de animales y demás tareas propias del hogar. Decreto 824 de 1988. Art. 1. Se denominan internos los que residen en el sitio o lugar de trabajo. Los demás se denominan “por días”.

Esta labor es una de las que peor se remunera en el país debido al carácter informal con el que se suele asumir esta labor por parte de quienes emplean personas para el servicio de su hogar, hace que las empleadas domésticas se vean vulneradas en sus derechos.

Según datos de la Escuela Nacional Sindical (ENS), el 61 por ciento de las empleadas del hogar gana menos de un Salario Mínimo Legal Vigente y el 77% recibe alimentos como pago en especie. Así mismo, solo el 18% está afiliado a pensión. 

Pese a que desde 2012 se ha reconocido el derecho a cotizar para tener su pensión, sin embargo, las condiciones laborales siguen precarias para la gran mayoría de empleadas domésticas.

“La labor que desempeñan las empleadas domésticas permite mover la economía, por eso es importante resaltar esta labor reconociendo los derechos que tienen estas trabajadoras” afirmó Andrea Londoño, quien trabaja con Hablemos de Empleadas Domésticas

Escuche el programa completo: