Imagen tomada de https://cincodias.elpais.com/cincodias

Por: Daniel Rojas Chia

Uber es la compañía de transporte más importante en lo que a plataformas tecnológicas de transporte se refiere, manejaba en Colombia un monto de 27 mil millones de pesos mensuales, siendo el segundo país latinoamericano con la oferta del servicio. Actualmente se mantiene como líder frente a la plataforma China, Didi; y la plataforma Beat, que tiene sus oficinas centrales en Grecia.



Desde el 2013 Colombia fue escogida por Uber para comenzar a operar, aunque su ingreso al mercado fue tímido y causó mucho temor entre los nuevos usuarios, con el tiempo se fue posicionando en el mercado bajo la sombra del cuestionado servicio de taxis que ya contaba con una no muy “buena” reputación y una percepción negativa de parte de los usuarios en Bogotá, donde por primera vez comenzó a operar la aplicación.

La percepción positiva del servicio de los taxis en la capital disminuyó desde la entrada de las plataformas, así lo expuso el programa ‘Bogotá como vamos’ con un informe de 2015 en el que muestra las siguientes cifras:

“El cabildante expuso las constantes quejas de los ciudadanos a la prestación del servicio de los taxis en Bogotá. Durante el 2014, la Secretaría de Movilidad recibió 1.647 quejas. Para el 2015 con corte en el mes de agosto, se han registrado 1.968 denuncias. Según la Secretaría, las principales quejas entre mayo y agosto de 2015 fueron: 261 por la negativa de los conductores a prestar el servicio, 170 por alteraciones en el taxímetro, 131 por altos cobros en el servicio, 63 por agresiones, 48 por incumplimiento de las normas de tránsito y otras por robos y uso de billetes falsos. Referente a las infracciones de tránsito, la Secretaría de Movilidad informó que entre enero de 2014 a agosto de 2015 se han cometido 40.203 infracciones por parte de los taxistas, de las cuales 12.473 son por estacionar en sitios prohibidos, 7.038 por no realizar revisión tecno-mecánica y 5.473 por no llevar las tarifas oficiales en el vehículo”.

En los años siguientes, esta percepción frente al servicio, no mejoró. Una encuesta hecha por la Cámara de Comercio de Bogotá en septiembre de 2017 dijo que estos vehículos, junto con los puentes peatonales, son los lugares más temidos de la ciudad. De acuerdo con el estudio, el 50% de los capitalinos se sentían más inseguros, cifra que aumentó 9 puntos en tan solo seis meses de ese mismo año.

La encuesta, además, reveló un incremento en el número de personas que han sido víctimas de hurto en el transporte público en especial de los amarillos.

“La percepción en inseguridad en transporte público pasó del 36% al 50%, en el periodo 2016 – 2017”, indicó Jorge M. Díaz, vicepresidente del gremio.

Esto hizo que los usuarios de Uber, a lo largo de los años, hicieran más uso de la plataforma hasta posicionarla en Bogotá haciendo que su salida, el pasado 31 de enero, dejara sin un sustento estable a un considerable sector de la población que, según datos de la empresa, son unos 83.000 ‘socios conductores’ y era usado mensualmente por alrededor de 2,1 millones de pasajeros.

Según sus datos, el promedio de calificación de los conductores en el país se mantiene en un 4,8 de un máximo de 5,0. Aunque no se sabe cuántos usuarios simplemente no calificaban sus viajes.

Por otra parte, la Universidad de los Andes, en 2017, investigó sobre los factores que afectan la satisfacción y la calidad del servicio de taxis y de las plataformas de transporte en Bogotá. En una escala de 1 a 5, los taxis alcanzaron una calificación de 3,22, mientras que Uber y Cabify lograron la calificación en la cifra de 4,42. Los taxis se rajaron en limpieza de los vehículos (2,77), en percepción de seguridad personal (2,80), en percepción de seguridad vial (2,80) y en manejo y conducción (2,91), las plataformas de transporte no se rajaron en nada: el atributo peor calificado fue el conocimiento de la ruta (3,69).

A continuación, escuche testimonios de personas que buscaron ingresos con la aplicación mientras estuvo funcionando en Colombia.

Testimonio uno
testimonio dos
Testimonio tres