Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Castillo presidente y la posibilidad de que Perú adopte un modelo económico socialista

El presidente electo de Perú, Pedro Castillo, apareció en la primera vuelta como el "outsider" al que nadie vio venir, pero también como un político con un discurso radical enarbolando el ideario de su partido, Perú Libre, autodefinido por su fundador, Vladimir Cerrón, como marxista leninista.

Entre la primera y la segunda vuelta (11 de abril y 6 de junio), las posibilidades de que triunfe Castillo generaron una alarma en el empresariado privado y sectores ciudadanos que rechazan el socialismo que anunció el candidato originalmente, con una política estatista y expropiaciones de empresas y recursos naturales, en particular aquellos concesionados en el sector minero.

Sin embargo, el Castillo de la campaña para la segunda vuelta apareció como un político distinto. Con ideas económicas oscilantes, convocó al economista peruano Pedro Francke como su asesor. Francke, una personalidad que se ha desenvuelto en el ámbito privado, también fue asesor en primera vuelta de Juntos por el Perú, un partido de izquierda moderada.

Dicho y hecho

- Patrocinado -

Con Francke como portavoz del rumbo económico de un eventual gobierno de Castillo, los miedos se aminoraron dentro de los sectores opuestos a un modelo socialista. Así, el economista empezó a “enmendar la plana” a las ideas originales de Perú Libre.

“Lo que hay es un señalamiento muy claro: no habrá expropiaciones, no habrá estatizaciones, no le vamos a quitar su propiedad ni ahorros a nadie”, dijo Francke en una entrevista con la televisora local, Canal N, el 11 de junio.

Para entonces, Castillo aún no había sido proclamado presidente, por lo que se puede entender que frente a la campaña de su rival, Keiko Fujimori, de Fuerza Popular (derecha), quien buscaba “salvar” al país del “comunismo”, el izquierdista buscó moderar su discurso.

Ahora, ¿esta moderación fue una maniobra electoral o una intención honesta de un político que reconsideró propuestas originalmente extremas que implicaban, además, el cierre del Tribunal Constitucional o la Defensoría del Pueblo?

¿Se debe creer al Castillo de la primera vuelta o al de la segunda vuelta? Según sus palabras, Castillo se reafirmó en lo dicho por Francke, al menos en lo esencial.

“No somos chavistas, no somos comunistas, no somos extremistas”, dijo Castillo durante la ceremonia de entrega de credenciales para la Presidencia el 23 de julio pasado, algo que reafirmó su negativa a estatizar la economía o realizar expropiaciones, manifestada en numerosos actos de campaña previos al balotaje.

Por otro lado, Francke rechazó que se vaya a implantar un modelo socialista con control de precios, poniendo un poco de calma a lo que el empresariado teme: que el Ejecutivo no respete la autonomía del Banco Central de Reserva.

Pugna en Perú libre

“La economía del Banco Central de Reserva será respetada porque ha hecho una buena labor de mantener la inflación baja”, ha manifestado Francke, definiendo además que el gobierno piensa plantear una “economía popular de mercados”, la que ha sido definida como “un modelo de libre actuación de la empresa privada, pero con un mayor componente redistributivo por parte del Estado”.

Este modelo acercaría a Perú a modelos similares al de Bolivia o al de Ecuador bajo el mandato de Rafael Correa, pero en modo alguno a un modelo de estilo venezolano actual, el cual ha sido descalificado en su eficacia por Francke.

¿Pueden respirar tranquilos quienes en Perú temen la implantación de un modelo socialista? Tal vez. Es que sucede que en el interior de Perú Libre existe una pugna entre Castillo y el fundador, Vladimir Cerrón, hombre que no sólo manifiesta ideas de extrema izquierda a través de sus redes sociales, sino que está cumpliendo una condena de prisión suspendida por delitos de corrupción.

Cerrón fue hallado culpable de beneficiarse personalmente por una obra de saneamiento cuando ejerció como gobernador del departamento de Junín (centro) entre 2011 y 2014; y sus declaraciones como líder de Perú Libre no sólo hacen dudar de la moderación del plan de gobierno, sino sobre quién va a gobernar de forma efectiva el país. ¿Castillo es sólo el “testaferro político” de Cerrón?

Por su parte, Francke no ha sido anunciado como el próximo titular del Ministerio de Economía, por lo que su presencia dentro del gobierno merecería una ratificación oficial tranquilizadora para los temerosos de un socialismo del siglo XXI. Aún con el presidente ya proclamado, el rumbo económico es incierto para un país con una pobreza que alcanza al 30 por ciento de su población.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes