Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

El abuso disfrazado de Sotana

Por: Juan Esteban Soares Camacho y Paula Alejandra Sánchez Murcia

Introducción

- Patrocinado -

A partir de lo reportado en los últimos días se ha podido demostrar que los casos de abuso sexual por parte de los miembros de la iglesia católica es un tema que tiene relevancia en la actualidad.

El 5 de octubre del 2021 El Espectador lanzó un producto audiovisual con el titular: “Iglesia católica francesa sería culpable de al menos 330.000 casos de abuso sexual”, el cual habla acerca de los abusos sexuales cometidos a menores de edad durante 1950 y 2020, este informe es uno de los más recientes y escandalosos que ha sacudido a la iglesia católica y a todo el mundo.

Estos datos demuestran que esta problemática, aunque se crea que sucedió hace muchos años atrás, aún sigue sucediendo y afecta a muchos niños y niñas alrededor de todo el mundo. Algunos de los países que registran casos de abuso sexual por parte de integrantes de la iglesia católica son: Irlanda, Estados Unidos, Chile, Alemania, Argentina, Colombia, entre muchos otros.

La situación empeora aún más cuando se estudia esta realidad desde una mirada occidental, más específicamente Latinoamérica, ya que este territorio es mayormente católico, y sus seguidores son tan fieles que siguen esta doctrina sin ningún tipo de cuestionamiento, sin embargo, existen algunas excepciones, Chile y Argentina son regiones con un gran número de víctimas que se atreven a compartir sus experiencias y actúan en contra de sus agresores.

Teniendo en cuenta lo anterior, este reportaje busca profundizar el tema de los abusos sexuales por parte de los integrantes de la iglesia católica en Colombia, ya que, como se ha explicado antes, es muy complicado que estos casos de abuso se vean expuestos debido a la fe incondicional que mantienen los seguidores de la religión católica en Latinoamérica.

Abuso sexual por parte de los integrantes de la iglesia católica en Colombia

A partir de la investigación realizada por el periodista y comunicador colombiano Juan Pablo Barrientos se pueden identificar ciertas características relevantes dentro de los casos de abuso sexual en iglesias católicas. El proyecto llevado a cabo por el periodista Barrientos, tomó alrededor de tres años de estudio con el fin de poder destapar y exponer los casos de pederastia en las zonas rurales colombianas.

Según Barrientos, los victimarios se aprovechaban de las condiciones de vulnerabilidad en las que se encontraban los niños, estos se caracterizaban por vivir en situación de pobreza, tener ausencia de una figura paterna, una familia devota y confiada en la bondad de los sacerdotes.

Otra característica de las víctimas es que estas en muchas ocasiones mantienen relaciones afectivas con sus abusadores, esto lo explica el sacerdote de Manizales Cristian Echeverry, “los niños que han aprendido a experimentar amor en un contexto de abuso, tienden después a lo largo de la vida a buscar amor en otras relaciones abusantes… esto explicaría por qué siguen manteniendo relaciones afectivas con sus abusadores, tolerando años de abuso sin denunciar a sus verdugos”.

Por otro lado, al investigar estos casos se presenta un factor común y repetitivo que se convierte en un patrón: el mayor número de las denuncias de abuso por parte de sacerdotes son presentadas por personas que fueron víctimas de ellos mientras eran monaguillos o acólitos. Esta característica no solo sucede en colombia sino que es evidente en todo el mundo, tal es el caso del padre Marcial Maciel quien fue abusador de más de 60 niños con el pretexto de ser el elegido de Dios y de llevarlos a ser partícipes de su congregación para atraer a más víctimas de su red de abuso.

La mayoría de abusos sexuales en Colombia son perpetrados en el entorno familiar, sin embargo en algunos sectores sociales también hacen parte de este círculo los sacerdotes, que representan una figura de autoridad y confianza, e incluso en algunos casos ejercen una figura paterna para niños que carecen de esta representación.

De la misma manera Barrientos asegura que un sacerdote abusador no actúa solo, es decir, el victimario hace parte de una estructura que lo protege de la acción civil gracias a que desde 1917 cuenta con su propio Código de Derecho Canónico; estos datos podrían dar a entender que estamos ante una institución de crimen organizado trasnacional. 

Caso 1: Sacerdote Luis Enrique Duque

Al revisar los casos alrededor de este tema, se puede encontrar el del Sacerdote Duque, quien fue un prófugo de la justicia tras ser condenado a 18 años de prisión por el delito de abuso sexual a menor de 14 años.

Con la excusa de enseñarles labores artísticas como música y teatro, el cura llevaba a los niños a las instalaciones de la parroquia en donde abusaba de ellos, así los describe el padre de dos menores de 7 y 9 años, miembros de una familia del corregimiento de Santa Teresa, del municipio Líbano, los cuales se encontraban como víctimas en una investigación por presunto abuso carnal.

El Sacerdote fue trasladado a una casa fiscal ubicada en la cárcel de Picaleña en Ibagué, y aunque el fallo fue apelado por la defensa del sacerdote, la apelación le fue negada, ya que el juez concluyó que las pruebas eran contundentes, sin embargo, el señor Duque quedó en libertad por vencimiento de términos, posteriormente se dirigió a la ciudad de Ibagué y su rastro desapareció.

Tras un tiempo de que el padre se encontrara huyendo de las autoridades, las unidades de la seccional de Investigación Judicial del departamento de Policía Antioquia, lo ubicaron en el barrio Monseñor del municipio de El Santuario.

Caso 2: Sacerdote Jairo Alzate Cardona

Otro caso reportado se dio el 8 de julio del 2011, en el que un sacerdote de la ciudad de Pereira abusó carnal y abusivamente de un menor de 14 años, tras estos actos fue condenado a 7 años 1 mes y 10 días de prisión. Por otro lado, las víctimas aseguraban que el religioso Alzate Cardona solía amenazar a las víctimas con hacerle daño a sus familiares.

Durante su declaración, la víctima aseguró que además de su caso, también existieron otros, entre estos el de un niño de 10 años, el cual era obligado a quedarse durante la hora de descanso dentro del salón de clase, excusa que utilizaba el sacerdote para abusar del menor sometiéndolo a prácticas sexuales.

El religioso está privado de su libertad en la cárcel de varones la Cuarenta en la capital del departamento de Risaralda, así mismo, durante su condena, también se adelantaron otros dos procesos penales en su contra por los mismos delitos de abuso sexual a menores.

A su vez, y a modo de solución, la iglesia católica envió una petición al Papa Benedicto XVI con el fin retirar de su servicio al señor Jairo Alzate Cardona debido al delito de pedofilia.

Conclusión

Es preciso entender que los casos de abuso sexual a menores de edad son de los delitos más bajos que pueden existir en la ley humana, por otro lado, es aún más grave cuando son cometidos por funcionarios de la religión católica, ya que estos, como se ha nombrado antes, tienen un papel de autoridad, confianza y compromiso con la comunidad.

Del mismo modo, es imprescindible desprenderse de los estereotipos con respecto a la problemática de abuso sexual, ya que en realidad los casos de pedofilia solo abarcan entre el 7% y el 10% de los sacerdotes del mundo. Es importante entender que el investigar estos asuntos no se hace con la intención de atacar la Fe religiosa, es más la iglesia debería servir como motor y apoyo para las víctimas debido a su función como servidor a la comunidad.

Finalmente, y con respecto a lo más importante de esta investigación, se encuentran las víctimas, como han mostrado los hechos, estas, en muy pocos casos, tienen un final justo, muchas murieron, se enfermaron, o no pudieron crear una vida digna como consecuencia de la agonía. Además las víctimas no son únicamente aquellos que sufren el abuso directo, sino que por el contrario se vuelve víctima todo el núcleo familiar. 

Toda persona víctima de abuso sexual, debería tener una atención individualizada y sin ningún tipo de cuestionamiento, por otro lado, se debería promover pedagogías a la comunidad con el fin de entender que los únicos culpables de los abusos sexuales son los victimarios.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes