Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

El béisbol en Cuba hace un jonrón y es declarado patrimonio cultural

El deporte de la "pelota caliente", más conocido como béisbol, este martes fue declarado como patrimonio cultural de la nación cubana.

Con la declaración este martes del béisbol como Patrimonio Cultural de la Nación cubana, la fanaticada en la isla ve hecho realidad un sueño y un reclamo de muchos años, al reconocer a su deporte nacional como un fenómeno que trasciende los terrenos de juego para formar parte de la cultura nacional.

“En sus más de 150 años de presencia en Cuba, el béisbol ha sido una manera de expresar y pensar en los cubanos, ha traído muchas alegrías a la isla, por los resultados obtenidos alrededor del mundo, por los más de 40 campeonatos internacionales ganados, por la presencia de alrededor de 200 jugadores cubanos en las Grandes Ligas (de EEUU), y por ser esencia del sentido de nacionalidad”, comentó a la Agencia Sputnik el director del Salón (museo) del Deporte cubano, Erie Reyes.

- Patrocinado -


Para Reyes, declarar al béisbol como patrimonio cultural de la nación es “un justo reconocimiento para nuestro deporte nacional, porque además de ser una actividad física, para los cubanos significa identidad, nacionalidad, cubanía, y porque es, sobre todas las cosas, un fenómeno aglutinador”.

TIRAR BOLAS, ANTES DE ANDAR

En Cuba, cuando de jugar béisbol se trata, no valen epidemias ni huracanes ni malos tiempos ni guerras, y los bates, los guantes y las pelotas están siempre dispuestas para entrar al terreno, como una suerte de alegría nacional, antídoto contra cualquier tristeza.

Según los más viejos, los cubanos aprenden primero a lanzar y recoger una bola que a caminar, de ahí que la práctica de este deporte es parte de la vida cotidiana, sea en un estadio, un terreno vacío o simplemente una calle cualquiera.

Cuba siempre ha tenido un papel protagónico en la historia competitiva del béisbol a nivel internacional, con un palmarés de lujo que incluye tres títulos olímpicos, 25 Copas del Mundo, 11 Copas Intercontinentales y 12 Panamericanos, lo que la coloca como una de las grandes potencias beisboleras del planeta, hoy en el séptimo lugar en el ránking mundial.

“Dentro de Cuba las personas se identifican y tienen sentimientos de pertenencia con sus equipos territoriales”, subraya Reyes, y agrega que el béisbol “no es solo un fenómeno de los estadios, también lo es de las familias que lo disfrutan en televisión, o en la alegría que provoca tanto en campos como en ciudades”.

“Su impacto en la expresión de los cubanos es tal –agrega el investigador cubano-, que en la jerga popular muchas frases están vinculadas al béisbol –’te ponchaste’, cuando se suspende un examen, ‘lo cogieron fuera de base’, cuando eres sorprendido, ‘la botó de jonrón’, si haces algo extraordinario, o ‘en tres y dos’, si estás en una situación de aprieto, entre otras.

Respecto a la declaración de este deporte como Patrimonio Cultural de la Nación, el director del Salón del Deporte cubano afirma que, “sin duda alguna, esto era algo que tenía que llegar, y que indudablemente refuerza que el deporte no se puede ver solo como un fenómeno de músculos porque es parte de la sociedad, y su historia es parte de la nación”.

El béisbol –o juego de pelota, como se le conoce en Cuba- está presente en la cotidianidad cultural de los cubanos desde hace muchos años.

EN LA HISTORIA

José Martí (1853-1895), el héroe de la independencia de Cuba, asistió a partidos de béisbol en Long Island, Nueva York, en 1880, y en Cayo Hueso, en 1890, durante su estancia en EEUU.

Cuba recuerda a 19 peloteros que se lanzaron a los campos de batalla contra la colonia española a fines del siglo XIX, entre los que destacaron los coroneles Carlos Maciá y Alfredo Arango, y el capitán Ricardo Cabaleiro.

Aún se conserva en activo el mítico estadio Palmar del Junco, en la occidental provincia de Matanzas, donde se escenificó el juego de pelota en Cuba, el 27 de diciembre de 1874.

También el cine cubano, aun con grandes deudas con la fanaticada, llevó a la pantalla grande el deporte nacional en filmes como “En tres y dos” (1985), y en los documentales “Redonda y viene en caja cuadrada” (1979), “Algo más que una medalla” (1992) y “Fuera de Liga” (2002).

“El béisbol es un fenómeno aglutinador que unifica a personas, familias, barrios, todos entorno a un equipo que lleva en sus camisetas las cuatro letras de Cuba, y donde 11 millones de cubanos dejamos de hacer cualquier cosa para estar al lado de nuestro equipo nacional y apoyar los resultados de nuestros atletas”. 

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes