Imagen invitación de Maloka

Insectos, comida en mal estado, acné, sustancias químicas, bacterias, fluidos corporales, microrganismos y todo aquello relacionado con el asco, serán los protagonistas de la nueva experiencia interactiva de Maloka. A través de cuatro estaciones, que incluyen recursos olfativos, táctiles, audiovisuales y digitales, el público tendrá la oportunidad de asombrarse con lo que la ciencia ha comprendido como asqueroso.

La exposición se inaugurará el jueves 20 de junio a las 6:00 p.m. en un evento gratuito hasta completar aforo. Las personas que deseen asistir se deben inscribir en www.maloka.org.

Una vez más Maloka abrirá gratuitamente sus puertas para realizar una Noche en el museo, que en esta oportunidad tendrá como tema central ¡Guácala, la ciencia del asco!, una de las experiencias más innovadoras de los últimos años en el país, cuyo objetivo es explorar la importancia del asco para el hombre desde las dimensiones biológica y cultural.

- EN VIVO -

Uno de los aportes más relevantes es que presenta al asco como una valiosa herramienta evolutiva que ha permitido asegurar la supervivencia del organismo humano, ya que lo protege de la ingestión de sustancias u objetos peligrosos y del contagio de enfermedades, lo que al final está mediado por aspectos culturales que en algunos casos sobrepasan la valoración de los riesgos reales.

En las cuatro diferentes estaciones de la muestra, ambientadas con recursos olfativos, táctiles, audiovisuales y digitales, el público tendrá la oportunidad de sorprenderse con todo aquello que (por pudor o temor) está relacionado con el asco, como es el caso de animales (especialmente insectos), fluidos corporales, sustancias químicas, microrganismos (a través de dispositivos de realidad aumentada), excrementos, partes del cuerpo (dientes, cabellos, piel con acné) y alimentos en mal estado, entre otros.

Se destaca el Gabinete de asquerosidades, una galería con fotos, videos y frascos con simulaciones de rarezas como pescados de tres ojos, sanguijuelas, pelos de cloaca, heces, menudencias, afecciones de la piel, grasa humana y diferentes tipos de parásitos.

¡Guácala, la ciencia del asco! es además una invitación a que las personas se vinculen con los diferentes datos y nuevos hallazgos del mundo fascinante que se esconde detrás de las cosas asquerosas. Por ejemplo: cada esponja de cocina contiene cerca de 54 mil millones de bacterias y se transmiten más de 80 millones de bacterias por cada 10 segundos que nos besamos.

Una noche llena de asquerosidades

La exposición se inaugurará en Maloka el jueves 20 de junio, entre 6:00 p.m. y 9:00 p.m. Niños, jóvenes y adultos, organizados en pequeños grupos, disfrutarán de una serie de actividades cuyo objetivo es propiciar el aprendizaje en torno al asco como una emoción que genera sensaciones de desagrado y repugnancia frente a ciertos estímulos visuales, olfativos, auditivos o táctiles.

Los asistentes podrán divertirse explorando la complejidad de las percepciones asociadas al asco ya que muchas de las cosas que se conocen como asquerosas han sido catalogadas así por nuestros pares, pero no es necesariamente igual para todos los grupos sociales.

En esta Noche en el museo, el público también tendrá la oportunidad de redescubrir Maloka bajo una mirada cautivadora, disfrutar de una divertida oferta gastronómica relacionada con el asco y tomarse fotos creativas en los diferentes espacios y experiencias, siendo la oportunidad perfecta para aprender y disfrutar más allá de una visita tradicional.

Datos asquerosos

*Nuestra almohada está llena de millones de ácaros que se comen las células muertas que deja la cara.

*Una persona tiene en promedio 67 especies diferentes de bacterias en su ombligo.

*Gran parte del polvo que limpiamos está compuesto por células muertas que sale de nuestra piel.

*El asco tiene una fuerte conexión con la nariz, que es un detector natural de malos olores.

*Aunque las ratas sean para muchas personas un referente asqueroso, más de 20 países las consideran la base de sus comidas.