Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

La guerra que envuelve a Rusia y a Ucrania puede crear una hambruna global

Aunque no parezca, la guerra entre estos dos países europeos está golpeando el sistema alimentario mundial, que de por sí ya venía debilitado a causa de la pandemia y el cambio climático.

Por: Angélica Miranda.

Las exportaciones de grano ucranianas y rusas se encuentran paralizadas al día de hoy, esto es un grave problema ya que más del 12% de las calorías que consume el planeta provienen de estos dos países, y, aunque varias naciones suramericanas podrían de alguna manera pensar en hacerle frente a dicho impacto, en la práctica no es tan fácil, ya que dicha latitud del planeta posee trabas de carácter estructural para el comercio.

- Patrocinado -

Antes de la guerra la situación alimentaria del planeta ya era preocupante, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas ya había lanzado una advertencia en donde mencionaba que para 2022 existiría fuerte crisis debido a los estragos de la pandemia, efectos de las sequias y crisis energéticas, sumado a que China, principal productor de trigo del planeta, advirtió que esta cosecha puede ser la peor de su historia a causa del retraso de las lluvias, por su parte India, segundo productor mundial de este alimento, también presenta dificultades con la cosecha del cereal, afectando lo que se conoce mundialmente como el cinturón del trigo.

Por su parte, el secretario de la ONU, Antonio Guterrez, afirmó que los próximos meses serán críticos y que viene una escasez mundial de alimentos que podría prolongarse por años, teniendo en cuenta que los principales afectados por este impacto serían los países más vulnerables de África, Asia y América Latina, lo que más preocupa al secretario es que, según el informe del PMA, hay 250 millones de personas al borde de la hambruna y otros 1600 millones “en riesgo latente de estarlo”.

Si la guerra entre Rusia y Ucrania se prolonga, como es probable, los suministros de granos por parte esos dos países seguirán disminuyendo, problema que afecta directamente a la inflación mundial pero que, en comparación con la inminente escasez de alimentos, pasará a un segundo plano.

Imagen tomada de: eldeber.com

Desde ya la ONU y el planeta entero empiezan a volcar sus esfuerzos en encontrar posibles regiones y países que puedan suplir la escasez que vendrá, escenario en el cual se abre la puerta a Mercosur con países como Brasil, Paraguay, Argentina y Uruguay, pues serían los territorios que estarían en condiciones aceptables para suplir las demandas del mercado mundial que hasta ahora está dejando por fuera a Rusia y Ucrania, sin embargo, aunque este panorama pinta bien en temas económicos para la región suramericana, no hay que omitir que esta región también ha tenido fuertes problemas climáticos que han afectado cosechas.

También es necesario mencionar que no es por arte de magia que se puede aumentar la producción más de un 50% entre cosecha y cosecha para lograr cumplir con las demandas del mercado mundial, pero, ahora el objetivo es lograr posicionar a Latinoamérica como uno de los principales productores de alimentos del mundo ya que de no ser así el tema inflacionario sería insostenible.

Finalmente, hay que recordar que el precio del trigo ya había subido un 53% desde principios de año y esto se vio reflejado en el precio de productos de panadería y pastelería de todo el planeta que tuvieron que doblar sus valores para acceder a los insumos de producción; sin contar con que el pasado 16 de mayo el cereal volvió a subir en un 6%.

La situación es tan critica que la ONU propone a los diferentes países del mundo hacer un llamado a las restricciones de importaciones y consumo de ciertos alimentos, pero aun así la crisis de escasez y hambruna que se vaticina no podría ser contenida ya que Rusia y Ucrania son el gran león de producción de productos como el trigo, el maíz, la cebada y el aceite de girasol.

La invasión rusa a territorio ucraniano ha cobrado muchas vidas debido a los múltiples bombardeos y ataques bélicos, pero el número de muertes por hambruna podría ser aún mayor ya que los campos y graneros que no han sido destruidos por alguna bomba o misil, están llenos de trigo, maíz y cebada que no tienen donde almacenar por la destrucción de las estructuras y viviendas, lo cual impediría que se pudiera realizar la cosecha que estaba prevista para finales del mes de junio, sin contar con la escasez de combustible y la destrucción de vías que impiden el transporte de dichos alimentos

“Para que la situación mejore y el panorama mundial se esclarezca, Rusia tendría que permitir a Ucrania el transporte marítimo, por su parte Ucrania deberá desminar el acceso a Odesa; y Turquía tendría que permitir el paso de escoltas navales por el Bósforo,” opina en su editorial The Economist, panorama que requiere de voluntad y consciencia el cual por ahora está todavía oculto en medio de la guerra y a la espera de un consenso mundial, para crear entonces un nuevo orden económico global.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes