Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Los contagios entre jóvenes llevan a España a su quinta ola de covid-19

España se encuentra a las puertas de una quinta ola de contagios de coronavirus, si es que no está atravesándola ya.

El 22 de junio la incidencia acumulada a 14 días era de 92,25 nuevos casos por cada 100.000 habitantes. Desde entonces, la transmisión del virus no hizo más que crecer, y ya la incidencia acumulada ya es de 134,31. Es decir, en diez días la incidencia creció un 45,5 por ciento.

“Hay mayor contagio y es muy importante hacer una llamada a la prudencia y a la responsabilidad, porque es verdad que estamos cada vez más cerca de acorralar el virus, pero no podemos bajar la guardia, los datos de esta última semana lo ponen de manifiesto”, dijo la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en una rueda de prensa ofrecida este miércoles.

La ola juvenil

- Patrocinado -


Aunque la variante delta del coronavirus está provocando un aumento de los contagios en muchos países, el análisis de las autoridades españolas es que, al menos de momento, esta cepa no es responsable directa del crecimiento de casos en el país.

En su lugar, las cifras apuntan de forma inequívoca a que el aumento de contagios se debe a una mayor transmisión del virus entre los jóvenes, el sector de población con menor cobertura de vacunación.

“El aumento de los contagios no está ahora asociado a la variante delta sino a que tenemos poblaciones no inmunes entre las que está circulando el virus”, dijo el martes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón,

Los datos lo certifican. Entre los mayores de 80 años, con una cobertura de vacunación del 100 por cien, la incidencia acumulada es solo de 24 casos por 100.000 habitantes. En la franja de edad de 12 a 19 años (con un 1 por ciento de vacunados) la incidencia es de 345 y se dispara hasta 366 entre los de 20 a 29 años (de los que solo el 12,5 por ciento están vacunados).

El hecho de que los contagios se concentren en grupos no vulnerables hace que no se esté produciendo un aumento de la presión hospitalaria. Lo mismo sucede con la mortalidad, que se encuentra muy lejos de los registros dejados por las anteriores olas de contagios.

En los últimos siete días con datos disponibles (del 24 de junio al 1 de julio) se notificaron 117 muertes por covid-19, muy por debajo de los peores momentos de la pandemia, en marzo de 2020, cuando por ejemplo se llegaron a registrar 922 fallecimientos en un solo día.

Sin embargo, los contagios entre jóvenes no son un problema menor: cuánto más circule el virus, más probable es la aparición de nuevas variantes y, además, más se dificulta el objetivo de compaginar salud y economía.

Preocupa el ocio nocturno

En ese sentido, episodios como el “macrobrote” de Mallorca generaron una gran preocupación social después de que más de 1.800 personas se contagiaran y casi 6.000 se vieran obligadas a guardar cuarentena tras una avalancha de casos relacionada con viajes de estudiantes a la isla.

Según las autoridades locales, el epicentro del brote, que afecta a jóvenes del todo el país, se encuentra en un concierto de reggaetón que fue suspendido por la policía tras comprobarse que no se daban las condiciones mínimas de seguridad.

El caso es paradigmático, pero no es el único. Este mismo jueves la policía intervino de madrugada en una plaza del centro de Madrid para disolver un botellón que conglomeró a cientos de jóvenes, muchos de ellos sin mascarilla ni distancia social, para festejar el orgullo LGTBI.

Ante este escenario las autoridades insistieron en las últimas horas en pedir responsabilidad a los jóvenes. “Que un error no nos fastidie a todos”, dijo este viernes el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien pidió un último esfuerzo porque “estamos a punto de olvidar la pandemia”.

Además, son varias las comunidades autónomas que se plantean revertir las medidas de desescalada para, por ejemplo, poner coto al ocio nocturno si siguen aumentando los contagios. “Igual podemos ir hacia adelante que hacia atrás, y eso depende de todos nosotros”, dijo este viernes Mónica Oltra, vicepresidenta de la Comunidad Valenciana.

Una posible reversión de la actividad social tendría resonancias contrarias a la creación de empleo, lo que supondría un importante trauma después de que este viernes se empezase a notar la vuelta a la actividad económica con una caída histórica del desempleo en junio.

En consecuencia, la respuesta a esta quinta ola se centrará, sobre todo, en tratar de acelerar la vacunación. Según los últimos datos oficiales, ya recibió al menos una dosis el 54 por ciento de la población española (25,6 millones de personas) y un 37,9 por ciento (17,9 millones de personas) ya recibieron la pauta completa de los distintos fármacos disponibles.

Comunidades como Cataluña, Baleares o Canarias ya empezaron a vacunar a la población general de menos de 30 años, y otras, como Madrid o Valencia, esperan hacerlo la próxima semana, mientras que el resto del país apuesta por afrontar la ola de contagios respetando la estrategia previa, centrándose en terminar con la población de entre 30 y 50 años.

“La vacunación va como un tiro, pero debemos seguir cuidándonos para cuidar a los demás (…) Solo podremos volver a la normalidad si seguimos conjugando eficazmente las medidas sanitarias y no sanitarias”, recordó la ministra de Sanidad en su última aparición pública.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes