Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

“Los negros y las mujeres lograremos la paz”

Para Virgelina no existen enemigos, pues ella nunca sintió miedo a pesar de haber estado amenazada por los Paramilitares y también por agentes del Estado.

Por: Mónica Tatiana Rodríguez Aponte.

Virgelina Chará es una mujer afro, caucana de 65 años, madre de 2 hijos, líder
comunitaria, compositora y coordinadora de la Asociación para el Desarrollo
Integral de la Mujer, la Juventud y la Infancia-Aso Mujer y Trabajo. Lleva más de
30 años trabajando por los derechos civiles, denunciando abusos de poder por
parte de las autoridades, así como ayudando a los sectores más vulnerables de la
sociedad como mujeres, niños y comunidades raizales. Además, ha fomentado
proyectos que reviven la memoria histórica de comunidades víctimas del Conflicto
Armado, haciendo que estas comunidades sean más visibles para el Estado a fin
de no ser dejadas en el olvido.

- Patrocinado -


Laura Sarmiento – Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana y Magíster en
Política Social tuvo la oportunidad de conocer y de convivir con Virgelina Chará en
el proyecto sobre “Mujeres y Resistencia” hecho con mujeres de los Montes de
María.

Laura Sarmiento: Virgelina y las mujeres de los Montes de María son el símbolo más
grande de lo que es ser mujer resistente en un contexto demarcado por la violencia.
Virgelina ha sido una fiel creyente de la paz, del cambio, de la reconciliación. Ella fue
desplazada en el 85 cuando denunció los abusos por parte de los empresarios que
querían iniciar la Represa Salvajina en Suárez, Cauca, donde ella había nacido y de
donde era su familia. Resultó ser una mujer incómoda para los impulsores de este
proyecto que les pagaban miserias por los terrenos a los habitantes de Suárez,
prácticamente los estaban expropiando. Virgelina se convirtió en objetivo militar de grupos
estatales y al margen de la ley.

La fuerza que en ese momento tenía el M-19 hizo que en Suárez se creyera a Virgelina
como integrante de esta guerrilla, lo que la obligó a trasladarse a Cali. Sin embargo, allí
también fue una perseguida por el Estado al denunciar violaciones por parte de la Policía
a mujeres del Distrito de Agua Blanca por creerlas guerrilleras. Desde entonces, ha sido
una luchadora por las comunidades olvidadas por el Estado. A Virgelina la mueve el amor
profundo que siente por su raza, sus creencias, las historias de quienes, al igual que ella,
han sido violentados, torturados; trabaja por y para las familias a quienes les asesinaron y
desaparecieron a sus seres queridos.
-Virgelina y Asomujer, en conjunto con otras organizaciones y fundaciones que
tratan los temas de género, paz y memoria, crean redes de trabajo comunitario
con profesionales que brindan un acompañamiento psicosocial a comunidades de
víctimas del Conflicto Armado en Colombia en la construcción de memoria, verdad
y reparación integral.
Laura Sarmiento: Cuando conocí a Virgelina en el trabajo de los Montes de María, se me
hacía difícil entender cómo esta mujer había pasado por todo lo que pasó. Para Virgelina
no existen enemigos, pues ella nunca sintió miedo a pesar de haber estado amenazada
por los Paramilitares y también por agentes del Estado. Al contrario, cada vez las ganas
de luchar por la dignidad de las negritudes, de la mujer y de las comunidades violentadas,
fueron aumentando. Virgelina es una mujer que reconoce que la paz no se gesta con
olvido, la paz se hace con memoria y reparación. La lucha de Virgelina y la de tantas y
tantos hombres y mujeres que quieren la paz para sus pueblos, se basa en la
visibilización y no en la cosificación de las víctimas.
Por esto, Virgelina además de ser una luchadora, es una artista. En ella es normal verla
en su tiempo de descanso bordando y cantando. En los bordados se puede dejar grabado
el sufrimiento que dejó la violencia en alguna comunidad, pero, también logra bordar la
esperanza de los pueblos, la defensa de los derechos humanos. La composición y el
canto que hace dejan unas narrativas que, de igual manera, inmortalizan y rinden
homenaje a las víctimas. Así mismo, con “Sabores y Saberes”, un proyecto de cocina que
algunas comunidades están emprendiendo, es posible plasmar los sabores y saberes
ancestrales de las comunidades étnicas.

A todas las comunidades donde hemos llegado junto con Virgelina, ella les hace la
invitación a los jóvenes de darse la oportunidad de conocer a la verdadera Colombia, la
Colombia profunda que alberga las historias de dolor pero que nos clarifica el panorama.
Isabel- sobreviviente de Conflicto Armado en El Carmen de Bolívar, integrante del
programa Cero Violencia contra la mujer realizado con mujeres de Los Montes de
María.
Isabel: El apoyo recibido por Asomujer, y sobre todo la presencia de Virgelina, nos
reconforta a las víctimas que quedamos en estado de abandono por parte del Estado, de
nosotros nadie se responsabilizó, la culpa ni fue del Estado, ni de las guerrillas, ni de los
paramilitares. Nunca nos llegó ayuda psicológica, esta ayuda la obtuvo el que fue
consciente de que la necesitaba y el que tuvo la plata para pagarla. Con Virgelina hemos
logrado tejer memorias. Cada vez que hay un evento del Centro de Memoria Histórica,
vamos con la bandera de Asomujer, pero cargamos con pinturas, bordados, recetas
ancestrales, canciones y tamboras que presentamos en estos eventos; inclusive muchas
han escrito novelas que narran o dramatizan los sufrimientos que ocasionó la violación de
los derechos humanos de comunidades en distintas zonas del país. Quien encabeza esto,
quien nos enseña y quien también nos inspira es Virgelina.
Virgelina Chará también ha levantado la voz en contra del racismo como uno de los
factores generadores de violencia en Colombia. Con bordados y composiciones ha
narrado las persecuciones de las cuales han sido víctimas las personas afro y, en
especial, las comunidades raizales que tienen lengua, religión y cultura diferentes.
Para mí, Virgelina es una de las mujeres más inspiradoras que he conocido, no solo fue
una mano amiga, fue también una persona verdaderamente trascendental en los
procesos de resocialización que vivió cada uno a la hora de conformar comunidades de
perdón y pos-acuerdos de paz.
Como víctima, el hecho de ser abandonado por el Estado genera una revictimización,
pero gracias a la voz protestante y enérgica de Virgelina, nos hacemos sentir y decimos
aquí estamos, y estamos generando cambios, hacemos esto y lo otro. A veces es fuerte
ver cómo cuando llegamos a grandes ciudades, como Bogotá, Virgelina con Asomujer,
nos tienen estantes para poner nuestros productos como: caricaturas, bordados, pinturas,
porcelanas, que reflejan y son símbolo de la violencia. Cuando la gente pasa y los ve no
creen que ese tipo de atrocidades, barbaries, pasen en las zonas periféricas de nuestro país.

A Virgelina le debemos agradecer porque ha logrado que las personas que piensan
que en todo lado se vive como en la capital, se den cuenta de que no es así y que la
violencia en los pueblos, tiene responsables en el Conflicto Armado y en el Estado.

Damaris Iliarte- Estudiante de la Universidad de Pamplona y voluntaria en el programa
“Mujeres y Resistencia”.
Damaris Iliarte: Virgelina tiene una forma muy maternal de llegarles a las comunidades,
no llega presentándose como la salvadora, ni como la que va a darles fin al sufrimiento de
los demás. Sí llega como una igual, como la persona que sabe qué es estar amenazada,
que sabe qué es ser desplazada, violentada, discriminada, que sabe lo que se siente
tener familiares asesinados y no poder hacer justicia. Muchas veces las comunidades
violentadas rechazan la presencia de organizaciones, pues no se quieren sentir como
objetos de experimentación. Al ver a Virgelina y escucharla, aprenden que pueden lograr
canalizar ese dolor, pueden denunciar y mostrarle al mundo cuáles son las verdaderas
razones por las que alzan la voz.
Virgelina Chará es una líder innata que brinda palabras de esperanza; afirma que el
cambio y la paz son posibles, pero también resalta que la dignidad humana no se puede
perder en ningún contexto. Hace el llamado al reconocimiento de los pueblos, de sus
historias, de sus sufrimientos y de sus avances. Alguna vez Virgelina recalcó algo
importante, y es que la alegría y la esperanza no pueden perderse, porque la una
depende de la otra.
Con tan solo 24 años, conocer a una mujer tan valiente y llena de virtudes como lo es ella,
me deja un aprendizaje muy grande y es que, en medio de las dificultades, siempre
podemos ayudar a los otros, así como lo hizo ella. Por ser una mujer víctima de la
violencia, entendió el sufrimiento que vivieron las víctimas, a las que les tiende una mano
generosa, las mismas con la que construyó políticas públicas en su ingreso al Polo
Democrático, y que, a pesar de costarle nuevas y numerosas amenazas por parte de
agentes del Estado y de grupos al margen de la ley, no se rindió y las sacó adelante con
la fuerza de la acción colectiva ejercida por las víctimas y demás personas que se unieron
en el camino, indignadas por la desigualdad que nos convierte a unos en acomodados y a
otros en violentados.

Sin duda, de una mujer como Virgelina Chará se debería escribir demasiado, su vida y
labor social como líder comunitaria merecen ser resaltadas.

Lo más leído

[Podcast] En Marcha, capítulo 6: España

Una Guerra civil, el inicio de la dictadura, la organización estudiantil, la censura y el arte, la represión a...

Colombia quiere parar la deforestación de sus bosques

La deforestación en el país es un problema que crece continuamente, por eso diferentes comunidades dan la cara para ayudar a cuidar y conservar los bosques de sus regiones.

Noticias recientes