Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Más de 280 niños en las garras del “lobo feroz”

Juan Carlos Sánchez Latorre fue por años el temido lobo feroz de Barranquilla, se dedicaba a engañar, violar y grabar a niños en esta ciudad, aproximadamente se hacen cuentas de más de 280 víctimas. Fue capturado en Venezuela y extraditado a Colombia por su nacionalidad.

Por: Vanessa Olaya Ramírez y Jennyfer Prada Rincon

Datéate

Desde el año 2001 se empezaron a conocer denuncias del mismo caso, “violaciones”, y todas apuntaban a un mismo nombre. Juan Carlos Sánchez es un hombre de aproximadamente 40 años, titulado como ingeniero de sistemas y de nacionalidad colombiana que vivió en Barranquilla y luego en Venezuela, donde se radicó y trabajo en un café Internet, según sus declaraciones no tiene hijos, pero sí un pasado que lo involucra con varios menores de 14 años.

- Patrocinado -

Sánchez nació el 13 de septiembre de 1980 en El Espinal, Tolima, pero fue criado en Barranquilla, donde pasó una buena parte de su vida hasta que por motivos relacionados con la ley tuvo que cambiar su país de residencia a Venezuela. Era un técnico de sistemas que trabajaba desde un café Internet, todos los días resolviendo diferentes problemas que le presentaban sus clientes.

Deixi Tapia, propietaria del café Internet, habló de la forma en la Sánchez en el pasado protagonizaba diferentes situaciones que le parecían erróneas como: sentar en su regazo a los niños para mostrarles videojuegos o abrirles redes sociales las cuales utilizaba para comunicarse con ellos posteriormente. 

Sus crímenes iniciaron en Barranquilla, el llamado “lobo feroz” o “Sadyko13″ (su seudónimo en las redes), se trasladaba a diferentes centros comerciales de la ciudad de Barranquilla y el parque Happy City, donde regularmente observaba y elegía a sus víctimas, todos niños menores de edad. Sánchez se ganaba su confianza dándoles dinero, dulces y videojuegos para que se acercaran a él sin ningún tipo de restricción o miedo, en donde a base de engaños los llevaba a su casa o a hoteles para abusar de ellos sexualmente mientras los grababa y les tomaba fotografías. 

Cometía delitos sin sentir remordimiento alguno, de hecho, con respuestas frías y poco expresivas habla sobre el tema cuando se le preguntan por los crímenes que cometió, “yo no sé qué motivos tendrán para acusarme de esto, hay que conocer la historia del niño para saber por qué lo dijo”. Algunas personas que lo conocieron afirman que nunca se alcanzaron a imaginar que ese hombre llegara a ser capaz de cometer ese tipo de actos, pues su personalidad nunca demostró lo despiadado que podía llegar a ser. Sánchez no sólo escondía sus violaciones, sino también la relación que tenía con México.

La fiscalía obtuvo alrededor de 19 videos y 72 imágenes de su correo personal en donde Sánchez interactuaba con Héctor Manuel Farías López alias “Antonny”, un miembro de la red internacional de pornografía infantil en la ciudad de México. Se logró obtener una de las conversaciones con López en donde el lobo feroz le enviaba imágenes de sus víctimas jugando con el asunto de “los próximos van a caer”.

El mexicano era la persona encargada de decidir a qué niño tenía que grabar en el acto de la violación, además Sánchez le enviaba a López diferentes carpetas que contenían una imagen de su víctima desnuda y videos del abuso.

El 14 de julio de 2007, el conocido como el mexicano, Anthony, Héctor Madrigal Gonzales, Héctor Arriaga y José Alejandro Estrada Gutiérrez  a la edad de 34 años fue detenido en flagrancia por distribución de pornografía infantil, por medio de una denuncia anónima “Un sujeto que contactaba menores de edad para mantener relaciones sexuales, además de mandar fotos y videos con pornografía infantil”.

Pero a pesar de que este fue detenido en el 2007, las autoridades mexicanas dieron una alerta hasta el 2011 a Colombia sobre el hecho de que los promotores de pornografía infantil estaban aquí, pues varios de estos videos fueron grabados en la Costa Caribe.

Las autoridades cibernéticas identificaron cerca de 30 correos electrónicos y cuentas de Facebook en donde Sánchez interactuaba con sus víctimas y a la vez enviaba el material pornográfico, estos videos eran enviados algunas veces desde su casa o en algunas ocasiones como ya fue mencionado en un café- internet de la zona.

Las autoridades estuvieron por un tiempo recolectando en la red las pruebas necesarias para poder acusar a Antonny, con el tiempo pudieron descubrir su ubicación, además en repetidas ocasiones el mexicano utilizaba la cámara por lo que se obtuvieron imágenes y videos de estos dos criminales intercambiando videos de pornografía infantil.

En la investigación que se abrió, se observó que Sánchez hacía un “Casting” a sus víctimas para que de este modo el mexicano pudiera escoger al que más le gustara, estos niños no eran llamados por sus nombres sino por número “Te pago tanto por el 238”, el criminal conocido como el Lobo Feroz además de enviar las fotos y videos, enviaba una contabilidad con los gastos que tuvo que invertir con sus víctimas.

 “Hola mi querido Anthonny” era como empezaba el correo, para luego pasar a contarle la última violación cometida contra un menor, al que llamaba primero por su nombre y luego por su número, en medio de la cruel lista que llevaba de víctimas. “Se llama (…) y tiene 15 años que es ahora el 273”, seguido a esto le cuenta al mexicano que entró a un hotel del centro de la capital atlanticense sin mayores inconvenientes: “lo lleve a un hotel del centro y pude entrar a plena luz del día”, concluye con una especie de confesión: “Mi gordo bello tú sabes cómo es mi vida de loca y descarriada me gustaría mucho que me ayudaras”.

En otro correo, enviado el 26 de agosto de 2007, a las 12:19 am, Sánchez Latorre pone en el asunto, en mayúsculas: “Hola Anthonny cumplí con mi parte”, comienza el cuerpo del correo diciéndole a Farías López: “ya te mandé los videos que tú me habías pedido, perdóname la demora”. Posteriormente, Sánchez se dirige con palabras cariñosas “que nuestra amistad perdure por siempre, yo siempre te seré leal a ti”, y finalmente, le dice cuál es la contraseña para bajar los videos con el material de las violaciones. “Me llamas el lunes o me escribes, el pass es ‘camaradevideo’ o todo en mayúscula”, y se despide: “Un besote y te me cuidas mucho”.

Rafael es uno de los tantos niños que pasó por las manos del “lobo feroz” y sus acompañantes, después de diez años decidió declarar en contra de Sánchez y contar ante una audiencia su experiencia con este hombre.

La historia de este caso comenzó en pleno centro de Barranquilla, más exactamente en el parque de los enamorados, donde Rafael se disponía a vender sus flores, Sánchez con gran empatía se acercó a él ofreciéndole comida, a lo que él aceptó olvidando las advertencias de sus familiares, “luego de comer me llevó a un motel cercano junto con dos hombres, apenas entré al cuarto empezó a quitarme la ropa y a darme chupones mientras me amenazaba”, la situación se volvió rutinaria, Rafael fue abusado 15 veces más por estos hombres que iban a buscarlo cada sábado, todos armados y uno con una cámara, describió Rafael en su declaración, de las 15 veces donde fue abusado 10 fueron en moteles de Barranquilla y 5 en el municipio de Soledad Atlántico. 

Juan Carlos Sánchez Latorre fue capturado en Venezuela y llevado a la cárcel El rodeo II, el 29 de noviembre del 2017, lugar desde donde se le hizo una entrevista, y negó todos los cargos que se le acusaban, aseguró que era desconocedor de los motivos por los que lo hacían responsable de esos hechos, mencionó su deseo por su extradición a Colombia y lo importante que era para él el hecho de estar cerca de su familia. El 13 de septiembre de 2018, Sánchez fue extraditado desde la República Bolivariana de Venezuela con el fin de que este enfrentará a las autoridades judiciales colombianas. 

Una vez en Colombia fue llevado a juicio, el fiscal encargado del caso le imputo a Sánchez tres cargos: Acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado, pornografía infantil con persona mayor de 18 años y actos sexuales abusivos con  menor de 14 años, y a pesar de sus negaciones anteriores con las pruebas recolectadas era suficiente para indicar los crímenes que cometió, “asimismo, en la verificación de sus conversaciones por correo electrónico se constató el tipo de vejámenes a los que sometía a sus víctimas”, añadió el fiscal.

Sánchez no tuvo más opción que declararse culpable y aceptar los cargos que se le acusaban, se aceptaron solo 50 violaciones de las más de 258 grabadas y se desconoce el número total de los niños que tuvieron que pasar por sus manos. Se le otorgó la pena máxima en Colombia, 60 años que pasará en la cárcel la Picota de Bogotá.

Casos como el de Sánchez tienden a generar una pregunta importante: ¿cómo identificar a criminales de este tipo? Para la psiquiatra infantil Olga Albornoz los abusadores sexuales son un mal difícil de acabar, pues siempre van a existir en todos los niveles de la sociedad, personas dispuestas a cometer actos de violaciones o asesinatos en serie no tienen una característica especial que los identifique, lo que hace difícil reconocerlos ya que no son personas ordinarias como cualquier otra.

“Esa es una falencia que todo el mundo cree, que estas personas son rarísimas, y no. Ese es el problema, que si tuviera alguna característica especial se detectaría rápidamente, pero son gente común y corriente. No hay una característica que diga ¡éste es!”, dice Albornoz.

No obstante, sí tienen particularidades en cuanto a su relación con el objetivo. “Generalmente son muy empáticos con los niños, es decir, saben manejarlos, atraerlos y buscan, obviamente, niños que sean vulnerables”, como los niños de los crímenes de Sánchez, sus víctimas mayormente corresponden a niños a los que era fácil acceder, Rafael es uno de tantos, un niño solo, que trabaja en las calles vendiendo flores y que creyó en la buena voluntad de una persona. 

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes