Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

[Opinión] Enseñanzas de la COVID-19

El confinamiento del mundo ha traído importantes enseñanzas. Si bien pandemias del pasado como la viruela, la peste negra o la gripe española generaron un mayor número de muertos, un elemento en el siglo XXI hace que juegue un papel esencial en la contención viral: la información.

Por Luis Bernardo Díaz*

El permanente monitoreo de la Universidad John Hopkins, las noticias inmediatas sobre el número de muertos, contagiados y recuperados, casi en tiempo real, demuestra que hoy en día el ataque puede ser controlado. China abrió Wuhan, donde nació el Coronavirus. Tres meses de medidas draconianas. Y hoy cero muertos. Claro que los subregistros son preocupantes, así como los casos asintomáticos.

- Patrocinado -


Otra gran enseñanza es que el derecho a la asistencia sanitaria se volvió de la noche a la mañana prioritario. El neoliberalismo imperante lo había privatizado y por ello EEUU –que no lo considera derecho fundamental- hoy tiene el mayor número de contagios, con el desgaste para la administración Trump que lo pone en dificultad para reelegirse en noviembre. Por ello ordena el despliegue militar frente a costas venezolanas. Las reacciones tardías costarán réditos políticos.

A otros, como en Colombia, les viene una cortina de humo estupenda para tapar los escándalos de la narcopolítica que denunciaron la compra de votos para ganar la presidencia, así como las denuncias contra su Vicepresidenta cuyo esposo fue socio de un “narco-fantasma”.

Lo peor han sido los sobreprecios de los contratos para comprar mercados hacia los más pobres en época de crisis, así como las “cédulas fantasmas” de personas inexistentes para reclamar subsidios del Gobierno denunciado por organismos de control, lo cual es imperdonable.

Bolsonaro, que incendió la Amazonia, reacciona tardíamente, no cree en la ciencia (como Trump), y los mandatarios seccionales y locales se le rebelan, como en Colombia y Brasil, legitimándose en las bases. Piñera tiene grave crisis de legitimidad y tampoco reaccionó a tiempo, como tampoco lo hizo AMLO.

Duque cerró muy tarde los aeropuertos, principal foco de entrada del virus, porque su hermana tiene un alto cargo en Avianca. Hoy es insostenible el costo del alcohol, guantes, el gel, mascarillas, ventiladores y algunos alimentos básicos, fruto de la especulación no controlada por los Estados (a pesar de las prohibiciones legales y de su falta de provisión y acaparamiento).

El biopoder nuevamente entra a jugar como un factor geopolítico de gran valor, superior al arma nuclear. Desde 1925 hay Protocolos en Derecho Internacional que prohíben la fabricación de virus, bacterias o patógenos como arma de guerra, proscritos en el DIH, pese a que en varios conflictos se han usado, como recientemente en Siria.

Sin embargo, resultaría altamente preocupante que la COVID-19 haya sido creado en laboratorio para fines de alterar la economía internacional, generando una eugenesia que afectaría a los propios nacionales de quienes lo crean. En esta operación, se sabría cuando nace, pero no cuando termina. De allí la necesidad de insistir en los protocolos éticos que deben imperar en la ciencia cuando se asume este tipo de investigaciones biotecnológicas, que pueden afectar a la humanidad o a la biosfera, como el fracking, los pesticidas, el glifosato o los transgénicos.

La dignidad humana, el derecho al agua potable, el derecho a la alimentación adecuada, a la vivienda digna, nos obliga a pensar en que los derechos humanos son indivisibles, inalienables e interdependientes, que la salud pública (con la salud mental incluida), surgen como el espectro de derechos que deben ser cubiertos de manera prioritaria, en especial para los más vulnerables.

Hay una obligación del Estado en el sentido de respetar, garantizar y prevenir las violaciones a los DDHH. El Estado retoma su papel de ente director de la política pública –como lo hizo en la crisis del 2008 y en las pandemias anteriores- y urge rediseñar la prioridad presupuestal para quitársela a la guerra y dársela a la vida. Aquí deberá mirarse la propiedad intelectual (patentes), las políticas tributarias, los hospitales con su equipamiento y el apoyo al personal sanitario en condiciones óptimas (incluyendo su estipendio). Debe haber un principio de debida diligencia.

Deberá tenerse cuidado con el uso alarmista e incorrecto de la información (las pruebas validadas científicamente son las PCR, por lo cual creo que hay subregistro). También deberá tenerse mucho cuidado con el uso del estado de excepción, como el toque de queda, cierre de fronteras y el recorte de derechos civiles y políticos, pues no está dado el afectar el núcleo duro de los derechos, por ejemplo, no es dable autorizar la tortura.

Es cuestionable lo que dijo Duterte en Filipinas o enviar los tanques militares peruanos a la frontera con Ecuador para frenar el virus. El Derecho Internacional de los DDHH prohíbe retrocesos democráticos que nos lleven a la autocracia, como cerrar las cámaras y no admitir la deliberación pública, o despedir a periodistas críticos de los medios. Deberá abrirse paso el derecho a internet como derecho humano esencial. La renta mínima básica no da espera, pues el desempleo será alarmante.

Es cierto que vivimos una situación de incertidumbre, no vista hace un siglo. Pero de las crisis pueden surgir oportunidades. No soy tan optimista como Zizek que señala el fin del capitalismo. Tampoco creo que nos encerraremos en algoritmos como Harari o Chul Han lo predicen.

Habrá que retornar al cambio de modelo para generar uno más humano e integrador, más fraterno o solidario. Debería proponerse algo parecido a un Plan Marshall postpandemia para los más afectados –prohibir la aporofobia- y existen instrumentos internacionales que todos los Estados deberían acoger, como el Acuerdo de París contra el calentamiento global (nos hemos dado cuenta de cómo vuelve a limpiarse la naturaleza), o los Objetivos de Desarrollo Sostenible, o el Pacto Internacional DESCA o el Protocolo de San Salvador o la Tasa Tobin para gravar las grandes transacciones especulativas del mercado internacional.

Las reparaciones deberán ser transformadoras. Hay esperanza mientras hay vida. Tendremos que revisar nuestras relaciones personales, las cuales necesariamente se distanciarán. El derecho al cuidado tomará mayor valor, así como su ética. La interdependencia de los DDHH nos llevará a pensar en la vida digna. La vacuna milagrosa puede tardar entre 12 y 18 meses y ya las compañías farmacéuticas se pelean su patente (pruebas ensayo-error).

Tendremos la necesidad de cimentar una mayor resiliencia (ya de hecho lo hacemos en casa con la familia). La violencia de género se ha aumentado escandalosamente, lo cual es una vergüenza. No podemos abandonar a los migrantes excluidos, que son los más olvidados, así como a los trabajadores del sector informal o a los autónomos (como los que ejercen profesiones liberales).

La Comisión Interamericana de DDHH y las organizaciones internacionales competentes deben revisar el control de convencionalidad en las decisiones de protección al derecho a la salud. Los mercados internacionales deberían condonar parcialmente la deuda externa de los países en vías de desarrollo y dar un plazo de gracia de varios años, sin intereses.

La guerra contra un microscópico sujeto, que no es un ser vivo sino una proteína peligrosa, ha llevado al mundo a unirse y replantear la vorágine del sistema neoliberal depredador. Los informes diarios parecen un reporte de guerra. Mil doscientos millones de autos no circulan por las carreteras y ha disminuido la contaminación atmosférica, el Himalaya respira, la capa de ozono se ha recuperado, así como los canales de Venecia, se avistan delfines en Cartagena y los animales salen a las calles de las grandes ciudades, donde antes estaban amenazados por el depredador ser humano. Todo esto nos señala la trascendencia de avanzar por el camino del humanismo –que responde al Iluminismo- y de la deconstrucción de la violencia política, económica y social como eje de las relaciones en el mundo.

La COVID-19 no sólo ataca a los mayores, sino también a los niños y jóvenes. La COVID-19 no sólo ataca a los ricos “que pudieron viajar”, sino a los pobres que carecen de la atención sanitaria adecuada (vimos escenas de horror en Guayaquil con la gente muriendo en las calles y la incineración de cadáveres en la vía pública).

La COVID-19 ataca a jefes de gobierno y altos cargos (como Boris Johnson primer ministro en Gran Bretaña, la Ministra de igualdad de España –esposa de Pablo Iglesias-, el Príncipe Carlos, las esposas de Trudeau y Macron, etc.). No hay fronteras (cerca de 200 Estados, incluyendo Vaticano, Leichtenstein, Luxemburgo, Mónaco, Andorra y San Marino, los más pequeños).

La enseñanza que nos deja la COVID-19 es que debemos aplicar desde los Estados la teoría de los bienes comunes (Ostrom, Mattei), que surgen de las necesidades humanas, en la lógica de un desarrollo sostenible y sustentable, no ecocida-suicida, para que los Derechos Humanos se defiendan y protejan en todo momento y lugar en forma indivisible y no sólo por la pandemia actual. Solo así se dirá que el ser humano será racional; de lo contrario, quedará un duro interrogante sobre la racionalidad humana, como se confirmó en 1918 cuando una grave infección respiratoria que nació en Kansas acabó con 50 millones de personas, ocultada por los actores de la I Guerra Mundial y la llamaron gripe española porque de allí nació la información.

Sin embargo, no aprendió la humanidad en ese entonces. Esperemos que esa lección, como la de las grandes crisis de 1929 y 2008, en esta oportunidad sí sea aprendida y se supere la codicia y el egocentrismo. Amanecerá y veremos…. De lo contrario, tendremos que repetir con el poeta León de Greiff: “Juego mi vida, cambio mi vida, de todos lodos la llevo perdida….”.

* Miembro del Observatorio de DDHH Orlando Fals Borda UPTC, estudiante de la maestría en Comunicación y Educación en la Cultura de UNIMINUTO.

Lo más leído

Un año del 21 N: las movilizaciones que paralizaron al país

El 21 de noviembre de 2019 dejará marcada la historia de movilizaciones de Colombia.

Lanzan diplomado virtual en Periodismo Deportivo

Esta nueva apuesta, desde lo virtual, busca ofrecer a los periodistas y comunicadores los conceptos y herramientas sólidas del periodismo deportivo.

“Esperamos aplicar la primera vacuna en primer semestre de 2021”: MinSalud

Colombia desde hace tres meses ya cuenta con el diseño de los planes de vacunación contra el covid-19 priorizando a la población en riesgo.

Noticias recientes

Estas son las consecuencias mundiales por deforestar la Amazonía

Por años la Amazonía ha sido deforestada, pero el problema va más allá de una cuestión ambiental porque está perjudicando a sectores económicos y la estabilidad geológica del mundo que es vital para la humanidad.

Un corredor verde para Bogotá, la nueva propuesta de Claudia López

Una iniciativa bajo "los criterios de movilidad sostenible, sentido de lugar y conexión ambiental".

Un momento con La Palabra de Dios

Evangelio de Lucas 21,20-28 "Cuando veáis a Jerusalén cercada por ejércitos, sabed entonces que se acerca su desolación.Entonces, los...