Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔈 BOGOTÁ 1430 AM | 🔈 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔈 TOLIMA 870 AM | 🔈 SOACHA | 🔈 NEIVA | 🔈 SOLO MÚSICA

Rusia y Ucrania: una guerra sin fin

Las guerras del mundo son situaciones que afectan a todos los países. Actualmente, el conflicto entre Rusia y Ucrania ha ido creciendo desde el 24 de febrero del 2022, cuando las fuerzas armadas rusas invadieron el territorio ucraniano debido a enfrentamientos por la tierra

Por: María José Beltrán Mateus, Loren Tatiana Carrillo Cubillos

Cabe resaltar que estos problemas se han presentado desde finales de la guerra fría, ya que, varios territorios de Ucrania pasaron a formar parte del Imperio Ruso y en 1917 Ucrania se vinculó a la Unión Soviética, así unos años después Ucrania se fijó en Europa y en pertenecer a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), para asegurar una independencia duradera.

- Patrocinado -



Sin embargo, en el 2014 tras pasar por un acuerdo histórico donde se involucra lo político y lo comercial entre Unión Europea y Ucrania, se genera una tensión con Rusia, lo cual desata una suspensión de negociaciones y un golpe de Estado por parte de Víktor Yanukóvich, el entonces presidente de Ucrania. En ese momento Crimea decide independizarse de Ucrania y unirse a Rusia, generó un conflicto económico y político que se ha desatado hasta hoy en día, pues se formaron alianzas haciendo que no se vea una pronta solución; ya que, por un lado, Ucrania está apoyada por países como Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, España, Italia, entre otros, incluida la OTAN la cual se suministra de la capacidad armamentista; por el otro, Rusia se ve apoyada por Francia, Afganistán e India.


El país que más afectaciones ha tenido con la guerra es Ucrania debido a que varias de sus localidades (Donetsk, Luhansk, Izium, Bucha, Kramatorsk) han sido bombardeadas generando amenazas para la vida, daños de infraestructuras, escasez de alimentos y desplazamiento masivo; según Amnistía Internacional esto se considera “un acto de agresión y catástrofe para los derechos humanos”, pues hasta diciembre del 2022 se denunciaron al menos 441 crímenes de guerra por parte de Rusia, dentro de los cuales se reportaron 8mil civiles muertos y más de 13mil heridos; según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) hay más de 7,2 millones de personas refugiadas procedentes de Ucrania en Europa y más de 6,9 desplazados dentro del país, sin embargo, el país que más ha acogido desplazados ucranianos es Rusia debido a que, no buscan entrar en conflicto con la población, sino con el gobierno.


De igual forma, la ONU se ha reportado frente a los daños y ataques a la cultura, teniendo en cuenta que se ha atentado a más de 240 lugares del patrimonio ucraniano, entre museos, bibliotecas e iglesias. De acuerdo con la ONU, hay preocupación por el ataque a la historia e identidad ucraniana, justificando estos actos por la guerra y el odio, ya que no se ha respetado la Convención para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto o la más conocida Convención de La Haya del 1954 que protege a los lugares de importancia cultural, la cual surgió por la destrucción masiva del patrimonio cultural durante la Segunda Guerra Mundial y desde entonces ha sido adoptada como un protocolo de protección donde se protegen los bienes situados dentro de los territorios de los Estados; defendiendo los monumentos de arquitectura o de historia, los campos arqueológicos, las obras de arte, los libros, y los edificios cuyo destino principal y efectivo sea contener bienes culturales.


Debido a que son varios los ucranianos que intentan huir del conflicto, Amnistía Internacional le ha exigido a Rusia respetar el derecho internacional, proteger la población civil y detener la agresión a Ucrania. Al mismo tiempo, la Cruz Roja Internacional ha ayudado a los ciudadanos, poniendo a disposición 700 empleados que trabajan en 10 ubicaciones del territorio ucraniano brindando medicamentos, agua, comida y primeros auxilios a personas desplazadas.


Cabe resaltar que también se han visto afectados varios países en ámbitos políticos y económicos, pues a raíz de la guerra, Ucrania ha tenido que disminuir la exportación de cereales, químicos y urea (material importante para la formulación de concentrado para animales), pues se han enfocado en el conflicto haciendo que a otros países les resulte más difícil y costoso adquirir estos productos; por otro lado, Rusia, al ser potencia en la producción de gas, ha cerrado sus suministros para Europa, y así el uso de este producto en la guerra ocasionando una fuerte crisis energética. Según el politólogo Juan Amado, todo esto genera repercusiones en el mundo, y hace que se establezca una reorganización del mapa de Europa Central.


El mundo entero se cuestiona si hay una pronta solución, pues, según expertos, no es viable una pronta reconciliación debido a que las posiciones de los involucrados son casi inamovibles y aunque países como China han intercedido tomando el control para apaciguar el conflicto a nivel interno y mundial, sus acciones no se ven aceptadas por las partes, puesto que los aliados de Ucrania no quieren finalizar el conflicto.


Hamilton Fiquitiva, politólogo de la Universidad Militar, afirma que la guerra se ve como el mayor negocio a nivel mundial, ya que la producción y distribución de armas son el comercio que mayor ganancias generan a nivel global para todos los países, y así, al presentarse ciertos conflictos los países hacen un cierre prolongado de exportación de sus materias primas y sus recursos naturales, y a la vez las grandes empresas sacan provecho de las guerras, pues la inflación aumenta y los precios igual, de este modo que: “los países ponen las armas, pero no los muertos”.


En todo caso, la coyuntura ha generado afectaciones en todo el territorio ucraniano y Rusia solo ha sido atacada en las fronteras, debido a que es un país grande y con capacidad armamentista para atacar a otros sectores del mundo, pues este conflicto se ha transformado en una guerra de desgaste dónde todos los días hay constantes enfrentamientos.


Juan Amado, afirma que probablemente no haya un país victorioso en la guerra, pero sí se pueden implementar acuerdos donde la OTAN deje de brindar su ayuda a Ucrania y este deje de recibir armas como “apoyo de guerra”, para poder seguir con los posibles pactos que se puedan establecer, pues Rusia, durante el 2023, ha actuado al salirse del plan de desimantación de armas nucleares, sin embargo, no se ve posible un cese al fuego. En definitiva, esta problemática continuará y se va a normalizar, llegando hasta tal punto de aprender a vivir dentro del conflicto.

| Nota del editor *

Si usted tiene algo para decir sobre esta publicación, escriba un correo a: radio@uniminuto.edu

Otros contenidos

Contenidos populares