Foto. Unicauca Estéreo

Tatiana Salamanca. Egresada de Comunicación Social – Periodismo

Posterior al terremoto que azotó al occidente del país en el año 1983 y que afectó lo material y el estado de ánimo de la población, surgió la necesidad de crear una radio universitaria que permitiera la reconstrucción del sentido de los caucanos y payaneses en aspectos físicos, culturales y sociales. La emisora nació en el año de 1991 y a medida que fue avanzando el tiempo, gracias a un transmisor de 10 kilovatios, permitió ampliar su cobertura y pasar de 12 horas de trasmisión a 24 horas, de las cuales 10 eran empleadas con programas en vivo.

Banquete del Millón 2019

Al inicio la emisora era administrada por los profesores del departamento de música, pero en los años 2001 y 2002, la orientación hacia la participación de diferentes actores empieza a marcar el derrotero de la emisora.

Datéate al Minuto habló con Giezzi Lasso Agredo, director de Unicacuca Estéreo, sobre cómo este proyecto ha ido creciendo en las últimas décadas con iniciativas radiales incluyentes y cercanas a las necesidades de la población.

Datéate ¿Cómo nació la idea de que personas ajenas a la universidad pudieran ser parte del equipo y apoyar en la construcción de programas radiales?

Giezzi Lasso Agredo: la emisora creció básicamente administrada por músicos y eso hacía que tuviera un rol importante, pero había aspectos y contenidos que quedaban por fuera. Por eso nace la idea de darle una orientación distinta con diferentes actores de la universidad y de la comunidad en general: estudiantes, administradores, pensionados y egresados que tenían el interés de aportar conocimiento, experiencia y que querían seguir vinculados con la universidad.


La construcción de estos nuevos espacios permitió la creación de colectivos radiales ¿a qué van orientados y en qué fortalecen la radio universitaria?


Se crearon 30 colectivos radiales, integrados en ocasiones por estudiantes o por profesores, personal administrativo o egresados. Es una conformación muy plural que nos permite justamente recoger diferentes perspectivas bajo la idea de que somos una emisora de interés público, orientada hacia el conocimiento cultural y de opinión pública. Este esquema para nosotros ha sido muy benéfico y nos fortaleció. Cada año, por ejemplo, para el mes de marzo o abril realizamos un encuentro con los colectivos para repensar nuestros procesos comunicativos. Pensamos que la radio tiene que integrar un componente clave de creatividad, además de los contenidos.

A la fecha cuentan con 54 programas radiales en los que se incluyen temas de interés nacional, universitario, para la familia, agropecuario, género, consultoría jurídica entre muchos otros ¿por qué la importancia de construir una emisora incluyente y de interés público?

Nosotros hacemos el trabajo de conversar con las diferentes facultades donde les mostramos un poco las bondades comunicativas. Entendemos que muchas personas no pueden acercarse a la universidad para una consulta jurídica en la Facultad de Derecho entonces, acercar estos temas a la ciudadanía de manera menos técnica es la clave. Nosotros le apuntamos también a las comunidades rurales por medio de convenios con emisoras comunitarias, lo que nos hace una emisora plural y no solo intra-universidad. Por ejemplo, tenemos un programa llamado Semillas dedicado a la población campesina, se trasmite los sábados de 7 a 8 am en Popayán y se enlaza con radios comunitarias con el fin de volver la ciencia comprensible a estas comunidades.


¿Cuáles son esas emisoras comunitarias con las que se enlazan y trasmiten programas?

Balboa Estéreo, al sur del departamento; Contacto Estéreo nos conecta con el norte de Popayán en Cajibío; Proclama Cauca es una emisora digital que nos permite llegar a Santander de Quilichao; La suprema, de Puerto Tejada, que cubre el norte del Cauca y sur del Valle. También es virtual. En estos momentos estamos a la espera de un convenio con emisoras indígenas de la zona oriental de Cauca.


¿Usted por qué considera que las emisoras universitarias deben fortalecerse y propender por tener en su programación temas de interés público?

La radio comercial tiene presión fuerte y hay desconexión con las necesidades reales de la gente que las llevan a tratar temas que no son relevantes. Por tanto, desde la radio pública, bien sean universitarias o institucionales, debemos reflexionar sobre cuáles son los temas de interés en formación en valores ciudadanos, de pertinencia y solidaridad y cómo en nuestra sociedad debemos incidir y mostrar la pluralidad. Hay aspectos sociales que son relevantes y que desde los medios alternativos debemos hacer, esa función debemos cumplirla nosotros, tenemos el privilegio y deber ético de hacerlo.

¿Alguna vez Unicauca Estéreo ha tenido contacto con la emisora UNIMINUTO Radio?

Hemos intercambiado productos a través de la Red de Radio Universitaria. Sabemos que hay interés de la UNIMINUTO de construir opinión pública, no solo pensado desde lo intra-universitario, sino que el periodismo universitario hay que sacarlo de la academia. Yo creo que UNIMINUTO por su razón de ser y todo su andamiaje institucional, por su misión y visión, tiene un piso fuerte, por eso cumple esa función con más veracidad, porque es una emisora orientada justamente al fortalecimiento social. He visto la programación y corresponde a los programas de comunicación que tenemos que ofrecerles a las poblaciones tan necesitadas en la sociedad colombiana.