FOTO: Revista PriceTravel | Revista Price Travel

Cuando se enciende el carnaval en la capital del caribe colombiano, no puedo evitar  los recuerdos de la algarabía que  los barranquilleros me regalaron durante cuatro días de fiesta sin parar. No solo lo vivi en sus calles, también en las comparsas  participando  en la interpretación de la canción ‘En Barranquilla me quedo’, icónica tema del Joe Arroyo, con la Banda Show, de la que yo era saxofonista y bailarina. El escenario, la Vía 40 es un mundo mágico de colores, baile, música, y expresiones culturales, que hacen de este carnaval patrimonio cultural de la humanidad, decretado por la Unesco.

Y no es para menos, despues de casi un siglo celebrándose, la tradición se mantiene y crece, los rumberos van desde los niñitos que se contonean al ritmo de las tamboras, hasta los mayores, que aún con su carga de años también desfilan en las distintas calles preparadas para tal fin. La alegría en estas fiestas es un virus que llega a todos los niveles sociales, sin distinción alguna y esa es una de las particularidades que tienen las fiestas del rey Momo.

Sus origenes son ancestrales. Desde el viejo imperio Romano, hasta la locura de Rio de Janeiro, estas fiestas que son la posibilidad de rebelarse, expresar los sinsabores de la vida, de decirle al poder sus verdades, todo al calor del frenesí musical, del baile, los disfracez que esconden la rabia, el dolor, la miseria, pero también la aorrgancia del poderoso, que lo hace desde los clubes sociales o desde las tarimas en donde desfila el pueblo.

AutopautaEstrenol

La herencia afro es inevitable, porque en en esencia los ritmos musicales de la cuenca del caribe estan impregnados de los tambores del Congo, Angola, Ghana, Costa de Marfil, Guinea, Sierra Leona, Senegal y Malí, pueblos que llegaron a nuestras costas en el mercado deshumanizante de los portugueses y españoles y que fueron las semillas de nuestra música y otras expresiones culturales que damos como nuestras.

África, entonces de alguna manera renace por la Via 40 por medio de máscaras, ritmos caribeños y dazas propias de su legado cimarrón, esto, sin contar con las innumerables comparsas de tradición que nacen a partir de la imaginación, creatividad e ingenio de sus autores.

El carnaval de Barranquilla a parte de ser reconocido a nivel mundial como el más importante del país, es sin duda, uno de los mejores del continente suramericano, aún tomando como referencia los carnavales de Río de Janeiro en Brasil, el Buenos Aires en Argentina y el de Montevideo en Uruguay.

Experimenté la alegría y la algarabía desenfrenada de todos aquellos utilizan como pretexto este acto simbólico, para celebrar de forma ingenua, graciosa, festiva y creativa el origen de sus raíces.

Y es que eso es el carnaval… Es alegría, es historia, un canto, un baile, un bullarengue o un folclor que nos hace amar la vida y recordar nuestras raíces, por ello, quiero resaltar, aunque suene como frase de cajón, que quien lo vive es quien lo goza.

Ficha de búsqueda
Carnaval de Barranquilla: una celebración que reúne el folclor y la historia de nuestras raíces
Nombre del artículo
Carnaval de Barranquilla: una celebración que reúne el folclor y la historia de nuestras raíces
Descripción
Mañana que se encienden las luces festivas del carnaval 2019, se espera que cerca de 300.000 visitantes disfruten una de las más grandes celebraciones de nuestra historia, la cual, representa las múltiples variedades culturales y folclóricas de la Costa Caribe en Colombia, esto sin mencionar las contribuciones económicas que deja para toda la región.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo

PublicidadVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo