Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Entre risas y llanto, entre guerras y descanso

Por: Anlly Vanesa Flórez Duarte

A los 70 años el señor Esaú de Jesús Flórez Benítez recuerda cómo, en 1948 cuando nació, comenzó una guerra entre godos y cachiporros, (actualmente conservadores y liberales). El padre de Esaú, Antonio Flórez, tuvo que huir hacia las selvas de Murri, junto con su familia, donde su padre y hermanos entraron en guerra.

- Patrocinado -


Esaú, en medio de risas relata cómo eran las armas en ese entonces:

Eran escopetas de chimenea, lo maluco es que mientras se hacía un disparo había que esperar entre 5 a 10 minutos para volver a cargarla”. Mientras tanto los enemigos los podían atacar si tenían su escopeta cargada. Como en ese entonces no existían los aviones de ayuda, les tocaba si o si con su escopeta de chimenea.

Los liberales tenían dos capitanes llamados Franco y El Gordo; “Eran amigos de mi papá, y mi papá peleaba con ellos y con un hermano más grandecito que yo, Leonardo”, dice Esaú.

Con sus 20 años Leonardo peleaba y luchaba por defender a sus hermanos más pequeños, entre ellos Esaú con 3 años. La rivalidad entre liberales y conservadores demoró en acabar, a pesar de que los godos tenían mejores formas de atacar, siendo ellos de la política y los liberales campesinos.

A los campesinitos les tocaba muy duro, pues siempre tenían que correr hacia la selva por la mortandad tan impresionante que era constante, fue cuando mataron a los tíos míos “Pepe y Pacho. Pero llegó el General Rojas Pinilla y ese acabó con la guerra”, dice Esaú con una leve sonrisa de satisfacción en su rostro.

Pasaron los años y Esaú ya había estado casado y tenía hijos, hasta que con 37 años se enamoró de una jovencita de 16. Se fueron a vivir juntos a Dabeiba, Antioquia. Por esa época comenzó la guerra entre guerrilleros y paramilitares, la guerra del 88 que afectó a Colombia, pero en particular a pueblos y veredas de Antioquia como Dabeiba, Urrao, Urabá, Murri, Pechinde, Carabutica, Platanares, Chocó, Montería, etc.

La guerrilla empezó a matar gente para sacarla de sus territorios. Carlos Castaño, el primer paramilitar que operaba en Córdoba, comenzó a buscar gente para formar un grupo armado. Como Esaú era médico naturista, cuando cualquier integrante de los 2 bandos estaba enfermo acudían a él.

Hace ya 30 años un grupo de guerrilleros llegó por Esaú a la casa diciendo que lo necesitaban para una consulta, pero que por favor los atendiera afuera. En casa se encontraba Emilse, su esposa y Yeison de un año, el primero de sus cuatro hijos. Emilse les respondió que Esaú no podía salir porque se acababa de echar un baño caliente, y que si salía eso le podía hacer daño. Esaú, que escuchaba la conversación, se imaginó lo que estaba a punto de suceder.

Al salir se encontró con la guerrilla, quienes le dijeron que irían cerca de la casa, pero en verdad se lo llevaron al monte para obligarlo a arrodillarse y colocarle un arma en la cabeza. Esaú recuerda que lo sacaron para matarlo porque una señora lo envidiaba por la casa que él tenía y de la que quería despojarlo, la única de cemento que había en medio de las otras casas que eran de tablas.

Esta señora le hizo la vida imposible a Esaú, a tal punto que para sacarlo de su propiedad le dijo a la guerrilla que él era un sapo y que trabajaba con la ley, en tanto que a la Policía le dijo que él era un sapo que auxiliaba a los guerrilleros, recuerda Esaú haciendo un gesto de tristeza en su rostro.

Mientras permanecía de rodillas en ese monte, con el arma en la cabeza, el guerrillero le decía: “Qué lástima hermano, usted nos caía bien porque pensábamos que no se metía con nadie”. Esaú no respondió nada, solo empezó a rezar y a pedirle a Dios que lo ayudara para que nada malo le pasara.

– “De inmediato empiezo a hacer mis oraciones de preparación y a exclamarle a Dios que no me desamparara”, dice Esaú con sus ojos empañados y una sonrisa en su rostro.  “Después de media hora me soltaron y me dijeron que me fuera rápido, que yo tenía un ángel en el cielo que no dejaba que nada me pasara”. Regresó a su hogar sonriente.

En septiembre de 1998 Esaú y su familia fueron desplazados por la guerrilla, no soportaban más la violencia, a tal punto que se vieron obligados a dejar su casa para escapar hacia la ciudad de Medellín.

Lo más leído

Comunidades indígenas derriban estatua de Belalcázar en Popayán

En vídeos quedó registrado el momento cuando tumban la estatua del conquistador español Sebastián de Belalcázar.

Día Mundial de la Igualdad Salarial: ¿cómo están las cosas en Colombia?

Según cifras de las Naciones Unidas, a nivel global las mujeres ganan en promedio 20% menos que los hombres. Y en Colombia hay más mujeres que hombres desempleados.

Telerecuerdos

Telerecuerdos es una serie podcast de 4 capítulos que nos lleva a un viaje para recordar los...

Noticias recientes

Eléctricos “made in medallo”, una alternativa eficiente y efectiva

Una lucha entre la tecnología y la burocracia, un poco de eso es el campo de transformaciones de gasolineros a eléctricos. Una...

El Árbol Rojo: homenaje a Chimamanda Ngozi Adichie

En esta oportunidad, El Árbol Rojo quiso realizar un programa especial, dedicado a Chimamanda Adichie y a su obra. Con ocasión del...

Fuertes críticas de Miguel Uribe y Hollman Morris a la gestión de Claudia López

Falta de liderazgo y que la Policía Metropolitana no tiene jefe fueron algunas de las afirmaciones de Hollman Morris y Miguel Uribe Turbay.

Invima advierte de desinfectante que podría ser tóxico

La entidad regulatoria recomendó no comprar los productos desinfectantes, de los que se presume tienen metanol, un tipo de alcohol derivado de la madera.