Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

[Investigación] ¿Está Cundinamarca preparado para atender los casos de COVID-19?

Hicimos un análisis con base en la proyección nacional de contagios y la red hospitalaria departamental. No exageramos cuando decimos que pese a los esfuerzos de la gobernación, el futuro no pinta nada esperanzador. Informe especial.

Hoy se cumple un mes del primer caso positivo de COVID-19 en Colombia, la cifra se acerca a los 1.500 casos de infección. En Cundinamarca existen 52 contagios y, según lo muestra la línea azul punteada dentro de la gráfica (1), se ha superado la tendencia respecto a los primeros casos.

Hasta ayer la Gobernación registró 4 personas recuperadas, el fallecimiento de 3 adultos mayores y 6 casos de personas hospitalizadas, de las cuales 1 está en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Gráfica 1.

Las cifras en contexto

- Patrocinado -


Según datos del DANE, para 2018, Cundinamarca tenía 2.762.800 habitantes (sin contar Bogotá). Siguiendo la tasa de crecimiento de años anteriores, que es del 1,53%, para 2020 la población sería de 2,891,713 personas, eso equivale al 5,7% del total de la población de Colombia.

Si el Instituto Nacional de Salud (INS) proyectó que cerca de 4 millones de colombianos podrían ser contagiados por COVID-19 (teniendo una tasa de contagio de 2,68), y Cundinamarca representa el 5,7% de los colombianos, quiere decir, según la proyección, que el departamento tendría alrededor de 228 mil casos. ¿Los hospitales del departamento están preparados para atender esa cantidad de pacientes?

La anterior cifra señala a las personas que podrían adquirir el virus, pero no necesariamente todas estarían hospitalizadas o en las UCI.

Gráfica 2.

Bajo la caracterización que hace el INS, solo los casos críticos y severos necesitarían atención hospitalaria y de Unidad de Cuidados Intensivos, es decir, 187.523 en piso general y 550.600 en UCI, esto a nivel nacional.

Con esas cifras estimadas de contagios, la repartición de Cundinamarca se proyecta así: 42.073 personas serían hospitalizadas, de los cuales 10.688 estarían en cuidados intermedios y 31.384 en la Unidad de Cuidados Intensivos. Nuevamente, con estas cifras más centradas a los posibles casos de hospitalizaciones en el departamento cabe la pregunta: ¿Los hospitales de Cundinamarca están preparados para atender más de 30 mil pacientes en las UCI?

En un Plan de Contingencia para los Servicios de Medicina Intensiva frente a la pandemia COVID-19 que realizó Semicyuc (profesionales del enfermo crítico en España), “Un 7,7% de los pacientes con diagnóstico de neumonía por COVID-19 precisaron ingreso en unidades de cuidados intensivos, además 55 pacientes (5%) del total de pacientes diagnosticados por COVID-19 precisaron ingreso en UCI; sin embargo, de la subpoblación que presentaba enfermedad grave, el 19,1% de los pacientes necesitaron atención en UCI. En los diferentes estudios publicados hasta el momento hay discrepancia en las series respecto a los pacientes tratados en UCI, no obstante, parece evidente que aquellos hospitalizados que desarrollan neumonía entre un 20-30% necesitan soporte en UCI”. Conclusión: son necesarias las Unidades de Cuidados Intensivos para tratar los casos más graves del Coronavirus.

¿Con qué cuenta el departamento?

El mejor hospital que posee Cundinamarca por su tamaño, equipos modernos y personal especializado está ubicado en Zipaquirá, su inauguración se dio en noviembre de 2019 y es catalogado como Nivel 3 (Tercer nivel). La entidad que lo opera es el Hospital Universitario La Samaritana, de ahí su nombre y, según la misma descripción del hospital en su portal web, es “una Empresa de Servicios de Salud de Alta y Mediana Complejidad, centro de referencia para el Departamento de Cundinamarca, cabeza de red de 37 hospitales del Departamento, con una cobertura de 116 municipios, que pasan los dos millones de habitantes”.

El hospital cuenta con 7 pisos, hospitalización para adultos y niños, obstetricia, pediatría y unidades de cuidado intensivo e intermedio para adultos y neonatal, 5 quirófanos, 11 habitaciones bipersonales por piso y 14 unipersonales, 22 camas de pediatría, 14 de obstetricia y 108 para adultos, unidad renal, 2 salas de parto, un par de salas de alto riesgo obstétrico, 23 consultorios y 22 nuevas especialidades, 144 camas para hospitalización y 40 para UCI; consulta especializada, 26 camillas de observación de urgencias y laboratorio clínico, servicio farmacéutico, unidad transfusional, radiología e imágenes diagnósticas, gastroenterología, cardiología, patología, consulta externa, ginecoobstetricia, psicología, nutrición y ambulancia medicalizada, entre otros servicios.

Por su parte, mediante Resolución N. 970 de 2020, la Gobernación de Cundinamarca asignó $14.800 millones para fortalecer la red pública hospitalaria con el fin de realizar adecuaciones en materia de infraestructura y brindar una atención oportuna de salud frente a la crisis generada por el COVID-19, también informó que los hospitales de Girardot, Soacha, Zipaquirá y Facatativá serán referencia para atender a pacientes con el virus por ser de mayor nivel de complejidad.

A los 4 hospitales de Nivel 3 que cuentan con UCI, se le suma la reciente donación que hizo Asocolflores al Hospital de Facatativá. Se trata de una Unidad de Cuidados Intensivos equipada con un ventilador, un monitor, dos bombas de infusión, un fonendoscopio y un tensiómetro.

En resumen, Cundinamarca cuenta con un total de 2210 prestadores de servicios de la salud, de los cuales 372 son IPS que están integradas por 53 Empresas Sociales del Estado, 1708 profesionales independientes, 16 entidades de transporte especial de pacientes y 114 entidades con objeto social diferente.

En la siguiente tabla se presenta la capacidad instalada para prestación de servicios de salud en el departamento y se incluye información de entidades de naturaleza pública y privada.

Gráfica 3.

En todo el departamento solamente hay 1465 camas para adultos y 141 unidades de cuidado intermedio para la misma población, además 165 Unidades de Cuidados Intensivos. Entonces, ni sumando todos los cuidados (agudos, básicos, intensivos e intermedias) se llega a la capacidad de atender la cifra que se estima de contagios: 10.688 pacientes hospitalizados y 31.384 en la UCI.

Datos a nivel regional y municipal

Los anteriores datos son a nivel departamental, pero al revisar los regionales y municipales, el panorama empeora:

De los 116 municipios de Cundinamarca, solo 4 municipiso tienen hospitales Nivel 3: Facatativá, Soacha, Girardot y Zipaquirá, los mismos que el gobernador referenció como aptos para atender la emergencia del virus por ser especializados en el servicio de hospitalización general, Unidad de Cuidados Intensivos e intermedios pediátrico, neonatal y adultos; urgencias 24 horas atendidos por médico general, médicos especialistas permanentes en especialidades básicas y ortopedia, disponibilidad las 24 horas en especialidades clínicas y quirúrgicas (urología, otorrino, oftalmología, cardiología, cirugía plástica, gastroenterología, neurocirugía, neumología, cirugía pediátrica, etc); consulta externa con especialidades y subespecialidades clínicas y quirúrgicas; imágenes diagnósticas de alta complejidad (rayos X, TAC, mamografías), endoscopia, ultrasonido y cardiodiagnóstico.

Con las anteriores especificaciones se puede atender un paciente con COVID-19, bien sea porque su estado de salud requiere hospitalización y permanencia en unidades intermedias, o porque se encuentra en una fase grave y requiere de UCI, pero recuerde, solo 4 hospitales de 116 municipios tienen ese servicio.

Niveles de complejidad de los hospitales del departamento

En el anuncio que hizo el pasado 30 de marzo el gobernador de Cundinamarca, explicó qué hospitales atenderán a pacientes con Coronavirus. La atención depende del nivel de complejidad del hospital, pero ¿qué son los niveles de complejidad en la Red Pública hospitalaria de Cundinamarca?

Los niveles de complejidad se refieren a la clasificación que se hace de acuerdo con la capacidad resolutiva, los servicios de apoyo que ofrece y la especialización de los profesionales. En Cundinamarca está definida de la siguiente manera:

Baja complejidad:

Se clasifica en Nivel I, Complejidad A, B o C y Grado 1, 2 y 3

  • El nivel más bajo es el Nivel I Complejidad A y son los Puestos de salud que brindan servicios ambulatorios.
  • El Nivel I Complejidad B Grado 1 son Centros de salud con servicios ambulatorios, servicios de urgencia con apoyo diagnóstico de laboratorio clínico.
  • Nivel I Complejidad B Grado 2 es igual que al anterior nivel, pero con sala de partos.
  • Nivel I Complejidad C Grado 1 es el Hospital que ofrece servicios ambulatorios, hospitalarios, sala de partos, laboratorio clínico, rayos X y urgencias.
  • Nivel I Complejidad C Grado 2 ofrece los mismos servicios del nivel anterior más ultrasonido, consulta médica especializada por pediatría, medicina interna y ginecoobstetricia.
  • El nivel más alto dentro de esta categoría es el Nivel I Complejidad C Grado 3 y se refiere a Hospitales que brinda los mismos servicios de Complejidad C, Grado 1 y 2 más cirugía general y quirófanos.

Mediana complejidad:

Su clasificación está en el Nivel II y Grado 1, 2 y 3

  • En el Nivel II Grado 1 se encuentran los Hospitales con servicio de hospitalización, urgencias y consulta externa por medicina general y especialidades básicas; sala de parto y quirófanos, unidad transfuncional, ultrasonido, rayos, endoscopia y mamografía.
  • El Hospital en Nivel II Grado 2 ofrece consulta externa por medicina general y en especialidades de pediatría, medicina interna, ginecología, anestesia, cirugía general, oftalmología, ortopedia, urología, gastroenterología y otras especialidades médicas; hospitalización general y cuidados intermedios; urgencias por medicina general y especialidades básicas permanentes; sala de partos y quirófanos, unidad transfuncional, ultrasonido, rayos, endoscopias y mamografías.
  • El último nivel en esta categoría es el Nivel II Grado 3 que brinda todos los servicios del Nivel II Grado 2 más la Unidad de Cuidados Intensivos UCI.

Alta complejidad:

Este nivel se divide a su vez en Nivel III y Nivel IV

  • El Nivel III es el Hospital Especializado con el servicio de hospitalización general, Unidad de Cuidados Intensivos e intermedios pediátrico, neonatal y adultos; urgencias 24 horas atendido por médico general, médicos especialistas permanentes en especialidades básicas y ortopedia, disponibilidad las 24 horas en especialidades clínicas y quirúrgicas (urología, otorrino, oftalmología, cardiología, cirugía plástica, gastroenterología, neurocirugía, neumología, cirugía pediátrica, etc); consulta externa con especialidades y subespecialidades clínicas y quirúrgicas; imágenes diagnósticas de alta complejidad (rayos X, TAC, mamografías), endoscopia, ultrasonido y cardiodiagnóstico.
  • Por último, está el Nivel IV que es el Hospital Universitario que además de ofrecer los servicios del nivel III, brinda la atención en oncología y quimioterapia, unidad renal, resonancia nuclear magnética, gammagrafía y hemodinamia.

Es hora de revisar la siguiente gráfica:

Clasificación de prestadores públicos por niveles y grados de complejidad.

Gráfica 4.

En la anterior gráfica no hay 116 hospitales porque Cundinamarca no cuenta con un hospital por municipio y ante una emergencia, el paciente debe ser trasladado al servicio de salud más cercano, sin embargo, ese hospital puede que no cuente con lo que se requiere para atender un paciente con COVID-19.

Por ejemplo, los hospitales de Nivel I, Complejidad B, Grado 2 son los que tienen más presencia entre los municipios de Cundinamarca y si, en el peor de los casos, una persona de Vianí se llega a enfermar de gravedad por el virus, su hospital no lo podrá atender porque solamente cuenta con servicios ambulatorios, servicios de urgencia con apoyo diagnóstico de laboratorio clínico y sala de partos, por ende, tendrá que ser trasladado a San Juan de Rioseco, capital de la Provincia del Magdalena Centro de la que hace parte el municipio de Vianí.  El trayecto dura 30 minutos.

Si el paciente llega a un hospital de Nivel I, Complejidad C, Grado 2, cuenta con servicios ambulatorios, hospitalarios, sala de partos, laboratorio clínico, rayos X, urgencias, ultrasonido, consulta médica especializada por pediatría, medicina interna y ginecoobstetricia, pero no cuenta con UCI, y si la persona del ejemplo llega a necesitar de Cuidados Intensivos, el municipio más cercano con un hospital que le pueda ofrecer ese servicio es Facatativá. La distancia en ruta es de 65 kilómetros que equivale a 1 hora con 42 min en llegar, sin trancones y con una carretera en óptimas condiciones. La buena noticia es que el gobernador anunció que “los municipios, en especial los más alejados, contarán con un helicóptero ambulancia para trasladar a los enfermos más graves”.

Manta, Tibirita, Supatá, Ubalá, Pulí, Topaipí, Zipacón, Pandí y 50 municipios más, no están en la gráfica, es decir, no cuentan con un servicio médico más allá de un Puestos de Salud para servicios ambulatorios.
Aquí puede situar su municipio y saber a qué provincia pertenece y en dónde está ubicado el hospital que lo puede atender en el caso de que su sector no cuente con uno:

Gráfica 5.

¿Qué planes tiene la gobernación de Cundinamarca para mitigar la emergencia por COVID-19?

A finales de marzo el gobernador de Cundinamarca realizó visitas a varios municipios del departamento, su objetivo, entre otros, era preparar los hospitales para enfrentar la emergencia de salud por el Coronavirus.

Entre su recorrido estuvo en el Hospital María Auxiliadora de Mosquera, “Allí ampliaremos contratación de personal y de insumos para su protección” dijo Nicolás García, sin embargo, el análisis que hacen los expertos va dirigido a que no basta con contratar personal y ampliar espacios. “Además de ventiladores se requiere gente con entrenamiento: la impericia en salud genera daño y muerte, frustra a la persona, deslegitima la autoridad y ocasiona desmoralización del personal. Hay que ser prudentes”, fueron las palabras de Andrés Aguirre, presidente de la Junta de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC).

El gobernador ha hecho una serie de anuncios que apuntan a poner en funcionamiento Unidades de Cuidados Intensivos y camas de hospitalización en diferentes municipios:

  • “Soacha será el principal punto de referencia y atención para los enfermos de COVID-19 en el departamento. Hemos puesto en funcionamiento 90 unidades de cuidados intensivos y 200 camas de hospitalización, este municipio tiene y tendrá toda nuestra atención y apoyo.
  • “Nuestra prioridad es garantizar que la mayoría de las personas contagiadas que presenten un estado severo o crítico, tengan atención. Hoy en Facatativá se verificó el funcionamiento de 40 camas de cuidados intensivos para COVID-19 y 200 camas de hospitalización”.
  • También visitó el Hospital Divino Salvador en el municipio de Sopó. Desde allí anunció que invertirá los recursos necesarios para terminar la obra, “aumentaremos las camas de hospitalización y habilitaremos cerca de 10 camas de cuidados intensivos”, afirmó.
  • A lo anterior se le suman “Las 2 mil camas que estarán listas muy pronto en Corferias y marcarán, sin duda, una enorme diferencia en nuestra lucha por reducir la cifra de víctimas mortales”.

En Zipaquirá, además del hospital de Nivel III con el que cuenta, se hará la instalación de un hospital de campaña con 100 camas adicionales y los espacios libres se dotarán con el equipamiento técnico y biomédico para ampliar la cobertura de atención. Soacha también contará con carpas para 100 camas hospitalarias adicionales a su infraestructura habitual.

Por su parte, en el departamento los servicios de alta complejidad son ofertados por el ESE Hospital de La Samaritana, ubicado en Bogotá, y para la crisis por el virus se seguirá teniendo a disposición. También se tendrán, por alquiler, dos clínicas privadas con exclusividad para el departamento, en las que se atenderá únicamente a pacientes en cuidados intensivos por Coronavirus “tendremos 600 camas UCI y 3700 para hospitalización”, dijo el gobernador.

García también anunció que los “Centros de Salud cumplirán un papel muy importante en la atención de esta emergencia, tanto la infraestructura como su personal tendrán todo nuestro respaldo”, y en el municipio de La Calera se abrirá nuevamente la “Clínica Nuestra Señora del Rosario, la cual reabriremos para afrontar la emergencia y mantendremos abierta de aquí en adelante, pues superada la pandemia continuará al servicio de los calerunos”.

Haciendo una sumatoria final con lo que el departamento tiene, y los planes por parte de la Gobernación de ampliar los servicios para recibir la pandemia, se estima que se tendrían alrededor de 8 mil camas en hospital y mil en UCI. El esfuerzo del gobierno departamental es inminente y notorio, pero sigue siendo insuficiente para los casos proyectados.

El MinSalud, el pasado 1 de abril, dijo que “Hay dos variables que permiten escoger la mejor estrategia para enfrentar la mitigación del Coronavirus: la curva epidemiológica, que visibiliza el comportamiento de la COVID-19 en un periodo de tiempo; y el nivel de preparación del sistema de salud para atender futuros casos” y como ya está visto, por más esfuerzo del gobierno de Cundinamarca, no se alcanza a tener un sistema de salud suficiente, la opción que queda es disminuir la curva epidemiológica o por lo menos mantenerla lo más plana posible y eso se logra a través del cuidado personal.

La mejor solución para no desbordar el sistema de salud es seguir las indicaciones de aislamiento social, protéjase y proteja a las personas del COVID-19. La medida de aislamiento permitirá que la población más vulnerable reciba atención oportuna en los hospitales. Los expertos lo repiten: “La manera más fácil de adquirir el virus es a través de las manos, por eso reiteramos la importancia del lavado con agua y jabón, el aislamiento y el distanciamiento físico. El tapabocas disminuye la probabilidad de contagio tan solo en un 5%”, dice Carlos Álvarez, infectólogo.

Entonces, la fórmula más efectiva es quedarse en casa, lavarse bien las manos, seguir con las normas de higiene y mantener el distanciamiento porque definitivamente “no hay cama para tanta gente”.

Lo más leído

“Mi posición política es personal y progresista”: Wally, youtuber

La historia detrás de este influencer que opina día a día sobre los hechos políticos que suceden en Colombia desde todas las orillas.

La asombrosa historia de una mujer que encontró a su familia (25 años después) gracias a las redes sociales

Se trata de Grace Umtoni, quien publicó en Facebook, Twitter y Whatsapp una fotografía de ella cuando era niña para ver si alguien la conocía. El final de la historia es maravilloso.

La virtualidad, una bocanada de oxígeno para la cultura de Bogotá en medio de la pandemia

Por Andrés Pachón - El pasado marzo, cuando el Gobierno colombiano adoptó el confinamiento obligatorio para mitigar los efectos...

Noticias recientes

CIDH condena muerte de mujer trans por parte de un soldado en Colombia

La mujer, identificada como Juliana Giraldo, de 38 años, viajaba en un vehículo junto con su esposo y otras dos personas cuando fueron interceptados por un grupo de soldados que les ordenó detenerse, disparando uno de ellos su fusil.

“Todo el mundo sigue pensando en su propio ego y no piensa en el bien del país” Juan Carlos Pinzón

El presidente de ProBogotá, Juan Carlos Pinzón se refirió a la falta de diálogo y trabajo en equipo entre la Alcaldía de Bogotá y el Gobierno nacional.

Cundinamarca tendrá la ciclovía más grande del país

“Ciclovía por la vida”, en Provincia de Sabana Occidente, contempla el tramo Madrid – Funza – Mosquera

Un momento con La Palabra de Dios

Lectura del santo evangelio según san Lucas 9 ,43-45): En aquel tiempo, entre la admiración general por lo que...