El principal gas causante del calentamiento global, el dióxido de carbono (CO2), aumentó el 2,3 por ciento del año pasado, acelerando su progresión al 1,7 %, un ritmo no alcanzado desde 2013, a causa sobre todo de China, India y Estados Unidos, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE) .

Esos tres países representaron un 85 % del aumento del pasado año, que se debió en buena parte a la importante entrada en servicio de nuevas centrales de electricidad producida con la quema de carbón.

AutopautaVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo

Las emisiones alcanzaron un nivel récord de 33.143 millones de toneladas de CO2, de las cuales un 28,6 % correspondieron a China (+2,5 % con respecto a 2017), un 14,75 % a Estados Unidos (+3,1 %) y un 6,94 % a India (+4,8 %). Por el contrario, Europa las redujo en un 1,3 %, y supusieron un 11,94 % del total.

El repunte del consumo de carbón, que por su naturaleza es muy contaminante generó un 2,9 % de emisiones de CO2 suplementarias. Este mineral es a escala mundial es la principal fuente de generación de electricidad y la segunda para el conjunto de la energía por detrás del petróleo. Según la AIE, el carbón es responsable de una subida de la temperatura media global de entre 0,3 y 1 grado centígrado con respecto a los niveles preindustriales.

Respecto a las energías límpias, su crecimiento en el mundo aún no es lo suficientemente rápido para satisfacer la creciente demanda de electricidad. “Hemos visto un aumento extraordinario en la demanda mundial de energía en 2018, creciendo a su ritmo más rápido en esta década”, dijo el director ejecutivo de AIE, Fatih Birol a la DW.

“Pero a pesar del gran crecimiento de las energías renovables, las emisiones globales siguen aumentando, lo que demuestra una vez más que se necesitan medidas más urgentes en todos los frentes” para enfrentar el cambio climático, agregó.

PublicidadVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo