Foto tomada de www.france24.com/es

El 17 de enero de 2019 la Escuela de Policia General Santander vivió su momento más triste y lamentable luego que explotara dentro de sus instalaciones un carro bomba que cobró la vida de 22 estudiantes que en poco tiempo serían subintendentes de la Policia.

El presidente de la República Iván Duque dirigió unas palabras sentidas a los familiares de los uniformados muertos en este hecho, “Hoy caen del cielo estas gotas, justo cuando recordamos la vida de 22 héroes de la Patria, de 22 jóvenes que entraron a esta Escuela para formarse y servir al prójimo y servir a la Nación y a la Constitución y la ley. Hoy les rendimos un sentido homenaje porque ellos encarnaron el verdadero símbolo del emblema de esta Institución, Dios y Patria”.



Días después de los hechos sucedidos al sur de Bogotá, el grupo al margen de la ley ELN se atribuyó la autoría del atentado a través de un comunicado, “La Escuela de Cadetes de la Policía Nacional es una instalación militar, allá reciben instrucción y entrenamiento los oficiales que luego realizan inteligencia de combate, conducen operaciones militares, participan activamente en la guerra contrinsurgente y dan trato de guerra a la protesta social. Por tanto, la operación realizada contra dichas instalaciones y tropas, es lícita dentro del derecho de la guerra, no hubo ninguna víctima no combatiente”.

Para el ELN, el ataque en contra de las instalaciones de la policía, es lícito dentro del derecho a la guerra, y se llevó a cabo, en respuesta a las ofensivas militares recibidas por parte del Gobierno Nacional a sus campamentos, mientras habían acordado un cese al fuego que iba desde el 23 de diciembre de 2018 hasta el 3 de enero de 2019.

Emotivo mensaje del Papa Francisco a las víctimas del atentado en la General Santander