Haití al borde de la guerra civil. Foto: Prensa Latina

Haití es el país más pobre de América. Actualmente se enfrenta a una crisis de vandalismo y manifestaciones que ha dejado consigo muertos, heridos, presos fugados, embajadas cerradas, saqueos en el comercio, calles bloqueadas, entre otras, con el objetivo de exigir la renuncia del presidente Jovenel Moïse, defensor del neoliberalismo y con ideologías políticas de derecha.

Jovenel Moïse, llegó a la presidencia de Haití en febrero de 2017, con el 32,81% de los votos; luego se confirmó que los resultados fueron invalidados tras confirmarse irregularidades que llevó al Consejo Electoral Previsional (CEP) a ordenar nuevos comicios.

Durante sus dos años de mandato se ha desatado una serie de protestas por la crisis económica y en contra de la corrupción. En julio de 2018, debido al anuncio del alza del precio de los combustibles los haitianos manifestaron y obligaron al gobierno a revocar la medida, acciones que provocaron la renuncia del primer ministro Jack Guy Lafontant, quien fue sustituido en septiembre por Jean Henry Ceant.

Otra protesta se desencadenó exigiendo el esclarecimiento de la supuesta malversación de fondos de Petrocaribe, acuerdo por el cual Venezuela suministra petróleo en condiciones favorables a varios países caribeños, ya que tras una auditoria fueron reveladas irregularidades entre 2008 y 2016, que involucran a 15 exministros y actuales funcionarios del programa.

Haití es un país que comprende la tercera parte de la isla La Española, entre el Mar Caribe y el Atlántico Norte, y al oeste de la República Dominicana. El 12 de enero de 2010, el país caribeño fue golpeado por un terremoto de magnitud 7 en la escala de Richter. El epicentro del temblor estaba cerca de Puerto Príncipe, la capital del país, el número estimado de muertos llegó a más de 300.000 y más de un millón de personas damnificadas.

Durante la historia de ese país, tuvo intervenciones extranjeras y dictaduras: entre 1915 y 1934 Haití fue invadida por Estados Unidos quienes lograron sanear las finanzas públicas, crear un ejército, construir escuelas y carreteras. Desde la invasión, el país caribeño disfrutó de estabilidad al menos en 40 años de gobiernos civiles, que fueron interrumpidos por dos breves dictaduras dirigidas por Franck Lavaud durante unos meses de 1946 y 1950.

En 1950, Paul Eugéne Magloire, elegido por el voto popular asumió la presidencia de Haití. Durante su mandato el país tuvo su “edad de oro”, pero también gobernó con mano de hierro y callando a sus opositores, fue derrocado en 1956. Tras su caída, el país caribeño cayó en un caos institucional, con varios gobiernos provisionales y militares, hasta la elección de François Duvalier como presidente.

François Duvalier, creó una milicia popular y una policía secreta, estuvo a punto de ir a la guerra contra República Dominicana, organizó unas elecciones populares en 1961, en las cuales obtuvo 1.320.000 votos a favor de Duvalier y ninguno en contra. Fue considerado como un dictador, tras modificar la constitución se hizo elegir presidente vitalicio, su primer acto en este cargo fue desatar la masacre de las Vísperas de Jérémie, con alrededor de 600 víctimas, el Tonton Macoute, policía secreta, sometió al país a un régimen de terror hasta después de su muerte en 1971. Su sucesor fue su hijo Jean-Claude Duvalier, quien continuó su sistema dictatorial.

Finalmente, en 1986 un golpe de Estado derrocó a Duvalier, y en junio de 1988 por medio de unas elecciones, Leslie Manigat fue elegido como presidente.

Ficha de búsqueda
Haití al borde de la guerra civil
Nombre del artículo
Haití al borde de la guerra civil
Descripción
Los haitianos protestan y exigen desde el pasado 7 de febrero la renuncia del actual presidente Jovenel Moïse, convocadas por el Sector Democrático y Popular, integrado por partidos de oposición y por grupos sociales.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo