Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Las especies más amenazadas por tráfico ilegal en Colombia durante la Cuaresma

La tradición de muchos pueblos de Colombia agudiza el tráfico y comercialización de especies silvestres y maderables, durante los próximos 40 días, según Instituto Homboldt.

La cuaresma que comienza hoy miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo es un espacio litúrgico de reflexión, conversación espiritual y lastimosamente, también, un tiempo desaforado de tráfico y comercialización de especies que se encuentran en el Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)

Decenas de personas aparecen en la vía que comunica a Valledupar con Codazzi  para vender su mecato a los productores. Se trata de un tramo de 48,2 kilómetros rodeado por los árboles espinoso del bosque seco tropical, según un comunicado de prensa del Instituto Humboldt.

- Patrocinado -

Los venderos se instalan con sus neveras de icopor a vender arepa de huevo, carimañolas, bollo limpio, gaseosas y botellas con agua para calmar el hambre y la sed. Pero los vendedores también ofrecen piezas de algunas de las especies de la fauna más representativas del Caribe Colombiano.

La comercialización de iguanas y tortugas es alarmante durante los primeros meses del año, justo antes de la celebración de Semana Santa. Como la tradición católica prohíbe a sus feligreses el consumo de carne roja, la población ve en estos reptiles una opción diferente al pollo y al pescado.

“La Semana Santa en Colombia es una época crítica para muchas especies de fauna silvestre, en especial reptiles como iguana verde, tortuga hicotea, tortuga morrocoy y babilla. Todo debido al alto consumo de su carne y huevos”, dijo María Piedad Baptiste, investigadora del programa de biología de la conservación y uso de la biodiversidad del Instituto Humboldt.

Según Baptiste, tres de estos reptiles lideran el ranking de las diez especies silvestres más traficadas en Colombia: Tortuga hicotea, tortuga morrocoy e iguana verde. Seguidas está el periquito bronceado, la lora común, la cotorra cheja, la ardilla, el titi gris, el mico maicero y algunas ranas.

El consumo de estas especies de reptiles es una práctica de antaño en el país, en especial en los territorios costeños, dijo Andrés Rymel Acosta, curador de la colección biológica de herpetología del Instituto Humboldt.

“El Inderena emitió el decreto 23 sobre la protección de la iguana por el alt conumo de carnes y huevos durante la Cuaresma y Semana Santa, al prohibir su caza con fines comerciales y establecer su veda entre diciembre y mayo. Las tortugas dulceacuícolas también son consumidas desde hace tiempos remotos, en especial en zonas del Bolívar, Cesar Córdoba y Sucre”, explicó Acosta.

En cuanto la flora, la especie que más ha sufrido por las tradiciones religiosas en Colombia es la palma de cera (Ceroxylin quindiuense) planta que en el mundo solo habita en zonas del Quindío, Tolima y Caldas, y que ha sido utilizada como materia prima para la elaboración del domingo de Semana Santa.

La Policía Nacional reveló en un balance que el tráfico ilegal de especies silvestres es considerado como el tercer negocio más grade y lucrativo a nivel mundial. “El tráfico genera anualmente una cifra cercana a los 17.000  millones de dólares a nivel mundial”, aseguró la Interpol.

Personas judicializadas por el tráfico de especies

En los últimos días, más de 9.000 huevos de iguana fueron decomisados en Magdalena y Bolívar, de los cuales 4.300 se hallaron en viviendas del municipio de Ciénaga y 5.000 en un bus que transitaba por Magangué.

“Por estos hechos, un fiscal les imputó los delitos de ilícito aprovechamiento de recursos renovables, en concurso con maltrato animal. Dos de los procesados recibieron medidas restrictivas de la libertad, ya que habían sido capturados anteriormente por conductas similares”: informó la Fiscalía.

Esta venta, catalogada como ilegal por la normatividad ambiental y que puede arrojar penas de hasta 108 meses de cárcel y multas 35.000 salarios mínimos.

Durante 2019, fueron impuestos 51.753 comparendos a conductores que hacían uso de sus vehículos particulares para transportar personas, a través de plataformas como Uber. En promedio, 4312 fueron multadas al mes.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes