Por: Andrea Bohórquez y Laura Londoño

Al hablar con Luz Marina Becerra y Ginni Montaño, integrantes de los colectivos LA COMADRE (Coordinadora de Mujeres Afrocolombianas Desplazadas en Resistencia) y AFRODES (Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados por la Violencia y otros Hechos Victimizantes), se percibe la enorme fuerza espiritual de un pacífico que resiste. Un territorio golpeado por la violencia, el abandono del estado, la corrupción y el conflicto armado que pervive; y que pese a ello se abre paso desde la resiliencia, la fuerza de sus mujeres y el ahínco por construir un territorio en paz. 

Feliz Navidad y venturoso 2020 les desea UNIMINUTO Radio

Es por ello, que el desconocimiento y la escasa visibilidad que tienen en las grandes ciudades del país, las problemáticas de las comunidades afrodescendientes; se convierten en un escenario idóneo para la impunidad, la revictimización y el incumplimiento de las múltiples conquistas jurídicas que se han logrado en materia de derechos de mujeres campesinas, negras e indígenas. 

Prueba de lo anterior, fueron las declaraciones de Luz Marina Becerra el pasado jueves 24 de octubre, durante nuestra emisión habitual de Voces en Movimiento, en donde hablamos sobre los procesos de resistencia de mujeres negras en el marco del conflicto armado. “Los derechos de las mujeres afrodescendientes se volvieron un tema de moda”, y es que así como el medio ambiente, los derechos humanos y los temas de género forman parte de la nueva ola de temas de interés de los grandes medios de comunicación; esta viralización de lo “social”, también le está pasando la factura a la consolidación de procesos colectivos de base comunitaria. 

El sexismo, el clasismo y el racismo, se han configurado de modos distintos contra las mujeres en marco del conflicto armado, sin que sus voces sean escuchadas, a través de escenarios como los medios masivos de comunicación, en donde esta discusión se ha visto invisibilizada por completo. Sólo hasta el último año, la violencia contra las comunidades afro en el país ha tomado la importancia que merece, reconociendo el relato de las mujeres negras como víctimas diferenciales de violencia en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Del total víctimas del conflicto armado en Colombia: 550.354 corresponden a mujeres negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras.

Muchas de estas mujeres víctimas del conflicto armado, se han organizado para resistir a la violencia, así como lo vienen haciendo las integrantes de LA COMADRE a través de una obra de teatro que lleva el mismo nombre de su coordinadora. Desde este espacio de enunciación y utilizando el arte como un arma de pedagogía, éstas mujeres llevan sus experiencias de violencias, asesinatos, desplazamientos, abusos contra sus cuerpos y sus experiencias vividas en el marco del conflicto, a un dramatizado protagonizado por ellas mismas, que pone en conocimiento sus apuestas para la construcción de país. A pesar de todo el entramado de violencia, ellas le siguen apostando a la paz desde sus perspectivas comunitarias y prácticas culturales, que les permita gozar plenamente de sus derechos como mujeres afrocolombianas. 

Te invitamos a escuchar el programa de Voces en Movimiento, realizado por el eje de género y diversidad sexual:

Las mujeres afro quieren trenzar la paz desde sus territorios: “Dejando mi vida atrás y también la mis ancestros, pero lo que no me quitaron fueron todos mis saberes. Por culpa de la violencia abandoné mis raíces, dejé mis padres y hermanos sin saber de su suerte, y me vine a Bogotá desconociendo a qué me enfrentaba. Nosotras las mujeres le pedimos al Gobierno, que en el Plan de Desarrollo tengan en cuenta nuestras propuestas como mujeres desplazadas víctimas de violencia. Con nuestros saberes ancestrales y muchos recuerdos de la tierra. Cada región tiene un saber, para aprender y mantener. Somos mujeres valiosas, mujeres afrodescendientes. Que a pesar de tanto maltrato no bajamos la cabeza.