Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

“Para acabar la corrupción”

Corrupción, es una de los términos más usados en Colombia durante las semanas más recientes.

Una vez las Farc dejaron de ocupar las primeras páginas de los medios masivos, como una epidemia que pareciera interminable se empezó a denunciar la corrupción en ámbitos que ya alcanzan hasta a la campaña presidencial de 2014.

- Patrocinado -


Y, sobre este tema, también compartimos en el programa de la mañana, En medio del trancón, la opinión de Santiago Montenegro, publicada el 6 de febrero en El Espectador, bajo el título de, Para acabar la corrupción. 

Para contextualizar la columna, recordamos que Montenegro se considera un “economista clásico”, Estudio esa disciplina en la Universidad de Los Andes, y alcanzó la decanatura de la facultad. Tiene maestía en London School of Economics y un doctorado en la Universidad de Oxford. Es autor de varios libros, trabajó con el Banco Mundial, fue asesor del ministro de hacienda Guillermo Perry en el gobierno de Samper, pero se retiró en la crisis de proceso 8000.

Se desempeñó también con director del Departamento Nacional de Planeación, y actualmente es presidente de Asofondos, perfil que lo ubica dentro del ejercicio de la economía, dentro del ámbito de lo público, siendo clara su posición “clásica”.

En la columna Montenegro cita al profesor Mancur Olson, quien afirma que “la causa central del subdesarrollo es la bajísima capacidad de los países para administrar y gesionar organizaciones en gran escala. Porque, en esos países, factores como el bajo ingreso per cápita y el reducido tamaño del mercado, la bajísima productividad y la informalidad, la precariedad y los pésimos sistema de comunicaciones en espacios gigantescos y con geografías complejas, o culturas que priman las lealtades al grupo familiar, entre otras razones, hacen que el tamaño óptimo de las organizaciones sea muy pequeño, quizás. de unas pocas decenas de personas. Como contraste, los gobiernos son, por definición, muy grandes, hasta de centenares de miles de personas”.

Premisa interesante, si. Pero más aún lo es que “necesitamos es la voluntad política de un alcalde, un gobernador o de los candidatos a las próximas elecciones para adecuar la administración pública de Colombia al siglo XXI”, afirmó Montenegro en su columna.

El audio de la conversación en el espacio de opinión:

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes