En el periódico El Heraldo publicó una nueva columna del periodista Javier Darío Restepo, quien en esta ocasión se refirió a los imaginarios de derrota, con ocasión de las pasadas elecciones presidenciales.

Para dar contexto desde la rica y amplia experiencia del autor de la columna, vale resaltar ahora que su trayectoria supera los 53 años, en los que ha ejercido su pasión, el periodismo, en El Tiempo, El Espectador, El Colombiano y El Heraldo. Fue Defensor del Lector El Tiempo y El Colombiano.



También ejerce como Maestro de la Fundación Nuevo Periodismo  en los últimos 21 años. Dirige la revista Vida Nueva Colombia. Merecedor del Premio Nacional de Cultura de la Universidad de Antioquia. Premio Simón Bolívar a la vida y obra. Premio a La Excelencia Periodística, Gabriel García Márquez, de la FNPI. 2014. Doctor Honoris causa, de la Universidad San Andrés de La Paz, Bolivia. 2015.

Con esta muy poco despreciable trayectoria, Restrepo escribió la columna titulada “¿Ocho millones derrotados?, en la cual se leen apartes como:

Fue uno de los problemas que tuvo que afrontar el sistema electoral en sus orígenes: ¿qué hacer con los derrotados en las urnas?

Y continúa:

Ernest Barker resumió los hallazgos de esa búsqueda cuando escribió a mediados del siglo pasado que “la base y la esencia de toda democracia está en gobernar discutiendo”. O sea que no es de demócratas aceptar gobernantes que tienen en cuenta solo a su partido y a los que están de acuerdo. Los derrotados no pueden ser un cuerpo muerto, son la contraparte en esa discusión permanente que es un gobierno demócrata, que es gobierno de opinión, no de decisiones dogmáticas e inapelables. Infiere Sartori que “convenir sobre el disentimiento es la levadura que anima las democracias”.

El diálogo sostenido en Aquí y Ahora, es el siguiente:

Nota del editor: Artículo publicado por primera vez el 27 de junio de 2018.