La opción, conocida como Brexit “duro”, fue sometida a debate y votación este miércoles, un día después de que los legisladores hubieran rechazado por segunda vez el acuerdo negociado por la primera ministra Theresa May para la salida de Reino Unido de la UE, prevista para el 29 de marzo.

La posibilidad de esta salida sin negociación fue rechazada en una votación que se saldó con 312 votos a favor y 308 votos en contra.

Según la BBC la votación no es legalmente vinculante y no impide la salida de Reino Unido de la UE de forma definitiva. En cambio, abre la posibilidad para que mañana los legisladores voten a favor de solicitar a Bruselas una extensión del periodo de negociaciones.

Si esa moción es aprobada -y luego obtiene el visto bueno de los Estados miembro de la UE- significará que el Brexit ya no ocurrirá el próximo 29 de marzo, como estaba previsto originalmente.