Brayan Algeciras en encuentro de juventudes rurales en Bogotá

Por José Sánchez 

Como Priscila lo predijo hace 17 años el mejor espacio para criar a sus hijos fue Mesetas, porque ahora Brayan, el menor, es uno de los líderes más conocidos del municipio y ha transformado la forma de ver el conflicto y la ruralidad como un ejercicio político y participativo.

Brayan Algeciras

A sus 14 era un niño rural tradicional acostumbrado a recorrer las cuestas de Mesetas, escuchar el cause de los ríos y tratar de enfrentar los problemas que el nuevo siglo nos atraviesa como el matoneo escolar. Muchos se burlaban de él por su personalidad, su espontaneidad y actividades fuera de las tradiciones campesinas, pero tras una capacitación de política pública juvenil Brayan cambió el sentido de su vida y aceptó la propuesta de ingresar al colectivo Fénix, un grupo de teatro con ideas para reconstruir la identidad del municipio.

“Mesetas era un territorio de líderes no mutables antes del 2016 pero con el proceso de paz y el continuo trabajo de los colectivos culturales en el municipio, se modificaron las nociones de participación. Al ver la incidencia de estos grupos se propuso una plataforma de participación desde diferentes disciplinas y el 7 de julio del 2016 nació la plataforma juvenil que desde entonces nos ha permitido cambiar las formas de liderar proyectos en el municipio” dice Algeciras.

La plataforma juvenil es la suma de todos los colectivos artísticos y juveniles que proponen los líderes y niños desde el arte y lo social, a partir de entonces le han abierto la puerta a todo los menores para liderarlo y Brayan fue uno de los presidentes de la plataforma por un período de aproximadamente dos años.

“Uno de mis recuerdos más significativos en la plataforma fue el acto tan simbólico de entrega de armas por parte de las Farc en octubre del 2016, salimos en medios, y la fuerza pública en compañía de Naciones Unidas nos permitieron sanar los corazones de las víctimas a través de una obra de teatro, esta obra le dio vuelta al país y marcó a Mesetas como el municipio del postconflicto, el municipio que vio entregar las armas que durante años portaron las Farc”.

Educación y la ruralidad para un niño de 16 años

“En septiembre del 2017 me postulé para una cubre de líderes por la educación, al principio no esperaba nada, al final, me resigné hasta que recibí un correo para ir a Guapi, Cauca y hacer parte de los panelistas para hablar sobre temas de educación a nivel nacional. En adelante me enfrenté ante varios encuentros de juventudes rurales y colaboraciones con la alcaldía y la gobernación”

Hoy en día Brayan es personero de una institución del municipio y cursa un diplomado de periodismo. A lo largo de Mesetas se sabe la promesa política y participativa de Algeciras, un líder que se enfrenta ante los problemas del territorio y tiene muy claro que ser joven rural es una experiencia diferente y a lo lejos de la capital hace el llamado:

“No todo lo que dicen es verdad, los medios deben acercarse a los pueblos y preguntar directamente, que nos miren a los jóvenes y líderes, no solamente los jóvenes de las ciudades toman decisiones, nosotros podemos tener voz, voto e incidencia, la problemática es falta inclusión, drogadicción, hemos subastado los pueblo, regalado recursos y los del poder han tomado todo por cambiarnos, tenemos una buena democracia pero la corrupción ha acabado con ella”.