Tomada de: shorturl.at/JKSU6

Cada vez es más importante para las personas conocer y entender su mundo emocional, como un conjunto de experiencias diarias que no se van y que es necesario aprender a manejar. Luchy (Lucila Mejía Londoño), experta e investigadora en emociones, ha desarrollado varios conceptos alrededor del tema, los cuales ha plasmado en sus dos libros: Emociones, un mundo desconocido Hacia la transformación y Descubre el poder de tus emociones, emociones de la A a la Z, que será lanzado oficialmente en la próxima Feria del Libro de Bogotá.

En este nuevo trabajo, la psicóloga y coach, explica que los seres humanos son capaces de sentir hasta 173 emociones en un solo día, sin embargo, lo más importante es entenderlas y poder regularlas, ya que, por sí misma, ninguna es buena o mala, todas tienen luces y sombras y están ahí para cuidarnos, principalmente.



La autora, que es la primera mujer en Colombia que trata a fondo todo el mundo de las emociones, señaló que en el mundo de la psicología muy poco se habla de ellas, ya que en las facultades se han convertido en un tabú, que hay que ir eliminando, pues muchas veces se asocian las emociones con “enfermedades” o cierta condición limitante para el ser humano. Por esta razón, Luchy se ha dedicado a estudiarlas y conocerlas, debido a la importancia que tienen en la cotidianidad de la gente y a la necesidad de encontrar respuestas de las emociones.

Hay que precisar que las emociones no están en el corazón, sino que están ubicadas en la parte límbica del cerebro, el cual ocupa 50% del total de este importante órgano. En el mismo sentido se debe precisar que son nuestro motor, las que nos impulsan a movernos, de una u otra manera, por lo que es cada vez más importante reconocerlas y volverlas una conversación con nuestro entorno.

Dentro del mundo empresarial, reseña Luchy, muchas organizaciones se han dado cuenta de la necesidad de que sus líderes sean cada vez más asertivos emocionalmente, aunque aún la mayoría prioriza los resultados financieros, aunque esta situación, con el tiempo, se va a volver insostenible. De igual manera, los empleados cada vez valoran más los espacios laborales en donde hay bienestar y líderes capacitados. “La asertividad emocional genera un plus o un valor agregado a las organizaciones, ya que quienes tienen esta habilidad son más productivas y generan un mejor clima organizacional, lo que va a redundar en retener el talento y propiciar un ambiente generativo para la innovación y el autodesarrollo”, explicó la autora.

Algunos de los beneficios de trabajar la asertividad emocional en el mundo corporativo es que permite contar con líderes emocionalmente asertivos y eso genera un clima de confianza general en la empresa. Además, existe una mayor facilidad de comunicación y el personal se siente más cómodo y valorado. Por otro lado, los empleados se sienten una parte importante de la empresa: Un líder emocionalmente asertivo hace más partícipes a los colaboradores en la toma de decisiones. Cuanto mejor le vaya al empleado, mejor le irá a la empresa.

Entrevista a Luchy – Psicóloga clínica y Coach emocional

De otro lado, la motivación es una de las ganancias de la asertividad emocional. Si un colaborador está contento con su trabajo, tratará de mejorar esfuerzos para conseguir los objetivos de la empresa, lo cual mejorará la productividad. Las relaciones inter e intraempresariales mejoran sustancialmente, pues se eliminan posibles problemas que puedan surgir por la mala actitud y se potencia la capacidad de trabajo, mejorando la comunicación y el bienestar de los colaboradores, por mencionar algunas.

Además de retención del capital humano y de mejorar los procesos internos de la compañía, en el mercado bursátil y en índices especializados se valora cada vez más el ambiente laboral, como indicador de reputación.

Ha viajado por varios países de la región, como México, Perú, Guatemala o Chile, a trabajar temas de coaching, afirmando que todas las emociones son aprendibles y enseñando el concepto de maestría emocional, que se refiere a la capacidad de regular las emociones y aplicarlas en el momento indicado.