Foto: Excélsior

Según los servicios meteorológicos del país, esta sería la primera vez que se emite una alerta de tal magnitud que obedece, a las altas temperaturas registradas por estos días en Francia.

Par algunos expertos en el tema, las temperaturas registradas en ese país, han superado topes históricos, llegando a los 44 ºC, lo que ha llevado a los franceses a implementar medidas que logren mitigar los impactos de la ola de calor, que se estima alcance los 45 ºC.



La alerta roja fue emitida principalmente en los departamentos de Gard, Vaucluse, Hérault y Bouches du Rhònes y entre las principales medidas adoptadas por las autoridades francesas se encuentra, la cancelación de todas las salidas escolares, así como también las actividades programadas para los días festivos, excepto aquellas que se realicen en sitios que cuenten con refrigeración.

Ante las altas temperaturas, se ha incrementado el uso de la energía en el país galo, lo que supone un alza en los servicios pùblicos, lo que ha motivado a las autoridades locales a hacer campañas de sensibilización para el buen uso de la energía.

Pero la ola de calor no solo ha afectado a Francia. En Alemania, ante el deshielo que se ha presentado en algunas carreteras que antes permanecían congeladas, las autoridades locales optaron por reducir los niveles de velocidad. El miércoles pasado la temperatura alcanzó los 38,6 ºC.

Según un informe presentado por la Organización Metereológica Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS), han señalado que, cuando las olas de calor se presentan recién entrada la temporada de verano, suelen causar mayores muertes entre los ciudadanos, dado que los cuerpos de las personas han tenido menos tiempo para adaptar gradualmente su fisiología al calor.

Por ahora, el gobierno francés ha optado por cerrar algunas escuelas y también ha creado algunos espacios al aire libre para que las personas se puedan hidratar, teniendo en cuenta que ya se han registrado tres muertes tras la intensa ola de calor.