Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Juan, el discípulo del amor

En 2006 Benedicto XVI se ocupó de reseñar la semblanza de San Juan Apóstol y el contenido de su enseñanza; quien como dice San Jerónimo, fue el último que escribió el Evangelio, movido por los ruegos de los obispos de Asia Menor.

“Que el Señor nos ayude a entrar en la escuela de san Juan para aprender la gran lección del amor” (Benedicto XVI; audiencia 05/07/2006):

- Patrocinado -


Juan, hijo de Zebedeo y hermano de Santiago (cf. Mt 4, 21; Mc 1, 19), en hebreo significa “el Señor ha dado su gracia”. Pablo lo llama “columna” de esa comunidad (cf. Ga 2, 9). El vidente de Patmos, el vidente del Apocalipsis; “el discípulo predilecto”, según la tradición. La Iglesia oriental lo llama “el Teólogo”, “ el que es capaz de hablar de las cosas divinas en términos accesibles, desvelando un arcano acceso a Dios a través de la adhesión a Jesús”. En Oriente goza de gran admiración.

Testigo de primera mano, no de oídas: “lo que oímos, lo que vimos con nuestros ojos, y contemplamos, y palmaron nuestras manos tocantes al Verbo de la vida (1, Jn 1,1, Hch 4, 20)

Autor del cuarto Evangelio, tres cartas que llevan su nombre y del Apocalipsis que escribió cuando fue deportado “por causa de la palabra de Dios y del testimonio de Jesús”; “arrebatado en éxtasis el día del Señor” (Ap 1, 10), “tuvo visiones grandiosas y escuchó mensajes extraordinarios, que influirán en gran medida en la historia de la Iglesia y en toda la cultura cristiana” (Benedicto XVI; audiencia, 23/08/2006).

Juan, que permanece hasta que Jesucristo vuelva (Jn 21,22), anuncia como tema central el amor, que “no tiene otra medida que el no tener medida.” Dios es amor y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él (1 Jn 4, 16). “Es muy difícil encontrar textos semejantes en otras religiones. (Benedicto XVI, audiencia, 09/08/2006).

Enseña el papa Emérito que “Juan es el único autor del Nuevo Testamento que nos da una especie de definición de Dios: “Dios es Espíritu” (Jn 4, 24), “Dios es luz” (1 Jn 1, 5), Dios es amor. La primera fase del amor cristiano es el amor; la segunda, “Jesucristo, encarnado, muerto y resucitado por nosotros” y la tercera, “El amor de Jesús por nosotros ha llegado hasta el derramamiento de su sangre por nuestra salvación”.

Juan integraba el grupo restringido que acompaña a Jesús en ciertas ocasiones: (cf. Mc 1, 29, curación suegra de Pedro), (cf. Mc 5, 37, resurrección hija jefe sinagoga), (cf. Mc 9, 2, La transfiguración), (cf. Mc 13, 3, Monte de los Olivos), (cf. Mc 14, 33, Huerto Getsemaní), (cf. Lc 22,8, Prepara la sala Ultima Cena), (cf. Jn 19, 25, Junto a la Madre de Jesús) y (cf. Jn 20, 2; 21, 7, En la tumba vacía).

De él podemos “sacar una lección importante para nuestra vida: el Señor desea que cada uno de nosotros sea un discípulo que viva una amistad personal con él. Para realizar esto no basta seguirlo y escucharlo exteriormente; hay que vivir con él y como él”. (Benedicto XVI; audiencia 05/07/2006).

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes