Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

La iglesia católica y los tres arcángeles: Miguel, Gabriel y Rafael.

El Catecismo de la iglesia católica reconoce a los ángeles de Dios en los numerales 328 al 336. Conozca al arcángel que le hace la guerra al diablo, al que trae la buena nueva y el arcángel que camina con nosotros.

Miguel, hace la guerra al diablo

“Yo soy el que soy…El que es me ha enviado a vosotros” (Ex 3,14).

Miguel en hebreo significa “¿Quién como Dios?”.

- Patrocinado -

“El nombre de ángel indica su oficio, no su naturaleza, te diré que es un espíritu; si preguntas por lo que hace, te diré que es un ángel” (San Agustín (354-430).

“El que hace la guerra al diablo es Miguel- el gran Miguel” (Francisco, misa, capilla santa Marta, 29/09/2017).

En los jardines del Vaticano hay diversas obras, una la estatua de Miguel arcángel, “modelo del primado de Dios, de su trascendencia y poder. Miguel lucha por restablecer la justicia divina; defiende al pueblo de Dios de sus enemigos y sobre todo del enemigo por excelencia, el diablo. San Miguel vence porque es Dios quien actúa en èl”. (Francisco, misa, capilla santa Marta, 5/07/2013).

Algunas de las situaciones en que intervino san Miguel las trae la Sagrada Escritura:

“Cuando el arcángel Miguel, disputando con el diablo, altercaba sobre el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir contra él sentencia de maldición, sino que le dijo, solamente: Reprímete el Señor” (Jud,9).

En la ayuda del profeta Daniel, a causa de las oraciones, vino Miguel, enviado por Dios. (Dn 10,13).

La Sagrada Escritura, sin mencionar el nombre del ángel interventor, narra de la protección a Lot (Gn 19); la salvación a Agar y a su hijo (Gn 21, 17); detienen la mano de Abrahán (Gn 22,11); conducen el pueblo de Dios (Ex 23, 20-23); asisten a los profetas ( 1 R 19,5); solo para mencionar algunos ejemplos.

De acuerdo al Apocalipsis (8,2), siete ángeles son “los que están delante de Dios”; corroborado por Tb 12,15; los tres ángeles custodios; Uriel, Barachiel, Jehudiek y Saeltiel, relacionados en el libro apócrifo de Enoc, el cuarto libro de Esdras y en la literatura rabínica.

“El Gran Acusador, trata de desvelar los pecados, que se vean, para escandalizar al pueblo” (Francisco, misa, capilla santa Marta 12/09/2018).

“Se trabó una batalla grande en el cielo: Miguel y sus ángeles peleaban contra el dragón..” (Ap 12,7).

Seguramente tenía muy presente esa escena el papa León XIII, dijo san Juan Pablo II, en el Ángelus del 24 de abril de 1994, cuando, al final del siglo pasado, introdujo en toda la iglesia una oración especial a san Miguel, e “invito a todos a no olvidarla, a rezarla para obtener ayuda en la batalla contra las fuerzas de las tinieblas y contra el espíritu de este mundo”; “oración antigua pero tan hermosa” (Misa, capilla santa Marta 29/09/2014).

“San Miguel Arcángel,

defiéndenos en la lucha.

Se nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.

Que Dios manifieste sobre el su poder,

es nuestra humilde súplica.

Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial,

con el poder que Dios te ha conferido,

arroja al infierno a Satanás ,

y a los demás espíritus malignos

que vagan por el mundo para la perdición

de las almas.

Amen”.

Gabriel, trae la buena nueva

“El segundo arcángel, Gabriel, es el que lleva las buenas nuevas, el que llevó la noticias a María, a Zacarías, a José. Gabriel, por lo tanto, llevas las buenas nuevas y la buena nueva de la salvación. También èl està con nosotros y nos ayuda en el camino. Sobre todo, cuando, y sucede tantas veces, nosotros con tantas noticias malas, o tantas noticias que no tienen sustancia, olvidamos la buena nueva, aquella del Evangelio de Dios… Y es precisamente Gabriel quien nos recuerda esto…Algo que llama la atención desde el inicio es que los ángeles y nosotros tengamos la misma vocación: cooperar en el plan de salvación de Dios, somos, por decirlo así, hermanos en la vocación. (Francisco, misa, santa Marta, 29/09/2017).

“Toda la vida de la historia de la Iglesia se beneficia de la ayuda misteriosa y poderosa de los ángeles” ( Catecismo, 334):

“La ley es comunicada por su ministerio. Vosotros que recibisteis la Ley por ministerio de ángeles, y no la habéis guardado: (Hc 7,53).

Anuncian nacimientos ( Jc 13) y vocaciones ( Jc 6,11-24; Is 6,6).

Gabriel explicó una visión al profeta Daniel y le anunció lo que sucederá (Dn 8,15); le asistió “para que se fortificase y corroborase”, y le comunicó “la verdad” (11,1,2).

Con la mejor noticia, el nacimiento de Jesús; Gabriel y todos los ángeles son de Cristo, porque “Cristo es el centro del mundo de los ángeles. Los ángeles le pertenecen: “Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles… (Mt 25,31). Le pertenecen porque fueron creados por y para El: “Porque en el fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades; todo fue creado por El y para El (Col 1,16). Le pertenecen más aún porque los ha hecho mensajeros de su designio de salvación: “¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación?” (Hb 1,14) (Catecismo iglesia católica, 331).

“En tanto que criaturas puramente espirituales, tienen inteligencia y voluntad: son criaturas personales (Pio XII, Encíclica Humani generis, DS 3891). Superan en perfección a todas las criaturas visibles”.

El Catecismo de la iglesia católica, enseña que la existencia de seres espirituales, no corporales, que se llama habitualmente ángel, es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición. (328).

También, los ángeles son “agentes de sus órdenes, atentos a la voz de su palabra (Sal 102.20).

“…el Señor ha confiado a los ángeles la tarea de defender al hombre. Y es precisamente el papel de Miguel, Gabriel y Rafael. Satanás siempre busca destruir al hombre…Ante esta obra de Satanás “los ángeles nos defienden”. “Es por eso que la iglesia honra a los ángeles, porque son ellos los que están en la gloria de Dios. Cuando no pueden destruir al Verbo hecho carne, buscan destruir a su pueblo; y cuando no pueden destruir al pueblo de Dios, inventan explicaciones humanísticas.” (Francisco, misa, capilla santa Marta, 29/09/2014).

Rafael, camina con nosotros

“Y después está el tercer arcángel, Rafael, el que nos ayuda en el camino, nos toma de la mano y camina con nosotros, nos ayuda en tantas cosas que suceden en el camino. (Francisco, Misa, capilla, santa Marta, 29/09/2017).

El magisterio de la iglesia católica, la Biblia, y el Catecismo, enseñan que los ángeles ayudan a Jesús en su camino, y a nosotros, desde el nacimiento hasta la muerte:

“Mirad no desprecies a uno de estos pequeños: pues aseguro que sus ángeles ven continuamente el rostro de mi Padre, que está en los cielos, (Mt 18,10).

“Pero murió el pobre (Lázaro), y los ángeles lo llevaron al seno de Abraham (Lc 16,22).

Cierran el paraíso terrenal: “Y desterrado Adán, colocó Dios delante del paraíso de delicias un querubín con espada de fuego, el cual andaba alrededor para guardar el camino que conducía al árbol de la vida” (cf. Gn 3,24).

A no equivocarse, ayudó el ángel, a Balaam: “Enojose después Dios, y el ángel del Señor se atravesó en el camino delante de Balaam. La burra viendo el ángel y parado en el camino con la espada desenvainada, desviose a un lado “(Nm 22,22,23; 2 P 2,15,16)

“En el camino y en las pruebas de la vida no estamos solos; estamos acompañados, sustentados por los ángeles de Dios, que ofrecen, por decirlo así, sus alas para ayudarnos a superar tantos peligros; nos ayuda a no errar en el camino (Francisco, misa, santa Marta, 05/07/2013;2/10/2014).

“De la Encarnación a la Ascensión, la vida del Verbo encarnado está rodeada de la adoración y del servicio de los ángeles” (Catecismo, 333).

Cuando Dios introduce a su Primogénito en el mundo, dice: “adórenle todos los ángeles de Dios” (Hb 1,6). Protegen la infancia de Jesús (Mt 1,20; 2,13,19); le sirven en el desierto (Mc 1,12, Mt 4,11); lo reconfortan en la agonía (Lc 22,43); cuando Él podría haber sido salvado por ellos de la mano de sus enemigos (Mt 26,53), como en otro tiempo Israel (2 M 10,29-30; 11,8).

Su cántico de alabanza en el nacimiento de Cristo no ha cesado de resonar en la alabanza de la Iglesia: “Gloria a Dios…” (Lc 2,14)

“…el Señor ha confiado a los ángeles la tarea de defender al hombre. Y es precisamente el papel de Miguel, Gabriel y Rafael. Satanás siempre busca destruir al hombre” …Ante esta obra de Satanás “los ángeles nos defienden. Es por eso que la iglesia honra a los ángeles, porque son ellos los que están en la gloria de

Dios. Cuando no pueden destruir al Verbo hecho carne, buscan destruir a su pueblo; y cuando no pueden destruir al pueblo de Dios, inventan explicaciones humanísticas (Francisco, Misa, capilla santa Marta, 29/09/2014).

“A Rafael le debemos pedir: por favor, que nosotros no seamos seducidos para dar el paso equivocado, equivocado de camino; guíanos por el buen camino. Tu eres el compañero de camino, como fuiste el compañero de camino de Tobías”. (Francisco, misa, capilla santa Marta, 29/09/2017).

En fin, la vida humana está rodeada de su custodia (Sal 34,6; 91,10-13) y de su intercesión (Jb 33,23-24; Za 1,12; Tb 12,12).

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes