Por el contrario, es una “realidad”, señaló el papa Francisco, y es ratificado por la Palabra: Yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado (Éxodo 23,20).

Como dice un teólogo, desde la era cristiana la humanidad ha querido “desembarazarse” de los ángeles; refiriéndose a saduceos, materialistas y racionalistas.

Solo a tres de los ángeles la Biblia llama por su propio nombre:

“Miguel —el gran Miguel— el que hace la guerra al diablo”; Gabriel, el que lleva las buenas nuevas, el que llevó la noticia a María, a Zacarías, a José y Rafael, el que “nos ayuda en el camino, el que camina con nosotros”, dijo el Pontífice.

El arcángel Miguel, explica Benedicto XVI, desempeña dos funciones: Defiende la causa de la unicidad de Dios contra la presunción del dragón, y funge como protector del pueblo de Dios (Dn 10, 21; 12, 1). A Miguel se le encuentra en Daniel, carta de Judas Tadeo y el Apocalipsis.

Gabriel es el mensajero de la encarnación de Dios. Llama a la puerta de María.

Rafael, a la manera de la orden principal de anunciar el Evangelio que dio Jesús a sus discípulos, tiene la misión de curar. “Este hombre herido, necesitado de curación, somos todos nosotros”, indicó Benedicto XVI.

“Pero, ¿qué es un ángel?”, indagó el papa alemán en la homilía del 29 de septiembre de 2007. Para el cardenal Ratzinger, la Sagrada Escritura y la tradición de la Iglesia nos hacen descubrir en ellos dos aspectos: el ángel es una criatura que está en la presencia de Dios, y por ello pueden estar también muy cerca del hombre.

San Juan Pablo II, en la catequesis del 30 de julio de 1986, dejó enseñado que “Los ángeles, criaturas espirituales, tienen función de mediación y de ministerio en las relaciones entre Dios y los hombre””. 

La manera de comportarnos con ángeles las señaló el papa Francisco en la misa del 2 de octubre de 2014 en la capilla de Santa Marta: “Respeta su presencia, escucha su voz y no te rebeles”.

Este compañero de nuestro de viaje, como lo llama Francisco, todos lo tenemos. “Pero, esto no está bien… esto… debería hacer así… ¡ten cuidado!“; es la voz del ángel de cada uno.

¿Y si no lo escuchamos?, y le decimos “¡Bah desaparece!”. Pero “poner de patitas en la calle al compañero de camino es peligroso, porque ningún hombre, ninguna mujer puede aconsejarse a sí mismo: yo puedo aconsejar a otro, pero no aconsejarme a mí mismo”, recordó Francisco.

Siete son las preguntas que el papa Francisco sugiere nos formulemos respecto de la relación con el ángel de cada uno:

“¿Lo escucho?

¿Hablo con él?

¿Está a mi lado?

¿Le pido consejo?

¿Le doy los buenos días en la mañana?

¿Le digo que me proteja durante el sueño?

¿Cómo es mi relación con mi ángel custodio? “

Refiriéndose a esos seres, el papa dijo que podemos estar “seguros que él nos llevará al final de nuestra vida con sus consejos”.

*Siga y conozca más en la cuenta de Twitter: @luforero4

Ficha de búsqueda
La doctrina de los ángeles no es fantasía: 7 preguntas sobre la relación con el ángel cada uno
Nombre del artículo
La doctrina de los ángeles no es fantasía: 7 preguntas sobre la relación con el ángel cada uno
Descripción
Siete son las preguntas que el papa Francisco sugiere nos formulemos respecto de la relación con el ángel de cada uno.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo