Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Personajes de cuarentena: L@s vigilantes

UNIMINUTO radio habló con Alfonso Suarez, un vigilante que labora actualmente bajo la pandemia del COVID-19, nos comentó como ha cambiado su vida a raíz de la emergencia sanitaria.

La pandemia del COVID-19 ha cambiado por completo la vida de las personas en todo el mundo, en el sentido económico, laboral, social y emocional. Un suceso que nadie se imaginaba que llegaría a las dimensiones en las que estamos actualmente, y para combatir este virus, tuvimos que cambiar drasticamente nuestro hábitos por salvaguardar la vida de nosotros y la de los demás, pero a pesar de la coyuntura actual el sistema económico permanece latente y vigente, es decir los pagos y deudas siguen y no paran a pesar de la pandemia, por lo cual las personas tienen que seguir laborando para poder subsistir y más en esta situación.

Durante esta pandemia hemos escuchado varias veces las palabras “Quédate” o “Permanece” en casa y si vemos, los primeros días de cuarentena las personas cumplieron con quedarse en sus hogares, pero al transcurrir del tiempo la gente ha tenido que reinventar sus negocios o puestos de trabajo, para así seguir manteniendo su familia y lugar de residencia, además se suma otro factor y es que el hambre tampoco da espera.

- Patrocinado -


Alfonso Suarez es uno de los miles de colombianos que están trabajando bajo la actual situación sanitaria; es un señor de 63 años y trabaja como vigilante en un conjunto residencial en el municipio de Madrid, Cundinamarca, lleva trabajando allí desde hace un año. La primera impresión demuestra ser una persona seria y de pocas palabras, pero entre más uno entabla conversación con él, da detalles sobre su trabajo y como le ha cambiado su vida y la de su familia por el COVID-19, eso sí, para continuar el diálogo que quiero sostener con él me pide mantener distancia para poder conversar a pesar de tener el tapabocas.

Comenta que ha sacado a su familia adelante trabajando como celador y trabajando en construcciones cuando era más joven. Nunca terminó el bachillerato, solamente hizo hasta el grado sexto, es casado, vive en el mismo municipio donde labora y tiene dos hijos mayores que trabajaban en las floras de los municipios de Rosal y Subachoque, pero por cuestiones de la pandemia, fueron despedidos de sus trabajos y ahora su familia depende exclusivamente de él.

“Estos tres meses han sido muy duros para mi y mi familia, mis hijos tenían sus puestos fijos en la flora, llevaban dos años trabajando allí con unas buenas garantías laborales, pero ahora están sin nada, se mantienen con ciertos ahorros que tienen, ahora yo soy el que estoy reventando los gastos en la casa” , su tono de voz cambia cuando se refiere a esto, se puede notar que le afecta hablar sobre el tema. Agrega que sus ingresos no son muchos para los gastos y mantenimiento de su hogar, entre él y sus hijos distribuían los gastos.

Por otra parte, comenta que en el mes de abril estuvo a punto de ser despedido por la empresa para la que trabaja, porque los propietarios del conjunto no habían pagado el costo de la administración y es que él es uno de los que más gana entre sus compañeros, por su antigüedad en la empresa, tal es la razón que querían sacarlo y dejar a los otros, quienes cobran menos sueldo. Sin embargo, a pesar de estas circunstancias dice que él es una persona muy creyente de la virgen María, carga una estampilla con la imagen de ella (me la muestra) y dice que cada vez que entra a trabajar, le agradece porque tiene trabajo y aunque su sueldo no sea el que él quisiera, aún así agradece.

Respecto a la actual situación, dice que ha rezado para que esto acabe pronto y las personas vuelvan a sus lugares de trabajo, sabe de compañeros y conocidos en el mismo mundo laboral que los han despedido y viven una dura situación.

“La empresa que yo trabajo también ha sufrido con esto por la cantidad de cancelación de trabajos en centros comerciales y bodegas industriales, muchos de mis conocidos fueron sacados y nosotros los que trabajamos en conjuntos residenciales fuimos los que quedamos vigentes (…) esperemos que se reactiven los centros comerciales y parques industriales para que ellos vuelvan, necesitan su trabajo”

Manteniendo la conversación sobre las condiciones laborales, asegura que la empresa solo ha estado pendiente en el ingreso y cumplimiento de sus turnos en algunos días desde la mañana hasta la noche y otros viceversa, además expresa que los elementos de sanidad como el tapabocas y desinfectante corrieron por su cuenta, no esta satisfecho del todo en el lugar que trabaja, pero que lo hace por el sueldo y así sobrevivir.

Frente al virus dice que permanentemente lava sus manos y mantiene su tapabocas en todo momento, además dice ayudar a los residente del conjunto recordándoles desinfectar sus manos en la puerta del conjunto así sea la hora en la que trabaja. Finalmente dice y cree que a final de año esta situación sanitaria se va revertir a como era antes y solo espera a que sus hijos retornen a sus lugares de trabajo en diciembre.

La historia de Alfonso Suarez es la representación de millones de colombianos que laboran en este sector y es una de esas labores que no se destacan o pasan desapercibido entre la sociedad, pero ante la pandemia se ha podido visibilizar que es una profesión esencial y la cual depende muchas personas en el país.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Fracking, entre el desarrollo económico del país y el cuidado al medio ambiente

Por: Maria Fernanda Castillo Esta práctica es un tema de discusión para el país, si se tiene en cuenta que...

Brasil suma 1.800 muertos por covid-19 en un día y supera los 353.000

Brasil sumó el lunes más de 1.800 fallecidos por covid-19, por lo que la cifra de muertes por esta enfermedad en el país ya supera las 353.000, según los datos del Ministerio de Salud.

El día que Felipe de Edimburgo visitó la Catedral de Sal de Zipaquirá

En 1962 visitó a Colombia donde fue recibido con todos los honores y recibió un título que le acompañó hasta el día de su deceso.

Noticias recientes