Fotografía tomada de: www.abc.es familia, padre, hijos

Las nuevas generaciones cuentan con un mundo lleno de oportunidades y herramientas que les permiten aprender sobre cualquier tema y descubrir espacios que para otras generaciones era difícil acceder.

La adolescencia es la cuarta etapa del ser humano, a la que una gran parte de los niños y niñas entran viendo las cosas a blanco y negro, es decir, bueno o malo, hermoso o terrible, etc., y es en esa nueva etapa que los recibe donde se experimentan cambios sustanciales y que involucran varios factores como sexo y cultura, entre otros.

- Estudia en UNIMINUTO, hay plazo hasta el 31 de enero de 2020 -

Paula Andrea Ortiz, Sara Niño y Santiago Hurtado son adolescentes que relataron aspectos sobre su vida en los micrófonos de Hora Ciudad, como sus planes a futuro y el cómo persiguen sus sueños. Asimismo se cuestionaron a los adolescentes sobre sus opiniones respecto a temas como la educación y la importancia de fomentar espacios de aprendizaje en donde se refuerce la parte crítica y argumentativa de cada estudiante, para ir construyendo criterio y posturas frente a temas álgidos en la sociedad que comprometen a todos sus miembros.

La comunicación es otro factor importante en todos los ámbitos de la vida diaria, y ante esto Santiago Hurtado comentó cómo el dialogo entre profesor y estudiante se puede ver afectado por barreras, como la postura del docente o el qué dirán los compañeros por preguntas realizadas sobre contenidos de la clase, por eso se llegan a cohibir y esto hace que se queden con las duda, lo que no contribuye a generar un espíritu crítico, sino que priva a la persona de otras posibilidades.

En este sentido, es preciso resaltar que la voz de los jóvenes debe ser tenida en cuenta para aprender de ellos y encontrar espacios de reflexión que permitan una mediación oportuna ante sus dudas, sueños y temores, en una sociedad que se ve influenciada por la globalización y por el qué dirán si no se siguen algunos estereotipos establecidos.

Redactado por: Juan Gabriel Quevedo