Las banderas lucen imponentes cuando ondean con libertad muy cerca de los cielos o detrás de un podio con el reconocimiento deportivo a algún compatriota. También lucen tristes y pálidas luego de estar guardadas por tiempos indeterminados junto el polvo y polilla. Muchos de nosotros, poca atención prestamos a este elemento que significa unión de territorios, y que, junto con escudo e himno nacional, tiene la categoría de símbolo patrio.

“Son un elemento de comunicación, de identificación de un grupo. El factor más importante para que perduren es que sean aceptadas por las personas a las que representan; si no hay identificación, es absurdo que existan”, dice Tomás Rodríguez Peñas, actual tesorero de la Sociedad Española de Vexilología (SEV).

Y si, aunque se lea hilarante, las banderas tienen seguidores por todo el mundo, cuentan con gremios que se reúnen periódicamente en congresos mundiales. Es más, las banderas tienen su propia ciencia de estudio, se trata de la Vexilología. El término proviene de la unión de dos palabras, vexillum, que en latín significa bandera; y logos, que en griego significa conocimiento. La palabra se leyó por primera vez en 1958 cuando el doctor Whitney Smith, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Boston, habló en un artículo sobre las banderas del mundo árabe. Más tarde, él fundó el Flag Research Center, que bien podría ser el primer centro de estudio de banderas del mundo.

AutopautaInscríbete en Expolaboral

¿Para qué investigar banderas?

No es un tema de menor relevancia, ni por tiempo y ni por aceptación social. Las banderas nos pueden revelar qué tipo de sociedad fuimos y cómo resolvimos los retos de esas épocas. Por ejemplo, los vexiólogos confirmaron que la primera huella de lo que pudo ser una bandera se localizó en Irán, territorio antiguo de Babilonia. Se trata de una pieza de metal que habría sido labrada 5 mil años atrás. Otras muestras de restos de estandartes están en el Museo del Cairo. Allí se encuentra una piedra tallada del 3400 antes de Cristo y que habría pertenecido al rey egipcio Narmer.

La Paleta del rey Narmer es uno de los testimonios más antiguos e importantes del Período Predinástico del Antiguo Egipto. de forma casi triangular, de 64 x 42 cm, y está fechada alrededor del año 3000 a. C. Fue hallada en 1898 entre las reliquias del templo de Horus en Hierakonpolis, en las proximidades de Edfu, y actualmente se conserva en el Museo Egipcio de El Cairo.

Por supuesto, la primeras banderas no eran como las de hoy. Las de antes eran largos palos de madera o metal pintados y adornados en el extremo superior con pieles, huesos, dientes de humanos, animales y piedras preciosas. Y las de nuestro tiempo tienen su origen en China. Allí se descubrió la seda hace 3000 años y desde entonces es el material preferido para su confección. Después, los chinos transmitieron su conocimiento a los mongoles, quienes en sus viajes usaron las insignias como elementos de comunicación. Luego los romanos copiaron esa forma y así entró la bandera a Europa.

Cuentan los historiadores que en la Edad Media, específicamente en el siglo XI, las banderas se utilizaron para representar la fuerza y dominio de los reinos. Así, poco a poco, reyes en tierra y mar las usaron como distinción de posesión de tierras y barcos, y los mares se llenaron de navíos que utilizaban colores y símbolos para representar ideologías.

Los vexiólogos dicen que hacia 1870 aparecen las primeras insignias nacionales, y en esa década se asienta el origen de nuestra bandera, la de Colombia.

La ‘tricolor’ podría venir  de Rusia

No cabe duda de que las banderas son símbolos que buscan la transmisión de valores para crear identidades colectivas. Y en esa búsqueda hay propósitos y coincidencias geográficas, pero también luchas comunes entre países. Por eso, las insignias de Ecuador, Venezuela y Colombia se parecen.

La similitud de las banderas de estas tres naciones provienen del extinto país que existió entre 1819 y 1831, se trató de la Gran Colombia (Colombia, Ecuador, Panamá y Venezuela). Ese pabellón combina los colores amarillo, azul y rojo en tres franjas horizontales, en la misma disposición la mantienen los tres (aunque hubo un tiempo en el que los colores fueron verticales). Su diseño fue pensado por el caraqueño Francisco de Miranda, quien dijo que tuvo diferentes fuentes de inspiración para diseñar la bandera.

https://www.uniminutoradio.com.co/el-invitado-de-honor-en-la-feria-del-libro-2019-sera-colombia/

De acuerdo con la historiadora Dexy Rodríguez, la bandera de Miranda podría tener sus orígenes en Rusia. Miranda alguna vez escribió una carta al conde ruso Simon Romanovich Woronzoff, en la que habría hecho alusión a cómo los tres colores primarios son los generadores de la infinitud de tonos y se convierten en una metáfora de la humanidad misma. Miranda también vivió mucho tiempo en Rusia y de ahí se desprenden otras teorías sobre el origen del pabellón. Algunos creen que se trata de un homenaje a la emperatriz Catalina II de Rusia, como un poema a los colores rubios de su cabellera, el azul de sus ojos y el rojo de sus labios. Algunos historiadores dicen que Miranda pudo tener un amorío con la mujer rusa.

El significado de los colores

La primera descripción e interpretación de los colores de nuestra oriflama se le adjudicó a Francisco Antonio Zea quien, durante su discurso en el Congreso de Angostura (reunión de la que emergió la Gran Colombia), declaró lo siguiente:

 “Nuestro pabellón nacional, símbolo de las libertades públicas, de la América redimida, debe tener tres franjas de distintos colores: sea la primera amarilla, para significar a los pueblos que queremos y amamos la federación; la segunda azul, color de los mares, para demostrar a los déspotas de España, que nos separa de su yugo ominoso la inmensidad del océano, y la tercera roja, con el fin de hacerles entender a los tiranos que antes de aceptar la esclavitud que nos han impuesto por tres siglos, queremos ahogarlos en nuestra propia sangre, jurándoles guerra a muerte en nombre de la humanidad”.

Pabellón de la Gran Colombia que perteneció a la Brigada Nacional de Artillería. 147 x 193 cm. Museo Nacional de Colombia, Bogotá.

La Federación Internacional de Asociaciones Vexiológicas (FIAV) indican que esa afirmación de Zea responde a la interpretación de una época agitada y turbulenta en la que esos territorios se sumían en búsqueda de la independencia libertadora emprendida por Simón Bolívar.

No obstante, la intepretación moderna de los colores da cuenta de un lado mucho más romántico y platónico de los colores de la misma. Según la FIAV, esto significan hoy:

Amarillo: representa la riqueza del suelo colombiano, así como el sol, fuente de luz, y la soberanía, la armonía y la justicia.

Azul: representa el cielo que cubre la Patria, los ríos y los dos océanos que bañan el territorio colombiano.

Rojo: representa la sangre vertida por los patriotas en los campos de batalla para conseguir la libertad, la que significa amor, poder, fuerza y progreso.

Colofón: Los colores exactos del pabellón aún no se han establecido por ley. El día de la bandera es el 7 de agosto. En esa fecha se conmemora la derrota de los españoles en la Batalla de Boyacá. En Colombia fue decretada la fiesta patria del Día de la Bandera en el año 1925, por medio de la Ley 28.

https://www.uniminutoradio.com.co/en-la-ruta-libertadora-una-rodadita-por-boyaca/

En 1861, el General Tomás Cipriano de Mosquera, actuando como presidente interino de los Estados Unidos de Colombia, fue el que ordenó la disposición actual de la bandera con el Decreto del 26 de noviembre de 1861. Y las regulaciones sobre uso de la bandera de Colombia se encuentran dispuestas en los decretos 861 del 17 de mayo de 1924, el 62 del 11 de enero de 1934, y el 3558 del 9 de noviembre de 1949.

Ficha de búsqueda
"Guerra, sangre o muerte": la no tan conocida historia del origen de la bandera de Colombia
Nombre del artículo
"Guerra, sangre o muerte": la no tan conocida historia del origen de la bandera de Colombia
Descripción
Hay propósitos y coincidencias geográficas, pero también luchas comunes entre países. Por eso, las insignias de Ecuador, Venezuela y Colombia se parecen. Aquí le contamos cuál la otra historia sobre el origen del emblema.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo

PublicidadVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo