Fotografia: Ligia Naranjo

Melina del Real y Rómulo Peña, líderes del Sur de Bolívar, nos hablan de las múltiples realidades que se viven en sus territorios, sus resistencias, sus sueños y las oportunidades para la construcción de paz. Un lugar donde la mayor riqueza es su gente, sus conocimientos y deseos de hacer las cosas.

El proyecto del Campus Universitario de Sur de Bolívar, promueve el dialogo de saberes entre más de veinte profesores y profesoras y los habitantes de los once municipios de Sur de Bolívar, creando nuevas iniciativas de trabajo que trascienden los límites de la escuela. Es importante resaltar los aportes de Amparo Cadavid, la docente, mentora y creadora de esta iniciativa, quien estuvo trabajando durante más de diez años en el programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio.

IR AL ESPECIAL

Podcast del Bicentenario

Un recorrido radial para la gesta libertadora.

Angelica Nieto, docente de la Maestría en Paz, Desarrollo y Ciudadanía, explica que la mayoría de nuestros habitantes colombianos, definen la paz como la no guerra, sin embargo, en el Sur de Bolívar las comunidades han venido revisando su concepto construido desde los territorios, un concepto propio. En este sentido, la paz es un ejercicio de tejido que nace de las gentes, sus necesidades y sus quereres.

Ignacio Holguín, docente del Instituto de Noviolencia y Acción Ciudadana por la Paz, explica que las comunidades gestionan bienes materiales e inmateriales y estos les han permitido resistir a la guerra, generando elementos de interacción constitutivos de paz.

Las comunidades han emprendido diversas iniciativas para garantizar el goce efectivo de los Derechos Políticos, como acto de resistencia ante la guerra, que se evidencian procesos como:  la Comunidad Resistencia Cimarrona, la Cooperativa multiactiva COMUARENAL, la Fundación Rescate Cultural que lleva el proceso de emisora comunitaria, en el municipio de Arenal. En el municipio de Simití, La Emisora la Original Stereo, el Proyecto Voces que Sobreviven y el Centro Cleber han posicionado a la cultura como un baluarte para la reconstrucción del tejido social y el cese de violencias.

Según Angelica Nieto, hay muchos procesos que rememoran las resistencias desde Cantagallo hasta el Peñol, se destacan iniciativas de producción y protección medio ambiental como la emprendida por la Federación de Agromineros, quienes se encargan de posicionar en la agenda política y comunitaria temáticas como la explotación del oro, el vertimiento de mercurio y cianuro. Situación que implica recurrir a tecnologías limpias para la explotación del recurso pues se afectan las fuentes hídricas generando impacto sobre la soberanía alimentaria.

Ligia Naranjo, docente de INNOVAPAZ, explica que los procesos a cargo de las mujeres en la construcción de paz son múltiples y diversos, desde iniciativas como las de la Organización Femenina Popular OFP, las inscritas en el Comité Cívico del Sur de Bolívar, entre otras. Las mujeres han hecho resistencia y tejido paz en el cuidado de la naturaleza, han adoptado una serie de normas que posibilitan el agenciamiento y protección de los bienes comunes. También han resistido con proyectos propios, un ejemplo de ello son las mujeres en La Victoria, corregimiento de Cantagallo, quienes se han organizado en torno a la protección a los cuerpos de agua y la soberanía productiva. Por otro lado, el Consejo de Resistencia Cimarrona, lleva nombre de mujer: Casimira Olave cantautora de Tambora y compositora.

Oscar Useche, director de INNOVAPAZ y docente de la maestría en Paz, Desarrollo y Ciudadanía concluye: “hablamos de un territorio muy particular, muy especial.  En estos territorios el fundamento de la vida son las comunidades, se hace fundamental la conjunción entre comunidades, academia y autoridades locales para la construcción de paz y la reconstitución de los modos de vida que la guerra ha podido destruir”. Acompáñanos a escuchar este programa.

¡Paz- a la Voz! es realizado por el equipo de docentes de INNOVAPAZ y la Maestría en Paz, Desarrollo y Ciudadanía para esta ocasión Ligia Fanny Naranjo, Andrea Catalina Suárez, Ignacio Holguín Ardila, Oscar Useche Aldana y Angélica Nieto.