Foto:www.lanueva.com

La guerra comercial entre estas dos potencias alcanzó su punto más álgido el año pasado, luego de que Estados Unidos aumentara los aranceles hasta en un 25% en bienes importados de China por un valor de 250 mil millones de dólares. Como represalia, el gobierno de Pekín hizo lo propio e impuso aranceles por cerca de un 25% a los bienes procedentes del país norteamericano.

Este paquete de medidas condujo a que las exportaciones de soya de Estados Unidos hacia China disminuyeran en 50%. Como resultado el gigante asiático, tuvo que abrirse a nuevos mercados para buscar un proveedor que supla la demanda de soya.

IR AL ESPECIAL

Podcast del Bicentenario

Un recorrido radial para la gesta libertadora.

Brasil, uno de los países con más hectáreas de selva tropical en el planeta, apareció en el radar de los chinos y a partir de 2016 suministró aproximadamente la mitad de las importaciones del grano a China, ya que cuentan con la superficie y la infraestructura para aumentar rápidamente la producción.

La soya brasilera

Algunos investigadores estiman que el área dedicada a la producción de soya en Brasil podría aumentar hasta en un 39%, es decir unos 13 millones de hectáreas aproximadamente, como lo confirmó la Organización de la Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

La soya se ha convertido en la opción preferida para la alimentación animal, gracias a su alto contenido de proteínas y grasas, adicional a esto, el cultivo fija nitrógeno al suelo lo que reduce la compra de fertilizantes; las contribuciones de los pequeños productores son mínimas en comparación con lo que se necesita, incluso si se tiene en cuenta el aumento en la producción.

Los impactos en el planeta

En aras de obtener una estimación aproximada de cómo podría cambiar la producción mundial de soya en diferentes escenarios comerciales, los investigadores analizaron datos del 2016. Dentro de las investigaciones incluyeron la superficie total de 94 países con cultivos de soya, así como también las tasas de rendimientos de cada país y su producción general para cada año.

Se espera que, si no hay un cambio en la demanda global, se podría contar con una producción adicional que pasaría de 22.6 millones de toneladas producidas a 37.6 millones de toneladas de soya en Brasil, que satisfaría las necesidades de China.

Para cumplir con dicho objetivo, se espera que los 94 países no disminuyan su producción de soya y que Brasil logre suministrar un aproximado de 16,7 millones de toneladas adicionales, para lo cual requerirá cerca de 5.7 millones de hectáreas más de tierra, lo cual significa un aumento del 17.3% aproximadamente.

Gran parte del bosque amazónico en Brasil se designa como reservas naturales y territorios de grupos de indígenas, sin embargo, en los últimos años la expansión agrícola ha impulsado un debilitamiento a la protección de recursos naturales, por otro lado el gobierno de Jair Bolsonaro, ha diluido aún más las competencias con las que contaba la agencia ambiental, lo que ha impulsado la expansión agrícola. Por otro lado, el aumento en el precio del grano ha enviado un mensaje a los agricultores; cobrar más dinero mientras expanden sus tierras de cultivo.

Ficha de búsqueda
Por qué la soya es la leguminosa más apetecida en el mundo y cuál es su impacto ambiental
Nombre del artículo
Por qué la soya es la leguminosa más apetecida en el mundo y cuál es su impacto ambiental
Descripción
Un nuevo estudio llevado a cabo por la revista Nature advierte que la guerra comercial entre Estados Unidos y China, podría destruir un poco más de 13 millones de hectáreas de selva tropical.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo