Foto: El Espectador

En ocasiones anteriores, gran parte del país se sorprendió cuando en los medios nacionales se mostraron las bellas imágenes de un mar rosado en el municipio de Galerazamba, en el departamento de Bolívar.

De inmediato las autoridades reportaron el auge desenfrenado de miles de turistas, quienes se dejaron cautivar por el fenómeno natural a las orillas de las salinas de la región. Este evento, fue aprovechado por los moradores de la zona con el turismo, quienes reportaron un aumento significativo en las ventas que no sucedía desde hace mucho tiempo.


Sin embargo, pocos días después se conocieron las denuncias que las mismas autoridades hicieron sobre la contaminación ambiental que se estaba registrando en las Salinas de Galerazamba. Botellas plásticas, latas de cerveza, envolturas de paquetes de comestibles procesados, desechables de icopor entre muchos otros productos altamente contaminantes que arrojaron los visitantes del lugar. Las imágenes despertaron la indignación de muchos, pero parece que ese sentimiento no perduró.

En el mes de junio se conmemora con diversas acciones a favor del Medio Ambiente, y aunque la situación de contaminación y destrucción medioambiental por la que atraviesa el país no es para nada alentadora, hay movimientos y colectivos que no solo se quedan en opinar si no que por el contrario se ponen manos a la obra.

Un ejemplo de ello es el Colectivo Juvenil Cajusua en el municipio de Soacha (Cundinamarca), integrado por residentes en el sector quienes decidieron ponerse la camiseta de la defensa del medio ambiente.

En entrevista para UNIMINUTO Radio, Luis David Rodríguez, integrante del colectivo nos comentó sus puntos de vista sobre la poca conciencia ambiental de los colombianos.

“Hoy en día debemos empezar a crear conciencia ambiental ante las distintas problemáticas que se nos vienen encima. La educación ambiental se ha perdido a lo largo del tiempo, una educación que fue transmitida por nuestros ancestros, quienes tenían verdadero respeto por la naturaleza, pero con la implementación de nuevas prácticas culturales hemos perdido el respeto a la naturaleza”.

Para Rodríguez, “es preocupante el mal uso que se hace de los sitios turísticos por parte de los visitantes”, así mismo manifestó que debemos aprovechar los magníficos lugares con los que contamos.

La responsabilidad que deberían tener los turistas, conlleva a otros compromisos, esta vez desde lo local. Adicional a ello se debe trabajar por un empoderamiento del territorio como herramienta fundamental en la conservación de los recursos, afirmó Rodríguez.

Desde el colectivo, se viene trabajando con jóvenes de la localidad, haciendo énfasis en una educación crítica que logre empoderar a la comunidad, así como también que los chicos entiendan la importancia de mantener buenas relaciones con el entorno.

Par tal fin, decidieron crear tres líneas de apropiación hacia el territorio: educación ambiental, reconocimiento territorial y la recuperación y restauración del territorio. Todas estos aspectos están atravesados por el componente primordial, que es la educación ambiental, la cual busca recuperar los valores de nuestros antepasados frente a la naturaleza en sus distintas expresiones, concluyó Ramírez.

Ficha de búsqueda
Y la conciencia ambiental, ¿a dónde fue a parar?
Nombre del artículo
Y la conciencia ambiental, ¿a dónde fue a parar?
Descripción
Desde hace unos días se han dado a conocer algunas imágenes de las más de 600 toneladas de basura que fueron extraídas de las playas del municipio atlanticense de Puerto Colombia.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo