Álvaro Lemmon lleva más de 40 años llenando los hogares colombianos de alegría y esperanza.

Por Alejandro López Arias 

Durante su larga carrera en la televisión nacional en el programa Sábados Felices, y otras producciones en las que ha actuado, Álvaro Lemmon se ha caracterizado por su particular humor costeño y de doble sentido. Lo que pocos colombianos saben es que “el hombre caimán”, como es conocido popularmente el humorista, es un hombre de fe que llora cada vez que habla de Dios.

Patrocinado

En rueda de prensa en la Sede Principal de la Corporación Universitaria Minuto de Dios, el hombre caimán expresó que en repetidas ocasiones ha tenido contacto con Jesucristo y La Virgen, quienes le han salvado la vida o ayudado a salir de algún inconveniente.

“En una bomba de gasolina de la calle 26 con av. Rojas estaba tanqueando, sentí que me miraban, una mirada bondadosa que me dejó en silencio y me impulsó a abrazarle y besarle, “sí sabes quién soy yo” me dijo, yo respondí, -sí sé quién eres” Con Lágrimas en los ojos el humorista relató esta experiencia ante el público presente en la rueda de prensa.

En otras ocasiones donde Lemmon ha estado corto de dinero o con problemas médicos también ha recibido el apoyo divino que para él es pilar fundamental en las acciones que realiza a diario.

Además, de hablar de fe, Álvaro Lemmon recordó grandes amigos que han partido y que le han dejado grandes experiencias en su vida profesional y personal, como su compañero de set en Sábados Felices Enrique Colavizza a quien consideró siempre un tipo inteligente “lo recuerdo mucho, lo recuerdo en todo”. También recordó a quien fuese su mejor amigo Humberto Martínez Salcedo, padre del actual Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez.

Álvaro Lemmon narró que fue secuestrado durante dos días por Chepe Santacruz, narcotraficante integrante del Cartel de Cali, “me secuestró porque yo le gustaba mucho, le gustaba mi humor” aclaró Lemmon quien cuenta esta anécdota de manera jocosa y agradece que durante su carrera profesional nunca hubiese recibido amenazas o haya corrido riesgo por su trabajo humorístico.

En la actualidad el humorista y cantante cuenta con dos orquestas musicales, una de salsa y otra tropical y espera grabar un nuevo disco de boleros. Agradece al público colombiano el amor y respeto que le tienen y dice que es la manera más satisfactoria de recibir algo a cambio. Sin embargo, no desconoce que la situación económica cada día está más difícil. El hombre caimán finalizó la rueda de prensa afirmando que, “Lo único que me falta por hacer es morirme”. 

Álvaro Lemmon estuvo en entrevista con los periodistas Johana Pedroza y Andrés Hernández de UNIMINUTO radio