Foto tomada de: Iberoeconomía España.
por Alejandro López Arias

Confiar y entregar a un entrenador o couch algún tipo de dificultad o necesidad en los últimos años se ha convertido en una manera de resolver circunstancias. Sin embargo, es una tarea que desde tiempos inmemorables se llevó a cabo, puesto que la función de un coach en la actualidad es la misma que desarrollaban los seres con mayor conocimiento y experiencia, como los filósofos, para ilustrar y formar a los que se iniciaban en el conocimiento del mundo.


Las funciones de un coach varían y dependen de su experticia, existen quienes se encargan de la alimentación saludable, la vestimenta adecuada, de la espiritualidad y paz mental y hasta quienes entrenan y fortalecen las habilidades físicas del ser humano.


En el caso de la salud mental su función principal sería la de incentivar y ayudar al “paciente/ cliente” a trazarse metas que le permitan estar en paz consigo mismo, según la revista Business Harvard Deusto “la motivación es la herramienta más empleada por un coach para que sus clientes se fortalezcan como personas y, a partir de ahí, alcance sus metas en cualquier otro campo”.


La formación y entrenamiento de ciertas partes del cuerpo también es puesta bajo desarrollo de couschs, como es el caso de Yanetsis Alfonso una reconocida entrenadora que ha pasado por la mayoría de programas concurso de la televisión colombiana. Ella es couch vocal y se ha encargado del cuidado de las cuerdas vocales y demás partes del aparato fonador de grandes cantantes con los que ha hablado sobre la importancia de los cuidados y prevenciones que pueden hacer los artistas musicales o que manejen su voz como medio de trabajo.


Para el escritor Jesús Rodriguez, experto en couching, trabajar como entrenador consiste en ayudarle a los clientes a conseguir una meta y desarrollar habilidades. Sin embargo, es importante aclarar que el uso de un coach no es equivalente a la atención dada por un profesional o experto en ciertas ciencias, como psicólogos, médicos y nutricionistas.