Las personas en condición de discapacidad con sordera y sordo-ceguera en Colombia tienen un alto grado de vulnerabilidad, ya que cada día se enfrentan a un entorno que no les brinda los recursos necesarios para su desenvolvimiento e inclusión en la sociedad. Esta necesidad ha llevado a una docente de UNIMINUTO Seccional Antioquia-Chocó a realizar una investigación que pretende adaptar un cuestionario psicológico al lenguaje de señas en apoyo a esta población.  

Datos otorgados por el Instituto Nacional para Sordos -INSOR- en el 2016, determinaron que, en materia económica y laboral la población sordo ciega se encuentra en un ámbito poco alentador, ya que dentro de las grandes limitaciones se revela una alta inactividad económica de su parte. Esto último, a pesar de que el 77% de la población sordo ciega se encuentra residiendo en las zonas urbanas del país, los sectores productivos no brindan las garantías para el desarrollo económico y laboral de las personas con esta discapacidad.

AutopautaVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo

Luisa Fernanda Suárez Monsalve, líder de la investigación y docente del programa de Psicología de la Corporación Universitaria Minuto de Dios Seccional Antioquia – Chocó, habló en la Voz de la U sobre cómo surge la necesidad de realizar esta búsqueda y cuáles serán los beneficios de la adaptación del “Test de adaptabilidad social de Mos” para las personas con sordera y sordo- ceguera.

“La vulnerabilidad de esta población a nivel de discapacidad es mayor que el resto de las situaciones de discapacidad, cuando tú vas a acceder a la salud mental, cuando vas a acceder a los diagnósticos de salud, y a los cuestionarios, si tú eres una persona invidente te leen esos cuestionarios, pero a nivel de discapacidad sensorial la lengua de señas, al no ser español, crea una vulnerabilidad de acceso a las herramientas diagnósticas”, comentó la invitada en La Voz de la U.

Los desafíos que enfrenta esta población se han evidenciado también en la adaptación del cuestionario que ha llevado gran trabajo de campo en la búsqueda de la traducción y re-traducción de las preguntas originales del cuestionario Mos, pues la lengua materna de estas personas es completamente diferente al español. Sin embargo, la investigación se adaptará en el tiempo a la traducción más indicada que cumpla el propósito de inclusión social para las personas sordas y sordo-ciegas en Colombia.

A nivel de discapacidad sensorial la lengua de señas, al no ser español, crea una vulnerabilidad de acceso a las herramientas diagnósticas.

PublicidadVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo