26 personas tienen la misma riqueza que casi la mitad de la humanidad, según informe de Oxfam Intermón. Foto: BBC

Oxfam Intermón publicó su informe anual sobre la desigualdad económica, mientras que los presidentes de las principales potencias mundiales se reúnen en Davos (Suiza), para debatir sobre los grandes problemas que aquejan el mundo y acordar soluciones.

La ONG asegura que entre 2017 y 2018 surgió un nuevo multimillonario cada dos días y que la riqueza se concentra cada vez en menos manos. “Los pobres son ahora más pobres y los ricos, más en número y más pudientes que nunca”.

AutopautaVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo

Según el informe, las 26 personas que acumulan las mayores fortunas del planeta poseen más dinero que el que suman en conjunto los 3.800 millones de personas más pobres, es decir, casi la mitad de la población mundial, establecida al primero de enero de 2019, algo más de 7.678 millones. Entre ellos se encuentran

  1. Bill Gates (EE. UU): Cofundador de Microsoft (US$75.000 millones).
  2. Amancio Ortega (España): Fundador de zara propietario de Inditex (US$67.000 millones).
  3. Warren Buffett (EE. UU): Accionista mayoritario de Berkshire Hathaway (US$60.800 millones).
  4. Carlos Slim Helú (México): Propietario de Grupo Carso (US$50.000 millones).
  5. Jeff Bezos (EE. UU): Fundador y director ejecutivo de Amazon (US$45.200 millones).

El 2018, la riqueza multimillonaria creció: 2500 millones de dólares al día (900 mil millones al año), un 12% más que en 2017. El poder adquisitivo de las personas más pobres, en cambio, se redujo en un 11%.

“El sistema económico actual no funciona. No estamos protegiendo las políticas públicas que sabemos que dan resultados: acceso universal a salud, educación y protección social. El 60 por ciento de la reducción de la desigualdad y la pobreza se explica por la inversión pública en estas áreas”, señala Rosa Cañete Alonso, coordinadora del Programa de Lucha contra la Desigualdad y la Captura del Estado de Oxfam para Latinoamérica y el Caribe.

Para el profesor de Relaciones Internacionales y analista político, Mario Aller, la desigualdad es inevitable, se trata de una elección política de los gobernantes que a nivel global perpetúan el enfrentamiento Norte-Sur (norte rico, sur pobre), y a nivel nacional los intereses de la élite.

“Si se quiere contrarrestar esta situación, hay que plantear quién lo va a hacer, y esos son los mismos políticos que tienen intereses privados y defienden sus puntos de vista. En los países ricos, por ejemplo, vende mejor el concepto de caridad que el de solidaridad con el vecino del sur. Le ayudo, pero nunca le voy a dar tanto para que esté a mi nivel, y el principal problema es que todas las reformas están diluidas en esa idea”, indicó Aller.

El informe de Oxfam concluye que, si el 1% de los más ricos del planeta pusieran solo un 0,5% más de impuestos, se recaudarían los recursos necesarios para escolarizar a 262 millones de niños y proporcionar asistencia médica gratuita a 3,3 millones de personas.

PublicidadVamos a la FilBo 2019 con Rafael Pombo