Fuente: El Heraldo de Barranquilla

De acuerdo con la información de la entidad encargada de la estadística oficial, hacia las 7 de la mañana del miércoles, se había alcanzado la cifra estimada de población para el año 2022 y que se esperaba fuera rebasada en el pasado Censo Nacional de Población del 2018.

Este aumento, según el director del DANE Juan Daniel Oviedo, se debió al fenómeno de la migración de ciudadanos venezolanos hacia el país, siendo Bogotá la mayor receptora de esta diáspora, y donde su población se incrementó de 7.400.000 habitantes en el 2018 a 7.700.000 habitantes hasta el día de hoy.



El estudio también evidenció que las mujeres son la mayoría poblacional del país con un 51%, mientras que los hombres quedaron en el 49%. Según el estimativo del DANE, de los 50.372.424 habitantes que tendrá el territorio nacional a partir de junio de este año, aproximadamente 25.777.550 serán mujeres, mientras que 24.595.000 serán hombres.

Aparte de esto, las estadísticas evidenciaron que la población infantil y juvenil del país se ha reducido significativamente del 30% en 2005 al 22,6% de niños y jóvenes entre los 0 y los 16 años de edad.

También la cifra de adultos mayores se disparó en toda Colombia, dado que de 100 jóvenes menores de 15 años, hay una media de 60 personas mayores de 65 años, los cuales aún siguen en su etapa productiva: “Esto significa que el nivel de responsabilidad prospectiva de los jóvenes que se preparan a ingresar al mercado laboral casi que se triplicó en materia pensional” señala Oviedo.

En el caso de la distribución territorial, el estudio evidenció que la gran mayoría de los municipios del país tiene una población de menos de 100.000 habitantes (exceptuando a las ciudades capitales) ante el amplio rezago por parte del Estado y los departamentos para hacer presencia en el territorio.

El caso de excepción nacional fue el municipio de Soacha (Cundinamarca), en donde se población se incrementó dramáticamente de casi 450.000 en el 2005 a 750.550 en la actualidad, convirtiendo en la séptima ciudad con mayor población del país, por debajo de Cúcuta, Cartagena, Barranquilla, Cali, Medellín y Bogotá.

En otros temas que analizó el DANE, también se destaca la reducción de la brecha educativa entre hombres y mujeres, donde se evidenció que el 61% de la población femenina en etapa productiva cuenta con educación superior, además del alza de emprendimientos y labores por teletrabajo, con lo que se reduce la brecha entre vivienda y trabajo, y el incremento de la cobertura de servicios públicos en todo el país, salvo la cobertura del servicio de Internet, que se ubicó en un 44% siendo el más bajo de los rubros de servicios esenciales.