La familia se conoce como la célula básica de la sociedad, siendo el centro de las relaciones que determina las actitudes y el desarrollo de las personas. La familia es el primer contexto en el que cada sujeto interactúa por primera vez con los demás y empieza a entender cómo comportarse.

Sin embargo, la variedad de culturas, las nuevas tecnologías y la transición de nuevas generaciones, ha causado una trasformación en su composición que cada vez se hace más frecuente.

Un estudio realizado por el Child Trends Institute y la Universidad de Piura en Perú para crear el Mapa Mundial de la Familia en 2013 y que tuvo como base 47 países, concluyó que el matrimonio en Colombia, ya sea civil o religioso, ha perdido terreno frente a la unión marital de hecho. De los adultos entre 18 y 49 años, apenas el 19 por ciento está casado, y el 39 por ciento vive en relaciones consensuales, lo que representa el más alto porcentaje de todos los países estudiados.

María Victoria Tobón, directora de Posgrados de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de la Corporación Universitaria Minuto de Dios Seccional Antioquia – Chocó, experta en temas de Familia, habló en la Voz de la U sobre la concepción de la familia en la actualidad, entre lo que se refirió al concepto de familia funcional y disfuncional.

“En cuanto a familia funcional estamos hablando de unos parámetros o directrices que se cumplen de manera adecuada desde el deber ser, teniendo una adecuada comunicación, una crianza donde hay participación de ambos padres o de las personas adultas en el hogar”. Por su parte, “en la familia disfuncional se encuentran diferentes situaciones que llevan a problemas y a conflictos, como la inadecuada comunicación (…) La disfuncionalidad se puede dar por la falta de respeto y la indiferencia hacia el otro”, mencionó la invitada en La Voz de la U.

En consecuencia, no hay necesidad de concebir la trasformación de la familia como un factor negativo para el desarrollo de la sociedad, sino, llevar a la reflexión y al interés por comprender las razones de dichos cambios.

Es decir, más que centrarse en quiénes conforman las familias de hoy, es importante enfocarse en cómo se están desarrollando las dinámicas y funciones de cada integrante- surgidas a partir de la globalización y los cambios tecnológicos- teniendo presente la adecuada convivencia basada en el amor y en el respeto, que finalmente son los aspectos que influyen positivamente en la vida de cada persona.

En cuanto a familia funcional estamos hablando de unos parámetros o directrices que se cumplen de manera adecuada desde el deber ser, teniendo una adecuada comunicación, una crianza donde hay participación de ambos padres o de las personas adultas en el hogar