Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Cuál es el origen del voto de pobreza en la Iglesia Católica

Mientras que Pablo VI al morir disponía de bienes materiales de su propiedad, los papas Juan XXIII y Juan Pablo II murieron pobres. ¿Qué dijo Jesucristo al respecto? Le contamos.

Jesucristo no condenó la posesión de bienes mundanos, o incluso de grandes riquezas; tampoco los pastores de las iglesias; sin embargo para las personas de la vida consagrada al menos desde el Siglo XIII es de obediencia declarar el voto de pobreza; ratificado en el Decreto perfectae caritatis al sostener que “es menester que los religiosos sean pobres en la realidad y en el espíritu, teniendo sus tesoros en el cielo”.

Mientras que Pablo VI al morir disponía de bienes materiales de su propiedad, los papas Juan XXIII y Juan Pablo II murieron pobres.

- Patrocinado -


En el testamento del primero se “refiere a los bienes muebles e inmuebles de (su) propiedad personal, que aún pudieran quedar de proveniencia familiar”.

Juan XXIII, nacido pobre, pero de honrada y humilde familia, anotó en su testamento: “Estoy particularmente contento de morir pobre, habiendo distribuido según las diversas exigencias de mi vida sencilla y modesta, al servicio de los pobres y de la santa Iglesia que me ha alimentado, cuanto he tenido entre las manos —poca cosa por otra parte— durante los años de mi sacerdocio y de mi episcopado”. Juan Pablo II escribió: “No dejo tras de mí ninguna propiedad de la que sea necesario tomar disposiciones”. 

En este punto, el papa Francisco destacó “La hipocresía de los hombres y mujeres consagrados que profesan el voto de pobreza y, sin embargo, viven como ricos, daña el alma de los fieles y perjudica a la Iglesia” (Corea, Training Center “School of Love”, Kkottongnae, 16 de agosto de 2014).

El papa Jorge Mario Bergoglio ha invitado reiteradamente a sacerdotes y en general a las personas consagradas a “la necesidad de evitar todo aquello que pueda distraerles y causar desconcierto y escándalo a los demás”.

El papa argentino asimila el voto de pobreza a una fuente de fortaleza, a un tesoro; “Parece una contradicción, pero ser pobres significa encontrar un tesoro”.  Acude a la parábola del «muro», con el mismo fin; porque protege; en fin, coteja el voto de pobreza en la vida consagrada   a una «madre», “porque la ayuda a crecer y la guía por el camino recto”. 

En el documento “Las personas consagradas y su misión en la escuela, reflexiones y orientaciones”, de la Congregación para la educación católica, compara la vida consagrada con una escuela, “que cada persona consagrada está llamada a frecuentar durante toda su vida” 

“La vida consagrada, enraizada profundamente en los ejemplos y enseñanzas de Cristo el Señor, es un don de Dios Padre a su Iglesia por medio del Espíritu. Con la profesión de los consejos evangélicos los rasgos característicos de Jesús – virgen, pobre y obediente”.

El Decreto referido anima a los Institutos a esforzasen “en dar testimonio colectivo de pobreza y contribuyan gustosamente con sus bienes a las demás necesidades de la Iglesia y al sustento de los pobres”. Las propias Congregaciones religiosas “pueden permitir en sus Constituciones que sus miembros renuncien a los bienes patrimoniales adquiridos o por adquirir”.

“Ya conocen la generosidad de nuestro Señor Jesucristo que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza” (cf.2 Co 8,9). 

@luforero4

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes