Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

De la “Ciudad Eterna” a Europa Oriental

Europa Oriental, integrada por trece países de Europa, continente visto por san Juan Pablo II como una “casa común”; algunos “que necesitan recuperarse y renovarse”, y lograron su libertad tras largos años de dictadura comunista, cuentan con características geográficas únicas.

Azerbaiyán es una puerta entre Oriente y Occidente; Bulgaria sirve de puente entre la Europa oriental y la Europa del sur; la República Checa se encuentra, no sólo geográficamente, sino también históricamente en el corazón de Europa.

En Armenia, país de la antigua República Soviética, fue visitada por San Juan Pablo II en 2001, recordando “la gloriosa historia del cristianismo en esta tierra, las gentes de Armenia fueron las primeras, como pueblo, en abrazar la gracia y la verdad del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo.” Francisco en 2016 dijo a armenios y azerbaiyanos que “no hacer la paz por un pedacito de tierra ―porque no es una gran cosa― significa algo oscuro”.

- Patrocinado -


Un antiquísimo país cuyo suelo pisó en 2002 san Juan Pablo II fue Azerbaiyán, donde conviven con el cristianismo grandes religiones como el zoroastrismo y el judaísmo. Allí el papa polaco hizo un apremiante llamado “a esas tierras que son escenario de conflictos bélicos, fuente de sufrimientos inenarrables para las poblaciones inermes”.

En Bulgaria en 2002 san Juan Pablo II recordó “los beneméritos esfuerzos realizados por los búlgaros para salvar a miles de judíos durante la segunda guerra mundial”.

San Juan Pablo visitó Hungría en 1991 y 1996; en la primera oportunidad indicó los problemas que soportan los húngaros ayer y hoy; hoy “están apareciendo en el horizonte otros enemigos: son los conflictos dentro de su sociedad, los intereses egocéntricos de individuos y grupos que ponen a unas personas en contra de otras”; en el pasado, ¡“Cuántos sufrimientos han marcado tu tierra! ¡Cuántos ejércitos han desplegado sus filas en esta llanura, la gran guerra y las décadas que la siguieron devastaron vuestro país”, previendo que “no es de extrañar que el renacimiento y el esperado desarrollo lleven tiempo”!

La República Checa y Eslovaquia, antes Checoeslovaquia, divididas pacíficamente; San Juan Pablo II también las visitó; a Eslovaquia tres veces, recordando “los dolorosos efectos de los duros años del régimen totalitario”. Cuando fue a República Checa por primera vez, rememoró cuando “esta Iglesia salió de las catacumbas, después de un gran sufrimiento, tortura y despojo”.

En Rumanía el papa polaco en 1999 deseó “se llegue finalmente a deponer las armas”. En su visita a Ucrania en 2001, en la ciudad de Kiev, en donde según la tradición el apóstol san Andrés dijo que vio resplandecer sobre sus colinas la gloria de Dios, san Juan Pablo II, señaló a que “A lo largo de los siglos, el pueblo ucraniano ha sufrido pruebas durísimas y agotadoras. ¡Cómo no recordar, el azote de las dos guerras mundiales, las repetidas carestías, las desastrosas calamidades naturales, que han

dejado tras de sí millones de muertos!” En 1990 san Juan Pablo II en su periplo por esta parte de Europa, puntualizó que “La pretensión de construir un mundo sin Dios ha resultado ilusoria. Y no podía ser de otra manera.”

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes