Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 CUNDINAMARCA 1580 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

El ayuno, desde la creación hasta hoy

El magisterio papal ha explicado el ayuno desde la creación del mundo hasta nuestros días; “el ayuno ya existía en el paraíso” (san Basilio), y “la primera orden en este sentido fue dada a Adán”. “El ‘no debes comer’ es, pues, la ley del ayuno y de la abstinencia”. (Mensaje, Cuaresma 2009).

En la primera comunidad cristiana, la práctica del ayuno estuvo muy presente; y hasta la presente, se explica lo que significa y se refiere el ayuno, una de las tres prácticas penitenciales que, con la oración y la limosna,  se propone en la Cuaresma.

Benedicto XVI en el mensaje de la Cuaresma de 2009 recordó los ejemplos de Moisés, que ayunó antes de recibir las Tablas de la Ley y el de Elías antes de encontrar al Señor en el monte Horeb. “Los Padres de la Iglesia hablan de la fuerza del ayuno, capaz de frenar el pecado, reprimir los deseos del “viejo Adán” y abrir en el corazón del creyente el camino hacia Dios”. El ayuno “lleva a descubrir de nuevo el don de Dios; a comprender nuestra realidad de criaturas; quien ayuna se hace pobre con los pobres…. Así entendido y puesto en práctica, el ayuno contribuye a amar a Dios y al prójimo. (Mensaje del papa Francisco, Cuaresma 2021). “El ayuno es una gran ayuda para evitar el pecado y todo lo que induce a él.”  “El ayuno nos despierta, nos hace estar más atentos a Dios y al prójimo. “El ayuno, por último, debilita nuestra violencia, nos desarma, y constituye una importante ocasión para crecer”. (Mensaje, Cuaresma 2018)

- Patrocinado -


Para San Juan Pablo II “El ayuno se refiere a la ascesis personal, siempre necesaria”.  (Mensaje, Cuaresma 1979). Benedicto XVI enseña que “el ayuno es una gran ayuda para evitar el pecado y todo lo que induce a él. El verdadero ayuno, repite en otra ocasión el divino Maestro, consiste más bien en cumplir la voluntad del Padre celestial, que “ve en lo secreto y te recompensará” (Mt 6,18). (Mensaje, Cuaresma 2009).

 “He aquí cómo, con la institución de la cuaresma, la Iglesia no conduce simplemente a sus hijos al ejercicio de prácticas exteriores, sino a un serio empeño en el amor y la generosidad, en provecho de sus hermanos, según la antigua enseñanza de los profetas: “Sabéis qué ayuno quiero yo —dice el Señor—: romper las ataduras de la iniquidad —advierte a todos Isaías—, dejar ir libres a los oprimidos y quebrantar todo yugo. Partir su pan con el hambriento, albergar al pobre sin abrigo; vestir al desnudo y no volver tu rostro ante tu hermano. Entonces brillará tu luz como la aurora y se dejará ver pronto tu salvación, e irá delante de ti la justicia y detrás de ti la gloria de Yavé” (Is 58,6-8). (Mensaje, Juan XXIII, Cuaresma 1963).

“En nuestros días, parece que la práctica del ayuno ha perdido un poco su valor espiritual y ha adquirido más bien, en una cultura marcada por la búsqueda del bienestar material, el valor de una medida terapéutica para el cuidado del propio cuerpo”, señala Benedicto XVI.

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes