Foto: Vaaju

La Consulta Anticorrupción fue impulsada principalmente por la actual candidata a la Alcaldía de Bogotá, Claudia López, y aunque se consiguieron más de 11 millones de votos (11.671.420 votos) de los 12.140.342 que se requerían para que fuera una realidad, la propuesta se quemó en la puerta del horno.

Ante los votos faltantes para su aprobación, la candidata López se dirigió hasta la Casa de Nariño para entregarle al presidente Iván Duque, las más de 11 millones de firmas logradas, y aunque el primer mandatario se comprometió con sacar adelante la iniciativa; un año después eso no ha pasado nada.

Banquete del Millón 2019

La iniciativa, que entre otras cosas, busca meter en cintura a los corruptos no fue tenida en cuenta durante el primer periodo legislativo, y justo unos días antes de terminar dicha legislatura, terminó engavetada por falta de tiempo de los senadores. 

De los siete puntos que contenía la consulta, tres fueron los más votados: reducir salarios a congresistas, que los corruptos no podrían volver a contratar con el Estado colombiano, y que los contratos se llevarían a cabo con pliegos más transparentes.

Aunque en un principio los adeptos al gobierno manifestaron que esa consulta era innecesaria, dado que todos los puntos estaban consignados en la Constitución Política de Colombia, los hechos de corrupción continúan campeando en las esferas públicas y privadas del país.

El caso más reciente

Precisamente, la semana pasada la Fiscalía capturó a diez funcionarios públicos en el departamento de Antioquia, entre ellos, al Contralor, Sergio Zuluaga. Según el ente investigador, Zuluaga habría colaborado con empresas para beneficiarlas con millonarios contratos del departamento a cambio de de pagos millonarios que posteriormente se repartían entre los implicados.

Llama la atención que  Zuluaga había sido suspendido por la Procuraduría General de la Nación por descubrirle que mintió en su hoja de vida cuando aspiraba al cargo que hasta días atrás ostentó. A los múltiples inmuebles que tiene Zuluaga, como una casa que compró en el sector del Poblado en Medellín, avaluada en más de 3 mil millones de pesos, se suma que el detenido utilizó el servicio público de salud del departamento para realizarse una cirugía, que consistió en aumentarse los glúteos, lo peculiar del caso es que Zuluaga pagó menos de la mitad del procedimiento, lo que demuestra una vez más que los corruptos si pueden seguir accediendo a cargos públicos sin ningún tipo de impedimento.

Ficha de búsqueda
El pan que se nos quemó en la puerta del horno
Nombre del artículo
El pan que se nos quemó en la puerta del horno
Descripción
Se cumplió un año de la Consulta Anticorrupción que buscaba, entre otras cosas, acabar con la casa por cárcel para corruptos. Doce meses después todo sigue igual.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo