Fuente: Twitter @jguaido

Cerca de las 5 de la tarde, hora de Venezuela (4 de la tarde, hora de Colombia), el dirigente político reconocido como Presidente por medio centenar de países del mundo, arribó Juan Guaidó procedente de Portugal al Aeropuerto Internacional de Maiquetía, cerca a Caracas.

Luego de hacer su trámite de ingreso al país, fue recibido por funcionarios diplomáticos de la Unión Europea y por diputados de la Asamblea. En el lugar se apostaban tanto los simpatizantes de Guaidó como un amplio número de seguidores del chavismo, incluyendo trabajadores de la aerolínea estatal Conviasa, recientemente sancionada por el gobierno de los Estados Unidos.



Una vez Guaidó salió de la zona de migración, varios afines a Nicolás Maduro agredieron física y verbalmente al líder opositor, le arrojaron varias sustancias y le gritaron insultos y amenazas de muerte.

Los diputados resguardaron al presidente de la Asamblea opositora, quienes terminaron agredidos por los protestantes junto con colectivos chavistas, miembros de la Policía y Fuerzas Militares afines al Régimen.

No obstante, Guaidó salió del centro aeroportuario y atravesó la vía Caracas – La Guaira, la cual fue cercada por la Fuerza Pública con el fin de que el dirigente no llegará a la capital.

En los alrededores del aeródromo, se registraron varias agresiones contra diplomáticos, periodistas y dirigentes opositores por parte de colectivos armados y militares leales a Maduro, así como por simpatizantes del regente.

En su cuenta de Twitter, Guaidó confirmó que llegó sano y salvo a Caracas y espera que en las próximas horas, se encuentre con los venezolanos en la Plaza de Bolívar del sector de Chacao, ubicada al nororiente de la capital de Venezuela.

El dirigente opositor regresó al país limítrofe con Colombia, luego de una gira internacional en la que se pudo reunir con el Presidente de la República, Iván Duque, el parlamento Europeo, varios dirigentes del viejo continente y el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien ratificó su apoyo en el proceso de transición para el país vecino.